Literaterapia: Escribe para sanar tus heridas (artículo web)

La literaterapia consiste en escribir lo que no nos atrevemos a decir para sanar las heridas emocionales.

Escribir puede ser una excelente terapia para sanar rencores y heridas emocionales que de otra manera pueden dañarte profundamente. En esto consiste la literaterapia.

La literaterapia consiste en escribir lo que no nos atrevemos a decir para sanar las heridas emocionales.

Palabras hirientes, ofensas o expresiones con cierta carga de desprecio o rencor, son algunos ejemplos de lo que podemos escuchar tras la ruptura de una relación, sin importar si es de amistad, pareja, familia e incluso del tipo laboral.

Si hay dolor, es necesario buscar la manera de sanar antes de que algunas emociones que producen sufrimiento, echen raíces en el corazón. Además de las pérdidas emocionales como son un divorcio o el término de una larga amistad, también se pueden guardar recuerdos de la infancia o adolescencia que están lejos de ser agradables o hermosos y que se necesitan sanar.

¿Es posible superar el dolor, el rencor, enojo y odio? La respuesta es contundente: Sí. De esta forma lo explica Margarita Terragona, académica de la Universidad Iberoamericana y agrega que es posible lograrlo, que si bien es cierto, depende de la situación y de la persona ya que habrá circunstancias que por su naturaleza sean más delicadas de tratar, en general hay que partir de la idea que es posible curar las heridas ocasionadas por experiencias dolorosas.

 Verbaliza y nombra

La experta explica que la utilidad de escribir situaciones traumáticas tiene un impacto muy favorable en la persona que lo hace y puntualiza que si es de manera diaria, durante un lapso de 10 días, logrará verbalizar pensamientos profundos y plasmar aquello que sintió en el momento del evento, cómo vive y todas las emociones y reflexiones que derivaron del suceso que describe.

Por medio de la palabra escrita se puede encontrar un modo cercano e íntimo por el cual se coloca en su justa dimensión la experiencia, lo que provocó emocional y físicamente, además de darle nombre a cada una de las inquietudes, dilemas, conflictos, entre otras situaciones más, que sólo dificultan el proceso de sanación.

Cada persona decide si quiere que alguien más lea lo que ha escrito, ya que el ejercicio es para sí mismo. La carta que va dirigida a una persona tiene una naturaleza distinta, el tratamiento es diferente que cuando se escriben ideas y pensamientos para la propia reflexión e interiorización de un evento, que si un texto está dirigido a otra persona o bien, fue hecho con la intención de que sea leído.

Literaterapia

Paulo De Lánz, autor del libro “La sanación escribiendo”, de Editorial Vergara, explica que este tipo de terapia fue empleado por primera vez en 1993 y comenta que se trata de “un concepto muy amplio que abarca tanto un conjunto de técnicas psicoterapéuticas como método didáctico aplicable a la enseñanza de la escritura creativa. En las dos áreas, sus resultados son altamente promisorios”.

En lo que se refiere al proceso de la escritura como método terapéutico, el autor expone que: “El primer paso hacia el reencuentro con uno mismo, con esa parte de nosotros que alguna vez estuvo cerca, hablándonos, y que poco a poco dejamos de escuchar, es el reconocimiento de lo que ha sido nuestra vida con sus aciertos y sus errores. Sólo mediante un examen modesto y comprensivo de lo que fue el pasado, podemos llegar a entender lo que ocurre en el presente y, en alguna medida, atisbar en la dirección del futuro inmediato”.

Paulo De Lánz, comenta que es importante preguntarse cuáles son los temas que han sido causa de preocupación de forma constante a lo largo de la vida, y subraya que son aquellos que se han reflexionado, buscado las respuestas en libros, en conversaciones, en las experiencias acumuladas y que se desea encontrarles cauce y solución.

Se puede echar mano de cualquier hoja o libreta, incluso se puede adquirir un cuaderno que por su acabado y color sea atractivo para comenzar con el ejercicio.

Las condiciones que cada uno propicie dependen del interés y gusto, la tinta puede ser rosa, azul, verde o decidir hacerlo por medio del tradicional teclado de computadora o cualquier otro dispositivo como una tableta.

“Escribe, de la manera más sencilla y fluida que puedas y sin preocuparte por si está bien o mal escrito, todas las ideas que te vengan a la mente… Puedes organizar tus notas en versos, como en un poema, o ponerlas a renglón seguido. No te preocupes por eso ahora. Sólo trata de dar nombres a tus emociones”, finaliza el autor.

Colaboración de Fundación Teletón México.

“El principio de ser paciente es empezar con uno mismo”.

Bojorge@teleton.org.mx

http://www.laprensafl.com/literaterapia_terapia_escribir_sanar_heridas#.UXBTXLXIZgg

Miedo al éxito. (artículo web)

¿Qué significa tener miedo al éxito?

¿Miedo al éxito?
Parece ilógico.
Aparentemente todos deseamos ser exitosos, ¿o no?
El éxito causa temor por el significado que le damos.

El éxito nos da miedo, cuando:

Consideramos que el éxito demuestra nuestro valor como personas.

    1. Si pensamos así, una vez alcanzado cierto nivel, creemos que tenemos que mantenerlo a toda costa para no perder ese valor adquirido.

      Lo que significaría, tener éxito en todo lo que hacemos.
      No fallar nunca.
      Esto es imposible.

      Ante esta creencia errónea, la gente prefiere estancarse en donde considera, que puede mantenerse fácilmente.

    1. Pensamos que, a mayor éxito, mayores responsabilidades, trabajo y esfuerzo.

      Creemos que el tener éxito va a exigir de nosotros conductas que no tenemos o responsabilidades que no sabemos manejar.
      Cuando pensamos que el costo va a ser muy elevado, nos frenamos.

    1. Tenemos la creencia, errónea, de que no nos lo merecemos o de no somos lo suficientemente capaces para mantenerlo.

      Esto nos lleva a pensar que en cualquier momento lo podemos perder y por lo tanto, sufrir.

    1. Consideramos que el éxito va a provocar la envidia y el malestar de la gente que nos rodea, alterando o deteriorando nuestras relaciones.
      Relaciones que no queremos perder.

    1. Pensamos que si logramos nuestra meta, vamos a perder la motivación o ya no vamos a tener algo porque luchar.

El temor al éxito se basa en creencias equivocadas, relacionadas con las consecuencia de nuestro éxito.

Consecuencias que se van a dar en el futuro.

Generalmente esas creencias son equivocadas o están exageradas.
Están relacionadas con un mal aprendizaje que tuvimos en algún momento de nuestra vida.
Pero estamos seguros de que así va a ser.

Como no queremos exponernos a problemas o sufrimientos futuros, evitamos el éxito.

Con frecuencia esta forma de pensar es inconsciente.
No nos damos cuenta de ella.

El dicho “más vale malo por conocido, que bueno por conocer” refleja perfectamente esta situación.

Lo desconocido puede ser amenazante.
Como no podemos manejar el futuro en nuestro presente, sentimos la falta de control y nos angustiamos.

¿El resultado?

Dejamos de hacer muchas cosas que aumentarían nuestros logros.
Creemos, equivocadamente, que si demostramos que podemos tener éxito, porque tenemos la fuerza y determinación para ello, tenemos que explicar por qué no lo tuvimos antes. Por qué no evitamos parte del sufrimiento que hemos vivido.Esta forma de pensar es equivocada.

Hoy no somos los mismos que en el pasado.
Cada día aprendemos algo nuevo y nos fortalecemos.

Si hoy hacemos algo que no hicimos en el pasado, es porque hoy podemos hacerlo y antes no.

¿Qué hacer?

Analiza tu comportamiento.

¿Podría ser, que un obstáculo importante en tu vida sea el miedo al éxito?

¿Cuáles crees que son las razones para dicho miedo?
Escríbelas en un papel.
Si le enseñaras ese papel a la persona que más te quiere y le pidieras que analizara cada una de las oraciones que escribiste, diciéndote porqué no está de acuerdo con cada una de ellas.
¿Qué crees que te diría?

En otra hoja de papel escribe una por una, todas las razones que tu amigo te daría.
Hazlo ampliamente, imaginando que es él quien escribe.
No pienses en lo que estás escribiendo.
No lo analices ni critiques.

Cada vez que sientas que algo te impide seguir adelante con una meta o una conducta, saca el papel y léelo cuidadosamente.
Esa persona seguramente es más objetiva que tú.

Si crees que su opinión no es correcta, porque no te conoce íntimamente o porque te quiere mucho.
Piensa que tu opinión tampoco es objetiva.
Si todas las críticas que te haces fueran ciertas, no habrías obtenido nada de lo que tienes.
En ningún sentido.

¿Quieres lograr más?
Date el permiso y la oportunidad.
Si no sabes algo, apréndelo.
Si necesitas ayuda, pídela.

Tu valor como persona no depende de tus logros o fracasos.
Depende de tu capacidad para sentir, pensar, aprender, desarrollarte y actuar.
Tu capacidad es mucha mayor de la que crees.

No te des más excusas.
Actúa como si no tuvieras miedo, practica y disfruta los resultados.

Lee sobre el miedo al cambio, al fracaso y otros obstáculos que nos impiden tener una vida mejor.
Fortalecer tu autoestima y aprender a manejar el estrés, pueden ayudarte a resolver algunos de los problemas que te impiden lograr tus metas.

http://www.crecimiento-y-bienestar-emocional.com/miedo-al-exito.html

Cómo nos influyen las expectativas de los demás (artículo web)

Nuestras creencias afectan directamente a la realidad que construimos, pero también los pensamientos de los demás fabrican una imagen de nosotros mismos

JOSÉ LUIS ÁGREDA

El poder de nuestras creencias y expectativas influye en las personas que nos rodean. El concepto que tenemos de nosotros mismos se ha ido creando influido por las perspectivas y las imágenes que han tenido y tienen los demás. En nuestra niñez crecimos influidos por nuestros padres. También los maestros y los compañeros que tuvimos en la es­­cuela, y hasta nuestros amigos, han influido a la hora de crear nuestra imagen. Somos, en gran medida, lo que los demás esperan que seamos. Esto tiene repercusiones tanto a nivel personal como en el ámbito laboral, en el escolar, social y familiar, y pueden ser productivas o contraproducentes. Conocer cómo funciona este efecto, llamado Pigmalión, nos ayudará a ser conscientes de cómo influimos unos en otros con nuestras miradas y expectativas.

En el ámbito educativo, la imagen o expectativas que tiene el educador en relación al alumnado influye en el comportamiento de este. Cuando damos responsabilidad a los estudiantes, cuando confiamos en ellos, les enseñamos a creer en ellos mismos. Las expectativas del docente constituyen uno de los factores más influyentes en el rendimiento escolar de sus estudiantes.

“Se ha demostrado, tanto en el aula como en el laboratorio”, afirma el profesor David Cooperrider, “que los maestros que tienen imágenes muy positivas de sus estudiantes tienden a ofrecerles: un mayor soporte emocional (Rist, 1970; Rubovitz y Maechr, 1973); una retroalimentación más clara, más inmediata y más positiva en cuanto a efecto y desempeño (Weinstein, 1976; Cooper, 1979), y mejores oportunidades para desempeñarse y aprender materias con más alto contenido de reto (Brophy y Good, 1974; Swann y Snyder, 1980)”.

La profecía de un suceso lleva al suceso de la profecía”

Paul Watzlawick

En el ámbito de la empresa, el efecto Pigmalión se da cuando un directivo tiene una imagen formada de sus colaboradores y los trata según ella. El colaborador la percibe aunque el jefe no se la comunique. Cuando es positiva, todo va bien; pero cuando es negativa, ocurre lo contrario. Desafortunadamente tenemos la costumbre de formarnos ideas negativas de las personas que nos rodean: nos fijamos más en sus fallos y en sus errores, y menos en sus talentos y virtudes. Con lo cual proyectamos imágenes negativas que dificultan nuestra comunicación y provocan que a la persona le sea más difícil expresarse con naturalidad y desde su talento, haciéndolo desde sus inseguridades y temores.

Cuando alguien proyecta una imagen negativa, afecta a nuestra capacidad de comunicarnos abiertamente. Más bien dudamos, nos bloqueamos y la comunicación no fluye. Cuando la comunicación está encallada, debido a las imágenes negativas formadas de unos y otros, podemos buscar preguntas que faciliten un cambio de visión. ¿Qué ha hecho bien esta persona en el último año? Recuerde un momento en que logró algo, o un momento en el que expresó una de sus cualidades. Piense en aquello mejor de ella, en lo que le da vida, en su núcleo vital positivo.

Si nos centramos en ese potencial, en lo que nos motiva, en lo mejor de cada uno, desbloqueamos situaciones encalladas. Aprender a desarrollar la capacidad afirmativa, la de reconocer y apreciar los logros de los demás, nos ayuda en este proceso. Es la habilidad de ver lo que otros son capaces de hacer y fortalecerlos para que lo hagan. Es también reconocer nuestros logros y fortalecer nuestras capacidades.

Para cambiar podemos centrarnos en lo que no va bien, en lo erróneo, y minimizarlo, o bien centrarnos en lo que va bien, lo correcto, y maximizarlo. La capacidad afirmativa se centra en esta segunda opción, que está demostrado que presenta el doble de efectividad.

Veamos cómo podemos aplicar la capacidad afirmativa en nuestras relaciones. Si tenemos la tendencia de fijarnos en los errores y fallos del otro, nos desesperamos. La imagen del error del otro hace sentir rabia y las expectativas son negativas, esperando lo peor. Pero con esa actitud solo condiciono a que se repita el mismo patrón de conducta. En cambio, si vemos lo mejor de las personas con quienes interactuamos y nos centramos en imágenes positivas de los demás, expresaremos lo mejor de nosotros mismos y avanzaremos en mantener relaciones saludables.

La expectativa o la realidad anticipada del médico influye en la recuperación del paciente. Parece que el efecto placebo es más fuerte cuando la creencia en la efectividad del tratamiento es compartida en un grupo”

O’Regan, 1983

Cuando la imagen que nos hemos formado de otra persona es positiva, esta imagen nos sirve como un radar que aumenta nuestra capacidad de percibir los éxitos del otro, nos ayuda a recordar los aspectos positivos en lugar de los negativos, y cuando las situaciones son ambiguas, tomamos en cuenta las posibilidades positivas en lugar de las negativas. “Es bastante posible que la capacidad afirmativa de sintonizar a nivel cognitivo con los aspectos más positivos de otro ser humano sea, en realidad, una capacidad humana extraordinaria”, afirma Cooperrider.

Atraemos hacia nosotros aquello que deseamos o rechazamos según el poder de nuestras expectativas y creencias. Pongamos atención a los miedos que tenemos porque atraemos hacia nosotros aquello que tememos. Si tiene miedo a equivocarse, tiene muchas más probabilidades de equivocarse. Del mismo modo, prestemos atención a lo que creemos, puesto que nuestras creencias influyen directamente en la realidad que vivimos. Si cree que no podrá, será cierto y no podrá. Si cree que podrá, también será cierto y podrá. A esto se le denomina la profecía autocumplida, una expectativa que incita a las personas a actuar de formas que hacen que lo que esperan se convierta en realidad.

En definitiva, se trata de prestar atención a las imágenes que nos hemos formado de las personas con quienes convivimos o trabajamos, cómo han influido en las creencias y expectativas que tenemos de ellas y de qué manera esto afecta a nuestra conducta para con ellos y la realidad que construimos. Es decir, que si la imagen que nos hemos formado del otro es negativa, estamos precondicionados.

Naturalmente, hay que atreverse a cambiar nuestra imagen negativa, por ejemplo de alguien cercano, para comprobar que funciona y que marca una gran diferencia en nuestras vidas. Procuremos ver alguna de sus virtudes, cualidades o talentos. Fortalezcamos una imagen positiva. Si lo creemos, funcionará. Porque el poder de nuestras creencias influye directamente en la realidad que construimos.

El poder de las imágenes

JOSÉ LUIS ÁGREDA

Libro
– ‘Indagación apreciativa. Un enfoque innovador para la transformación personal y de las organizaciones. Inspirémonos para diseñar nuestro futuro’ (editorial Kairós, Barcelona, 2013). Miriam Subirana y David Cooperrider, sus autores, explican el impacto de las imágenes positivas.

Teatro
– ‘Pigmalión’, de George Bernard Shaw, está basada en el relato de Ovidio. En el mito de Pigmalión, de origen griego, este se enamora de una estatua que él ha creado. Su imagen y creencia de que la estatua es real tiene tal poder que logra que esta tome forma humana y consiguen así estar juntos.

Película
– ‘El club de los poetas muertos’, dirigida por Peter Weir, narra el encuentro de un profesor de literatura con un grupo de alumnos. A través de la poesía, el maestro inspira un cambio vital en ellos.
– En ‘Invictus’, de Clint Eastwood, se ve la influencia de las imágenes positivas que proyecta Nelson Mandela

 25 AGO 2013 

http://elpais.com/elpais/2013/08/23/eps/1377273036_721383.html

El hombre se enamora de…(video)

El enfado inspirador (artículo web)

En el episodio I de La guerra de las galaxias, Yoda le dice a Anakin Skywalker, futuro Darth Vader: “El miedo es el camino hacia el Lado Oscuro. El miedo lleva a la ira, la ira lleva al odio, el odio lleva al sufrimiento. Percibo mucho miedo en ti”. Y así es, cuanto más y más frecuentemente nos enfadamos, más y más profundos miedos albergamos. El maestro Jedi nos regala una gran lección de vida. El enfado, el enojo, la ira o la rabia son sentimientos hermanos que tienen un mismo origen: el miedo. Y también tienen un mismo destino: el sufrimiento.

Cuando señalas con un dedo, tres te apuntan a ti” (Proverbio inglés)

Cuando, por ejemplo, un amigo no nos devuelve las llamadas, tememos dejar de ser importantes en su vida. Si en el trabajo no se consideran nuestras propuestas, sufrimos por la posibilidad de acabar siendo prescindibles y, por tanto, despedidos. Nuestros enfados están conectados con un miedo concreto, personal e intransferible que nos hace sufrir. Hagamos la prueba. Recordemos la última vez que nos hemos disgustado de verdad y tiremos del hilo de las emociones. En el centro del laberinto nos toparemos con el miedo responsable de que perdiésemos el control y nos sumergiésemos, por unos instantes, en el lado oscuro de la fuerza. ¡Buenas noticias! Cuanto más oscura es la sombra, más intensa es la luz que la provoca, y debemos saber aprovechar esa intensidad de forma positiva, constructiva e inspiradora.

El poder de la fuerza

ILUSTRACIÓN DE JAVIER OLIVARES

1. PELÍCULA

– ‘Star Wars’. Vale la pena revisar, con una nueva mirada, las películas de la saga creada por George Lucas. Además de naves y espadas láseres, ‘La guerra de las galaxias’ es la historia de un niño que tiene miedo y no sabe controlarlo ni convertirlo en energía positiva.

2. LIBROS

– En ‘La actitud mental positiva. Un camino hacia el éxito’ (Debolsillo), Napoleón Hill y W. Clement Stone nos introducen en el mundo del “descontento inspirador” y nos proponen convertir las situaciones negativas de hoy en los éxitos de mañana.

De forma más o menos metafórica, el enfado hace que señalemos con el dedo, dirigiendo de esta manera nuestro disgusto hacia aquello que nos está haciendo sufrir. Ese dedo acusador actúa como una varita mágica que canaliza la energía oscura que se ha formado en nuestro interior, liberándola para amansar el estrés. Mucho se ha hablado acerca de tratar de dominarse, de no decir cosas que luego nos avergüencen y recuperar cuanto antes el control de la situación. Bien. Pero lo que nos importa ahora es ver que junto a ese dedo acusador hay tres que nos apuntan a nosotros y nos dan la oportunidad de reflexionar.

Imaginemos que nos hemos enfadado con un amigo porque no nos ha visitado cuando estábamos enfermos y se lo lanzamos a la cara. Sufrimos incluso más que cuando no vino a vernos. Ahora repasemos qué tres reflexiones debemos hacer:

1. ¿He agotado todas las vías para transmitir lo importante que era para mí que viniera a visitarme? ¿Le he llamado y le he dicho que no solamente estoy enfermo, sino que además estoy bajo de moral y me haría muy feliz que viniera a verme? ¿O he esperado a que mi amigo los adivinase? Si somos sinceros, veremos que en la mayoría de ocasiones hay algo que podríamos haber hecho, algo que estaba en nuestras manos y que nos hubiera ahorrado el disgusto.

2. ¿Qué hice? Es el momento de preguntarnos cómo hemos actuado nosotros en situaciones similares. ¿Siempre hemos estado cuando nos ha necesitado un amigo? Seguramente ha habido ocasiones en las que, arrastrados por las inercias de nuestros días, no hemos estado todo lo presentes que nos hubiera gustado. Esta pregunta nos tiene que servir para ponernos en el lugar de nuestro amigo, entenderle y excusarlo, al menos, con la misma indulgencia con la que nos justificamos a nosotros mismos.

“Sé para ti mismo un crítico severo”
(Nicolás Boileau)

3. ¿Qué haré? Bien, estamos enfadados. ¿Y ahora qué? Hay dos alternativas. O bien, gracias a nuestras dos anteriores reflexiones, nos hemos apaciguado y decidimos expresar nuestro malestar de forma conciliadora, o bien decidimos que aquel a quien creíamos nuestro amigo realmente no lo es. En este segundo caso no tenemos que enojarnos con esa persona, sino con nosotros mismos, por no saber escoger amistades que satisfagan nuestras necesidades emocionales.

Sí, nos irritamos porque tenemos miedo, y en la mayoría de las ocasiones el miedo es una alarma, una intuición a la que damos la espalda. Mirarlo a los ojos lo diluye hasta que se transforma en una fuente de energía y superación personal. Si nos enojan las malas notas de nuestros hijos, tal vez no estamos sabiendo transmitir un ambiente de estudio, dedicación y responsabilidad en casa. Cada vez que nos acaloramos debemos reflexionar para plantearnos a qué miedo está atado ese berrinche. Descubrirlo y actuar sobre él. Encauzarlo de forma inspiradora, hacia nosotros mismos, y ver qué podemos hacer mejor. No podemos cambiar a los demás, pero sí influenciar en los otros. Si creo que no soy importante en mi trabajo, no puedo hacer nada desde los demás. No puedo ir a mi jefe y decirle: “Eh, considérame más, que yo valgo mucho”. Eso es absolutamente contraproducente. Sí que puedo, no obstante, analizarme. Ser crítico. Enfadarme conmigo mismo sin culpar al ambiente, al entorno o la alineación de los astros. Porque esas cosas no las puedo controlar. Sí puedo mejorar mis contribuciones, descubrir mis puntos débiles y mitigarlos. A partir de ese enfado inspirador es muy posible que mejore en mis aptitudes y mis contribuciones y acabe siendo mi jefe quien me llame y diga que yo valgo mucho. Aunque sea por una vez, mi jefe tendrá razón.

Los berrinches de Drazen Petrovic

Drazen Petrovic fue considerado como el mejor jugador europeo de baloncesto de todos los tiempos. Cuenta la leyenda que en un partido, con la camiseta del Real Madrid, falló dos tiros decisivos contra el Valladolid. Su equipo perdió. Y él se enfadó. Ni con el aro o el tablero. Ni con los árbitros. Ni con el público. No. Se enfadó consigo mismo. ¿Qué hizo? De regreso a Madrid, en plena medianoche, pidió las llaves del pabellón y se puso a lanzar triples hasta pasadas las tres de la madrugada. Petrovic protestaba en la pista, alzaba los brazos y se quejaba a los árbitros. Pero lo que le hacía ser el mejor no eran solamente sus extraordinarias aptitudes para este deporte, sino asumir la responsabilidad de saberse enfadar consigo mismo y trabajar para mejorar. Durante su carrera, Petrovic resultó decisivo en innumerables victorias para los equipos en los que jugó.

http://elpais.com/elpais/2013/09/27/eps/1380299666_963910.html

Aprender a vivir las emociones (artículo web)

Hemos aprendido desde pequeños que el sentimentalismo (el hábito de sentir a flor de piel las emociones y mostrarlas en público) era propio de personas débiles, inmaduras o con déficit de autocontrol.

Además, se ha extendido en nuestro imaginario colectivo el lugar común, machista como pocos, de que plasmar ciertas emociones -como el llanto- pertenece al ámbito de lo femenino.

file3751271769485

 

Sin embargo, aunque lentamente, va ganando terreno la convicción de que vivir las emociones es un elemento insustituible en el proceso que nos lleva a alcanzar la madurez personal e incluso el desarrollo de la inteligencia.

El punto de partida es que tenemos demasiado en cuenta nuestro espacio intelectual: no sólo le hemos dedicado tiempo y esfuerzo, sino que incluso la valoración que hacemos de una persona pasa, en buena medida, por sus conocimientos y habilidades intelectuales. Desde la educación, tanto reglada como no académica, se nos ha motivado para que saquemos el máximo partido a nuestros recursos intelectuales. Nadie discute la necesidad de adquirir conocimientos técnicos y culturales para prepararnos (y reciclarnos) para la vida profesional pero, en una equivocada estrategia de prioridades, olvidamos a veces la importancia de educarnos para la vida emocional.

Aprender a vivir es aprender a observar, absorber, analizar y utilizar el saber que vamos acumulando con el paso del tiempo. Pero convertirnos en personas maduras, equilibradas, responsables -y, por qué no decirlo, felices en la medida de lo posible- nos exige también distinguir, describir y atender los sentimientos. Y eso significa contextualizarlos, jerarquizarlos, interpretarlos y asumirlos. Porque cualquiera de nuestras reflexiones o actos en un momento determinado pueden verse “contaminados” por nuestro estado de ánimo e interferir negativamente en la resolución de un conflicto o en una decisión que tenemos que tomar.

 

UNA HABILIDAD MUY ESPECIAL:

Mimar nuestro momento emocional, aprender a expresar los sentimientos sin agresividad y sin culpar a nadie, ponerles nombre, atenderlos y saber cómo descargarlos, es un eje clave de interpretación de lo que nos ocurre. Cada vez que dudamos ante una decisión o que nos proponemos comprender una situación, no hacemos estas operaciones como lo haría un ordenador, sino que traemos a colación todo nuestro bagaje personal (incluyendo lo que nos ha podido pasar hace un rato o unas horas) y el pesado fardo de nuestra herencia cultural.

De ahí que vivir nuestras emociones es una habilidad relacional que nos capacita como seres que se desarrollan en un contexto social.

Sólo cuando conectamos con nuestros sentimientos, los atendemos y jerarquizamos, somos capaces de empatizar con los sentimientos y circunstancias de los demás. No es más inteligente quien obtiene mejores calificaciones en sus estudios sino quien pone en práctica habilidades que le ayudan a vivir en armonía consigo mismo y con su entorno.

La mayor parte de las habilidades para conseguir una vida satisfactoria son de carácter emocional, no intelectual. La gente más feliz, no son quienes tienen el mejor expediente académico, ni el mejor trabajo, sino los que han sabido exprimir sus habilidades y aplicar bien su inteligencia emocional.

Esta sociedad de las “buenas maneras” y el control social han hecho de nosotros unos robots de las apariencias.

En la Universidad de Málaga los doctores Fernández Berrocal y Extremera han abordado la inteligencia emocional como la habilidad de las personas para atender y percibir los sentimientos de forma apropiada, la capacidad para asimilarlos y comprenderlos adecuadamente y la destreza para regular y modificar nuestro estado de ánimo o el de los demás. En la inteligencia emocional se contemplan cuatro componentes:

  • Percepción y expresión emocional. Se trata de reconocer de manera consciente qué emociones tenemos, identificar qué sentimos y ser capaces de verbalizarlas. Una buena percepción significa saber interpretar nuestros sentimientos y vivirlos adecuadamente,  lo que nos permitirá estar más preparados para controlarlos y no dejarnos arrastrar por los impulsos.
  • Facilitación emocional, o capacidad para producir sentimientos que acompañen nuestros pensamientos. Si las emociones se ponen al servicio del pensamiento nos ayudan a tomar mejor las decisiones y a razonar de forma más inteligente. El cómo nos sentimos va a influir decisivamente en nuestros pensamientos y en nuestra capacidad de deducción lógica.
  • Comprensión emocional. Hace referencia a entender lo que nos pasa a nivel emocional, integrarlo en nuestro pensamiento y ser conscientes de la complejidad de los cambios emocionales. Para entender los sentimientos de los demás, hay que entender los propios. Cuáles son nuestras necesidades y deseos, qué cosas, personas o situaciones nos causan determinados sentimientos, qué pensamientos generan las diversas emociones, cómo nos afectan y qué consecuencias y reacciones propician. Empatizar supone sintonizar, ponerse en el lugar del otro, ser consciente de sus sentimientos. Hay personas que no entienden a los demás porque no han vivido ciertas experiencias emocionales o no han sabido gestionarlas. Quien no ha experimentado la ruptura de pareja o el sentimiento de orfandad por la pérdida de un ser querido, es difícil que se haga cargo de lo que sufren quienes pasan por esa situación. Y si se han vivido experiencias de ese tipo pero no se ha hecho el esfuerzo de vivirlas aceptándolas e integrándolas, no se estará capacitado para la comprensión emocional inteligente.
  • Regulación emocional, o capacidad para dirigir y manejar las emociones de una forma eficaz. Es la capacidad de evitar respuestas incontroladas en situaciones de ira, provocación miedo. Supone también percibir nuestro estado afectivo sin dejarnos arrollar por él, de manera que no obstaculice nuestra forma de razonar y podamos tomar decisiones de acuerdo con nuestros valores y las normas sociales y culturales

Estas cuatro habilidades están ligadas entre sí, en la medida en que es necesario ser conscientes de cuáles son nuestras emociones para vivirlas adecuadamente.

 

FUENTE: Revista Consumer Julio-Agosto 2003.

http://habilidademocional.wordpress.com/2011/07/06/aprender-a-vivir-las-emociones/

Cómo controlar la ira en los niños (artículo web)

Cuando el niño manifiesta agresividad o expresiones propias de la ira como gritar, pegar a otros compañeros o incluso romper cosas es fundamental que los padres tengan el control de la situación y que no se limiten a decir “no grites” puesto que las expresiones negativas no suelen funcionar con los más pequeños.

 

La ira es una emoción completamente normal en los niños al igual que en los adultos,  y se desencadena para dar respuesta a situaciones diferentes que les producen malestar, frustración o tensión. Aunque es un momento desagradable para quien padece ira, hay que destacar que es una emoción importante en los seres humanos que los hace crecer y evolucionar interiormente.

controlar la ira en los niños

Consejos para controlar la ira en niños

Para controlar la ira en niños es importante que los padres mantengan un clima de calma para no agravar la situación. Conviene tener en cuenta lo siguiente:

-Los padres deben de mantener el control. Los niños tienden a imitar lo que ven, por lo que es fundamental que los padres muestren a sus hijos que hay que exteriorizar los sentimientos que les ha producido la ira hablándoles y acercándonos a ellos con comprensión y dialogando sobre lo que ha pasado. De esta forma, conseguiremos que reconduzcan estos sentimientos. Para que los padres tengan el control pueden llevar a cabo diferentes técnicas: respirar profundamente, pensar antes de actuar…

Dialogar sobre el problema. Muchos niños se calman si los padres les preguntan y se interesan por lo que le ocurre, de lo contrario, puede sentirse ignorado y agravar la situación. En otros casos, el niño no quiere hablar con sus padres y, en ese caso, lo que pueden hacer los progenitores es incitarle a que le cuenten el problema a su peluche favorito, a un amigo imaginario o a una mascota. Lo importante es que el niño exteriorice lo que tanto le hace sentir mal.

controlar la ira en los niños consejos

Es muy típico que los padres no le den importancia a este comportamiento. Pero es fundamental que investiguen y observen por qué está enfadado y qué consecuencias tiene en el niño, para poder llegar a una solución.

-Los padres deben de enseñar a sus hijos conductas adecuadas para controlar la ira que les servirán para prevenir, canalizar y no utilizar la agresión física o verbal. El buen ejemplo es la mejor manera de ayudar a nuestros hijos a saber comportarse en determinadas ocasiones. Los modelos de conducta positivos deben ser la base de su educación.

-Mucho cariño y paciencia. Si tu hijo se siente dolido o frustrado por alguna solución, los padres pueden calmarle con un abrazo. De esta manera, ellos sabrán que pueden contar contigo.

controlar la ira en los niños recomendaciones

-Puedes transformar su ira en una actividad. Muchos niños cuando están enfadados comienzan a dar patadas o a gritar, y para ayudarle a que se calme le puedes proponer que haga una actividad que le guste como pasear, leer o dibujar.

-Es fundamental aprender a resolver problemas. Algunos niños responden de manera agresiva ante determinadas soluciones porque no saben actuar de otra forma.

Carecen de habilidades para solucionar problemas. En ese sentido, los padres deben de ayudarle a identificar los problemas y a solventarlos. Se debe tener en cuenta lo siguiente: identificación del problema, posibles soluciones con cada una de sus consecuencias, elección de la mejor solución, su puesta en práctica, reforzar el resultado si ha sido positivo y revisarlo en el caso de que haya sido negativo o si ha habido algún error.

-Fomentar una autoestima positiva. Para tener éxito en la vida y en las relaciones sociales, los niños deben sentirse competentes, agradables con los demás  y valorarse, y esto ocurre cuando el niño tiene una autoestima positiva. Por el contrario, la autoestima negativa es muy frecuente en niños que siempre están siendo regañados por su mal comportamiento y esto le genera aún más ira.

controlar la ira en ninos educacion

 

Es fundamental que los padres eviten frases del tipo “eres malo” ya que está fomentando más agresividad con el niño y un malestar consigo mismo. Siempre debemos de tratar los malestares desde un ángulo positivo

Padres violentos estragos para toda la vida (artículo web)

 

Nuestra vida social inicia desde la más temprana edad, en compañía de hermanos y padres. Pero son los padres quienes definirán nuestro futuro y a nosotros mismos. Por este motivo, cuando los padres son violentos definen patrones y conductas que nos afectarán de por vida. ¿Eres un padre violento? ¿Sabes cómo identificar a uno?

Definiendo la violencia

Comúnmente asociamos el término “violencia” con los golpes, sin embargo este serio problema también se puede dar con la violencia psicológica. Esta se manifiesta a través de palabras hirientes, actitudes que buscan menospreciar a los demás e incluso, la indiferencia. Todas estas actitudes están encaminadas a herir a los hijos, de manera consciente o inconsciente.

¿Por qué los padres son violentos con sus hijos?

Las razones de este comportamiento son diversas y en cada caso son muy particulares, pero las más comunes son:

– Demasiado estrés o cansancio. Las obligaciones que se tienen actualmente son demasiada y pueden hacer que los padres pierdan el control al llegar a casa después de un largo día de trabajo. Esta situación se puede presentar tanto en hombres como en mujeres.

– Educación recibida. Desafortunadamente los patrones de violencia tienden a repetirse y cuando un padre fue víctima de la misma durante su infancia, suele educar a sus hijos de la misma forma.

– Búsqueda de desahogo por la violencia recibida. Esto se da cuando uno de los padres ejerce violencia sobre el otro y la víctima se convierte en victimario con los hijos para intentar obtener control nuevamente. Por desgracia, en esta situación nadie tiene el más mínimo control y todos los miembros de la familia resultan afectados.

¿Cómo se ven afectados los hijos de padres violentos?

Es inevitable que los niños que sufren de violencia por parte de sus padres se vean afectados en sus habilidades sociales, pero cada uno desarrollará una personalidad diferente:

– El niño retraído. Es aquel que busca protegerse a través del aislamiento. Estos niños suelen tener una personalidad tímida y pocas habilidades sociales. Suelen ser muy inseguros y de adultos esta situación puede no cambiar demasiado, incluso puede permitir que otras personas le agredan.

– El niño victimario. Contrario al niño retraído, esta personalidad busca sacar su ira agrediendo a los demás de la misma forma en que fue agredido, o lo es. De adulto puede convertirse en una persona violenta que dañe a quienes le rodeen, repitiendo el patrón.

– El niño protector. Esta característica es común en los hijos mayores, quienes suelen sentir la obligación de proteger a su padre o madre y hermanos víctimas. Al crecer, se pueden convertir en adultos que busquen situaciones conflictivas con la intención de seguir protegiendo.

Los hijos de hoy son los padres del mañana

La violencia intrafamiliar es una situación terrible para quienes la viven, pero en el caso de los hijos es mucho más serio porque los marcará para siempre y puede ocasionar que sean infelices el resto de su vida. – See more at: http://lamenteesmaravillosa.com/padres-violentos-estragos-para-toda-la-vida#sthash.dvkKivXW.dpuf

“Emociones Toxicas”. Bernardo Stamateas. (Libro online)

https://attachment.fbsbx.com/file_download.php?id=734566993225637&eid=ASsXvGUuT1t_KI-aEWnfS-N9GPwAf69z-I7iaXPr9bwyol0lq3vulJwon0yXWSxyZB8&inline=1&ext=1380356538&hash=AStb2917zlavMnKQ

9788466651264

Todo en la vida tiene un precio: El peligro del presentismo (artículo web)

En las últimas décadas se ha generado en la sociedad una mentalidad tan común como peligrosa: el presentismo. La mayoría de las personas lo quieren todo e inmediatamente, no desean esperar.
Hace años, si querías un coche, debías trabajar durante cierto tiempo, ahorrar el dinero y después lo comprabas. Lo mismo valía para las viviendas o las vacaciones. Básicamente, la sociedad nos transmitía un mensaje muy claro: “si te esfuerzas, puede ser que un día logres lo que deseas”.
Sin embargo, de repente todo cambió, el mensaje era otro: “¿Por qué esperar? ¡Ahora mismo puedes tener todo lo que deseas!” Y así, hoy es posible obtener cosas antes de habernos esforzado, gracias a los préstamos, no solo tenemos una casa y un coche sino que también podemos irnos de vacaciones a un destino exótico e incluso tener el último modelo de televisor o teléfono.
La idea de que puedes tener todo lo que desees ahora mismo, antes de esforzarte y trabajar duro para lograrlo, ha generado la creencia de que existe un atajo para todo, una vía rápida para alcanzar lo que deseamos empeñándonos lo menos posible. Esta mentalidad se aprecia prácticamente en todas las esferas de la vida, la vemos cuando nos lamentamos porque tenemos que trabajar demasiado y no vemos inmediatamente los frutos o cuando se abandona la consulta porque la psicoterapia no actúo tan rápido como se esperaba.
Desgraciadamente, tengo una mala noticia para las víctimas del presentismo: la idea de conseguir todo aquí y ahora, sin esforzarse, es una ilusión. La verdad es que no hay atajos fáciles, casi todos los caminos en la vida son cuesta arriba y precisamente por eso, cuando llegamos a la cumbre, somos capaces de admirar en su justa medida lo que hemos alcanzado.
De hecho, ¿cuántas veces no has mirado con envidia a un deportista, un emprendedor, un científico o a un artista pensando que ha tenido mucha suerte? En realidad, detrás del éxito (que es lo único que nosotros vemos), se suelen esconder horas e incluso años de duro trabajo, de sacrificios, perseverancia e incluso sufrimiento.
Ningún deportista, emprendedor, científico o artista alcanza el reconocimiento mundial solo porque haya tenido suerte. Es obvio que siempre es importante estar en el lugar y en el momento adecuado pero el trabajo duro y las capacidades son la verdadera base del éxito.
A ilustrar esta idea viene una frase de Michael Jordan que quizás ya conoces puesto que es muy famosa en los círculos motivacionales: “He fallado más de 9000 tiros en mi carrera. He perdido casi 300 juegos. 26 veces han confiado en mi para tomar el tiro que ganaba el juego y lo he fallado. He fracasado una y otra vez en mi vida y eso es por lo que tengo éxito”. Lo cual nos indica que detrás el éxito hay un largo camino, a menudo plagado de fallos, errores, decepciones y dudas.

Una generación de niños grandes

 
El presentismo y la idea del atajo han creado una generación de niños grandes, personas que desean todo pero sin renunciar a nada. La verdad es que las grandes cosas por las que luchamos, esos objetivos que deseamos alcanzar, a menudo implican sacrificios, no podemos trabajar doce horas al día durante seis días a la semana y ser partícipes del crecimiento de nuestros hijos, tenemos que decidirnos por una cosa u otra o, en los casos en que sea posible, adoptar un punto medio, que siempre es lo más saludable.
No obstante, lo peor del presentismo no es tan siquiera que tengamos una idea errónea del mundo y de cómo este funciona sino que nos hace esclavos de nuestras decisiones, esclavos sin una vía de escape. Cuando tienes deudas, no puedes cambiar tu destino, estás atado a un sitio y a un lugar, amarrado a las decisiones que tomaste en el pasado. Al contrario, si eres capaz de trabajar con vistas a un objetivo, sabes que podrás cambiar tus planes en cualquier momento porque el camino depende solo de ti.
Por otra parte, por más absurdo que parezca, pensar que existe un atajo para todo nos conduce al inmovilismo porque las personas concentran todas sus fuerzas y energías en buscar un atajo que no existe cuando en realidad podrían emplear esos recursos en trabajar duro apostando por un proyecto valedero que tiene posibilidades de éxito a largo plazo.

Con esto quiero decir que no existen fórmulas mágicas, que si tenemos un problema, no hay magos que saquen soluciones brillantes de la chistera, somos nosotros quienes debemos esforzarnos por solucionarlo. No hay atajos fáciles que nos conduzcan a la felicidad.

Escrito por Jennifer Temática: 

http://www.rinconpsicologia.com/2013/09/todo-en-la-vida-tiene-un-precio-el.html

Los 10 síntomas por los que necesitas ir al psicólogo (artículo web)

El 95% de las veces sufrimos de forma inútil, según los expertos

Alerta: Los 10 síntomas por los que  necesitas ir al psicólogo

Para ir al psicólogo, es suficiente con que se produzca una sola de las situaciones que aquí abajo se explican. Así lo afirma la psicóloga María Jesús Álava Reyes, fundadora del Centro de Psicología Álava Reyes, y autora de «La inutilidad del sufrimiento» (La Esfera de los Libros), el libro de psicología más vendido de España (300.000 ejemplares). «La gente no sabe cómo dejar de sufrir, cuando en más de un 95% de las veces, sufrimos inútilmente», asegura esta especialista. Estos son los síntomas que indican la necesidad de acudir a un experto:

1. Usted siente que no tiene control sobre su día a día (acontecimientos diarios).

2. Empieza a somatizar (Diversos dolores, en función de las características de cada persona) o a tener ataques de ansiedad(presión en el pecho, aceleración del ritmo cardiaco, hiperventilación o respiración muy superficial y acelerada, sudoración…).

3. No tiene control sobre las emociones (Llanto, rabia, angustia, tristeza, desolación, sentimientos de impotencia, desesperanza…).

4. Se encuentra en una situación límite, que no sabe resolver o no tiene fuerza para afrontar (Problemas graves de pareja, hijos o trabajo).

5. Siente que su área emocional le arrastra y no es capaz de analizar las cosas con objetividad y actuar inteligentemente.

6. Está lleno de pensamientos negativos, catastrofistas, obsesiones o fijaciones… que le impiden vivir la vida con normalidad.

7. Desea que la vida se acabe y siente que no tiene sentido su papel en este mundo.

8. Siente una agresividad que es incapaz de controlar, y sabe que puede desencadenar en situaciones límite.

9. Piensa que todo el mundo está en su contra.

10. Tiene grandes dificultades para descansar, conciliar el sueño, desconectar de situaciones, y no puede vivir la vida con normalidad.

En definitiva, concluye Álava, «no hace falta estar en una situación excepcional o extrema. Cuando usted sienta que necesita ayuda en su vida diaria porque no sabe cómo afrontar la situación que está viviendo, ahí es donde es aconsejable recibir tratamiento».

http://www.abc.es/familia-vida-sana/20130814/abci-cuandoes-aconsejable-psicologo-201308071308.html

¿Y si la adolescencia se prolonga hasta los 25 años? (artículo web)

Según las nuevas indicaciones que reciben los psicólogos en el Reino Unido, la adolescencia ahora dura hasta los 25 años de edad, para efectos de determinar la manera de administrar tratamientos a los jóvenes.

“La idea de que de repente a los 18 años eres un adulto simplemente no acaba de cuadrar”, dice la psicóloga infantil Laverne Antrobus, que trabaja en la Clínica Tavistock de Londres.

“Mi experiencia con los jóvenes es que todavía necesitan una cantidad bastante considerable de apoyo y de ayuda más allá de esa edad”, argumenta.

Antrobus cree que a menudo queremos que los jóvenes logren hitos muy rápidamente, pero que ahora “nos estamos volviendo mucho más conscientes y apreciamos el desarrollo más allá [de los 18 años] y creo que es una muy buena iniciativa”.

Las nuevas directrices buscan evitar que los jóvenes no queden desamparados por el sistema de salud y educación cuando cumplen 18 años. El cambio llega con la evolución de nuestra comprensión de la madurez emocional, el desarrollo hormonal y particularmente la actividad cerebral.

Tres etapas

Las tres etapas de la adolescencia son:

  • adolescencia temprana – de 12 a 14 años,
  • adolescencia media – de 15 a 17 años,
  • adolescencia tardía – a partir de los 18 años.

La neurociencia ha demostrado que el desarrollo cognitivo de los jóvenes continúa más allá de los 18 años en esta etapa posterior y que su madurez emocional, imagen personal y el propio juicio se verán afectados hasta que la corteza prefrontal del cerebro se desarrolle completamente.

Entonces, ¿son los 25 los nuevos 18?

“Junto con el desarrollo del cerebro, la actividad hormonal también continúa hasta bien entrados los 20 años”, asegura Antrobus.

Y añade: “Encuentro jóvenes de 16 a 18 años, en los cuales la actividad hormonal es tan grande que imaginar que se calmará al cumplir 18 es, realmente, un error”, sentencia Antrobus.

Para Laverne Antrobus, algunos adolescentes pueden querer quedarse más tiempo con sus familias, ya que necesitan más apoyo durante estos años de formación, y que es importante que los padres se den cuenta de que no todos los jóvenes se desarrollan al mismo ritmo.

Pero, ¿existe algún peligro de que pudiéramos estar criando a jóvenes que se resisten a dejar la adolescencia?

Infantilización

Sarah Helps, ‎psicóloga consultora clínica

Solíamos pensar que el cerebro estaba totalmente desarrollado en la adolescencia temprana y ahora nos damos cuenta de que el cerebro no detiene su desarrollo hasta mediados de los 20 años o incluso los 30. Hay mucha más información y pruebas de que en realidad el desarrollo del cerebro en varias formas continúa durante toda la vida.

A lo largo de la adolescencia, la forma en que se procesa la información está cambiando drásticamente, y lo que han mostrado nuevas técnicas de exploración nos ha permitido demostrar lo que son los cambios neurológicos.

Esto es particularmente importante en términos de razonamiento social, planificación, y comprensión de la solución de un problema. Así que el cerebro se reorganiza a sí mismo, lo que a su vez significa que las diferentes estrategias de pensamiento se utilizan según el cerebro se asemeja más a un cerebro adulto.

La corteza prefrontal es el área clave que experimenta los cambios más interesantes en la adolescencia, así que si haces estudios de resonancia magnética funcional con niños, adolescentes y adultos, se aprecian diferencias en la forma en que procesan la información.

Frank Furedi, profesor de sociología de la Universidad de Kent en Inglaterra, dice que hemos infantilizado a los jóvenes y esto ha dado lugar a un número creciente de hombres y mujeres jóvenes que se acercan a los 30 años y aún viven en el hogar familiar.

“A menudo se ha reivindicado que es por razones económicas, pero en realidad ese no es el motivo”, dice Furedi. “Hay una pérdida de la aspiración a la independencia y salir adelante por propia cuenta. Cuando yo estaba en la universidad, habría sido una ‘muerte social’ que se le viera a uno con sus padres, mientras que ahora es lo normal”, cuenta.

“Este tipo de cambio cultural significa básicamente que la adolescencia se extiende hasta más allá de los 20 años y creo que la psicología, de forma inadvertida, refuerza ese tipo de pasividad, impotencia y falta de madurez y lo normaliza”.

Furedi añade que esta cultura infantilizada ha intensificado la sensación de “dependencia pasiva”, que puede dar lugar a dificultades en las relaciones entre adultos maduros.

“Hay un número creciente de adultos que ven películas infantiles en el cine”, dice Furedi. “Si nos fijamos en los canales de televisión dirigidos a menores en Estados Unidos, el 25% de los espectadores son adultos en lugar de niños”.

Dejar el nido

Furedi no cree que el mundo moderno sea mucho más difícil para los jóvenes.

“Creo que, no es que el mundo se haya vuelto más cruel, sino que retenemos a nuestros hijos desde una edad muy temprana. Cuando tienen 11 o 12 años no los dejamos salir solos y cuando tienen 14 o 15 años los aislamos de las experiencias de la vida real. Además, tratamos a los estudiantes universitarios como solíamos tratar a los escolares, por lo que creo que es ese tipo de efecto acumulativo de infantilización el responsable de esto”.

Pero, ¿deben los padres alentar a los adolescentes a contruir su propio camino en el mundo?

La serie de televisión “Girls” (chicas) cuyo personaje principal, Hannah Horvath, lucha cada día con las contradicciones de la edad adulta, ha capturado el espíritu del momento.

Los padres de Hannah cortaron su financiación y de repente debe vivir por su cuenta y lidiar con sus “20 años”, cometiendo sus propios errores.

Las protagonistas de la serie Girls¿Deben los adolescentes buscarse la vida por su cuenta como ocurre en la serie Girls?

 

Uno de los tradicionales ritos de paso a la edad adulta siempre fue salir de casa, pero la experta en propiedad raíz Sarah Beeny dice que los adolescentes no tienen que salir de la casa de los padres con el fin de aprender a ser independientes y hay enormes ventajas de que varias generaciones convivan juntas.

“La solución para no tener inútiles de 25 (e incluso) 30 años viviendo en casa no está en echarlos, sino en que ellos laven su propia ropa, ayuden a pagar la renta, las facturas, asuman la responsabilidad de la limpieza de su habitación…”, dice Beeny.

Pero, ¿existen los adultos?

Con la adolescencia tomando mucho más tiempo del que pensábamos, ¿cómo vamos a saber cuándo realmente llegamos a la edad adulta?

Para Antrobus ocurre cuando la independencia “se siente como algo que se quiere y se puede adquirir”.

Pero para los adolescentes eternos, tal vez la definición de Beeny es la apropiada.

“Para mí”, dice, “la edad adulta’ se está dando cuenta de que no existen los adultos como tal y que todos los demás estamos improvisando”, dice Beeny.

http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2013/09/130925_salud_25_frontera_madurez_adolescentes_ap.shtml?ocid=socialflow_facebook_mundo

Claudio Naranjo ” El Ego” (video)

http://www.youtube.com/watch?v=5wzvPxc9r54

Psicoterapia Gestalt: Entrevista con D. Jose Antonio García Monge (video)

http://www.youtube.com/watch?v=76zXirzjjYc

Entrevista con D. Jose Antonio García Monge: Director del Instituto de Interacción Dinámica y Personal, que nos habla de psicología Humanista y Psicoterapia Gestáltica, en especial del trabajo con sueños

Cómo encajar las críticas (artículo web)

Defenderse de los ataques verbales y encajar los reproches no es una labor sencilla. Se necesitan grandes dosis de confianza y seguridad para recibir la opinión de los demás, y paciencia y autocontrol para criticar a otros de forma constructiva. Cada vez que recibe una censura, su autoestima se viene abajo. La reprobación le abre los ojos y se da cuenta de que no es perfecto, que tiene fallos. Vivimos en una sociedad en la que se sobrevalora el éxito y se menosprecia el fracaso. Por eso cuesta tanto encajar lo que a otros no les gusta de nosotros.

“Nuestra crítica consiste en reprochar a los demás el no tener las cualidades que nosotros creemos tener” (Jules Renard)

Un primer motivo por el que no recibimos con agrado la crítica es por la necesidad de sentirnos acep­­ta­­dos por los demás. Buscamos que nos valoren, que es justo lo contario de ser criticados. El modo con el que las personas suelen formular reproches es la segunda razón por la que nos cuesta aceptarlos. La mayoría de las veces se hace en tono despectivo, con ira, rabia y por personas que no son capaces de controlar lo que dicen.

El tercer motivo por el que no queremos escuchar cosas negativas sobre nosotros mismos radica en que normalmente a ninguno nos gusta equivocarnos, porque hace que sintamos que no somos perfectos.

Existen distintas causas por las que las personas hacen reproches. En cada una de ellas encontrará la fórmula para responder con asertividad.

Por rabia. Personas que se han enfadado y necesitan desahogarse diciéndole cómo se ha equivocado y lo mal que lo ha hecho. Proyectan el odio que sienten en ese momento. Son juicios llenos de rabia, dirigidos a la persona y no a lo que ha sido el motivo del conflicto. Estas opiniones dolorosas le hacen sentir ridículo, mala persona… Lo peor de todo es que este tipo de crítica sirve para poco. No comunican qué se espera de usted, ni cómo poner fin al conflicto. Son comentarios destructivos que poco a poco van quemando la relación. Ante esta gente, uno termina por callar y sucumbir, hasta que llega el día en que no puede más y toma decisiones.

La persona que las realiza no tiene por qué tener intención consciente de querer dañarle. Simplemente, le falta capacidad para transmitir su enfado de forma asertiva.

¿Cómo debe actuar con ellos? Pídales calma y un volumen y un tono de voz conversacionales. No se ponga a la defensiva. No servirá para nada. Dé ejemplo.

Cuando tenga ese clima de tranquilidad, siéntese y escuche. Esté pendiente de lo que le dicen y pregunte.

Si encuentra que la queja o la petición tienen fundamento, reconozca su equivocación o su torpeza y comprométase con el cambio. Escuchar la crítica no le obliga a estar de acuerdo con ella o con su totalidad. En este caso, dígaselo. Todo siempre en un ambiente tranquilo.

Por machacar. A veces, el objetivo es minusvalorar a los otros. Hay personas que solo así se sienten importantes. Como son muy manipuladores, la mayoría de las veces nos damos cuenta tarde, cuando ya nos sentimos débiles y pequeños. Este tipo de comentarios están relacionados con el maltrato psicológico. No permita que le falten al respeto, no siente precedentes. Corte a la persona y dígale que no se vuelva a dirigir a usted en términos destructivos. No deje que se explique ni que le argumente si no va a ser bajo un clima de autocontrol.

¿Cómo debe actuar con ellos? Piense que si ellos no cambian, que es lo más probable, usted tiene que hacerse respetar. Así que tome decisiones. Mantenga un contacto ocular directo y transmita de forma clara y directa, pero sin gritar, que no va a escuchar ningún comentario en el que se le falte al respeto.

Practique el tiempo fuera. Comunique a la persona que va a salir de la habitación que están compartiendo y que no volverá hasta que ella no se calme y puedan hablar sosegadamente. Si es necesario, salga de casa o del lugar de trabajo y dígale cuánto tiempo tardará en volver. Muchas de estas personas van detrás de usted porque no son capaces de parar y reflexionar, le asfixian. No refuerce su comportamiento prestándoles atención ni dándoles explicaciones.

Si se calma y le habla con respeto, aplique los pasos del punto anterior.

critica-2

Porque realmente le interesa. Las críticas que vale la pena escuchar son las que desean que pueda mejorar en alguna faceta de su vida. No siempre se realizan de forma constructiva, pero la intención suele ser buena.

¿Cómo debe actuar? Escuche y esté receptivo. Abra la mente y los oídos. Puede que al principio le cueste encajar lo que le dicen, pero trate de quedarse con el fin… ¿Cómo cambiaría su vida, será para bien, le puede ayudar lo que le están pidiendo? Sea curioso y pregunte: “¿Hay algo más que me puedas comentar, hay algo más irritante en mí?”.

Si cree que lleva razón, reconózcalo. No se trata de ganar una batalla. La persona que le está haciendo el comentario trata de ayudarle, está en su bando. Recuerde agradecerle su valentía y sinceridad e implíquese en el cambio.

Si usted no estuviera de acuerdo, agradézcaselo de todos modos por ha­­­­berse molestado en ayudarle. Dígale, por ejemplo: “Agradezco tu interés por ayudarme, aunque ahora no es el momento de hacer lo que me pides”.

A LA HORA DE HACER CRÍTICAS se deben seguir algunos consejos para aumentar la probabilidad de tener éxito y evitar que la otra persona se sienta mal:

Decida si es importante. ¿Es esta una batalla que desea tener? Puede ser que sea algo nimio, algo con baja probabilidad de repetirse. Si se coge la costumbre de criticarlo todo, terminará por machacar la autoestima de aquel a quien critica.

Una sola vez. No insista, repita y vuelva a repetir. El que no le obedezcan no se debe a que no le hayan escuchado, puede ser que la persona no comparta su opinión, que no tenga motivación para hacerlo o que no sepa cómo poner en práctica lo que le pide. Sea breve, claro y conciso.

Cuide las formas. Utilice un tono de voz conversacional, no mire con cara de enfado, puede estar serio, pero no irascible. Piense que persigue un cambio de la otra persona, no que se sienta mal. Busque además el momento ideal para ello. Hablar cuando uno tiene prisa o cuando está agotado por la noche son momentos poco propicios. No haga juicios de valor. Empiece la crítica con un “me sienta mal… que me digas que me vas a llamar y luego no lo hagas”. Aquí no está humillando a la persona ni sacando conclusiones como “te olvidas de mí, no soy importante para ti…”. Simplemente está verbalizando lo que no le agrada.

Hágale saber qué necesita. “Me encantaría que cuando no pudieras llamarme, me mandaras un mensaje o me hicieras una llamada perdida, así me quedaría tranquila”.

Valore cualquier cambio. Toda variación supone un esfuerzo. Si no recibe una recompensa, la persona puede concluir que el giro no es importante para usted. Refuércele. Pare si ve que la conversación sube de tono. Igual no es el momento idóneo. Pregúntele cuándo pueden hablar de forma tranquila.

Cada vez que recibe o hace un comentario hiriente queda una cicatriz. Las cicatrices curan, pero no desaparecen. A todos nos gusta recibir amor y afecto, incluso cuando somos criticados. Ser asertivos depende de nosotros, hagamos uso de esta baza para tener mejores relaciones personales.

 Autora y fuente: Patricia Ramírez – elpais.es

http://desqbre.wordpress.com/2013/09/03/como-encajar-las-criticas/

Jose Antonio Abreu: Niños Transformados por la música (Video/documental.Ted)

http://www.ted.com/talks/jose_abreu_on_kids_transformed_by_music.html

Jose Antonio Abreu es el carismático fundador del sistema de orquestas juveniles que ha transformado la vida de miles de niños en Venezuela. Aquí, él comparte su maravillosa historia y revela un deseo que podría tener un gran impacto en los Estados Unidos y demas paises del mundo.

Eleanor Longden: Las voces en mi cabeza (Video documental.Ted)

http://www.ted.com/talks/lang/es/eleanor_longden_the_voices_in_my_head.html

Al principio inofensivas, estos narradores internos se convirtieron en cada vez más antagónicos y dictatoriales, convirtiendo su vida en una pesadilla viviente. Diagnosticada con esquizofrenia, hospitalizada, drogada, Longden fue descartada por un sistema que no sabía cómo ayudarla. Longden narra la conmovedora historia de su viaje de años para volver a la salud mental y argumenta que fue a través de aprender a escuchar sus voces que fue capaz de sobrevivir.

La técnica de detención del pensamiento: ¿Cómo controlar las ideas indeseadas? (artículo web)

 

Nuestro pensamiento es la causa de muchísimos de nuestros problemas. ¿En cuántas ocasiones no tenemos una idea dándonos vuelta en la cabeza que no nos deja descansar y genera emociones negativas? Intentamos apartarla de nosotros pero esta vuelve una y otra vez, siempre con más fuerza.
Para combatir los pensamientos rumiativos o indeseados existe la “Técnica de detención del pensamiento”, que fue inventada en el lejano 1920 pero que continúa siendo muy útil. Como su nombre lo indica, su finalidad es interrumpir esas ideas que nos molestan, esos pensamientos que son del todo improductivos ya que no sirven para solucionar un problema y no se adaptan a la realidad que nos rodea.
Este tipo de pensamientos es muy común en las personas que padecen de fobias, obsesiones o miedos irracionales pero también aparecen bajo situaciones de estrés o cuando debemos enfrentar un problema que nos resulta significativo.
También hay pensamientos limitantes, como por ejemplo: “no soy bueno” o “nadie me quiere” que sería mejor eliminar. De esta forma no solo te sentirás más libre sino que emprenderás proyectos más ambiciosos y mejorarás mucho en tu vida, tanto profesional como personal.

¿En qué consiste la técnica de detención del pensamiento?

 
La idea es concentrar nuestra atención en esos pensamientos no deseados, o sea, vivirlos durante un periodo corto de tiempo, luego detenerlos (puede utilizarse una orden muy sencilla, como “¡Basta!” o simplemente hacer algún ruido o cerrar fuertemente un puño) y después vaciar la mente. Dicho de esta forma parece muy sencillo pero ya sabrás por experiencia propia que detener el flujo de pensamientos no es tan fácil. Por eso es importante que sigas cada uno de los pasos de la técnica.
1. Determinar cuáles son los pensamientos que deseas eliminar. Para detener los pensamientos, es importante que sepas de antemano cuáles son las ideas recurrentes que te causan más daño o que te molestan. Si es necesario, escríbelas en un papel.
2. Concentra tu atención en el pensamiento que te perturba. Busca un sitio tranquilo donde te puedas relajar e imagina una situación en la que suele aparecer el pensamiento que te molesta. Recrea con el mayor lujo de detalles posible esta situación y deja que los pensamientos rumiativos fluyan con total libertad. Ahora, poco a poco, irás alternando esos pensamientos que te molestan con ideas positivas.
3. Interrumpe el pensamiento. En las primeras sesiones te será de gran ayuda utilizar una alarma. Colócala para dos minutos, pasado ese tiempo, cuando suene, di en voz alta “¡Basta!”, aprieta el puño o haz cualquier cosa que hayas determinado como estímulo de detención. Cuando tengas más experiencia, no necesitarás la alarma, podrás hacerlo tú solo.
4. Mantén la mente en blanco al menos durante unos segundos. Si el pensamiento vuelve a aparecer, repite el estímulo de detención.
5. Sustituye el pensamiento con ideas positivas. En este punto no te queda sino cambiar los pensamientos negativos con ideas saludables pero intenta no exagerar. Es decir, es importante que estas ideas sean creíbles para tu yo. No te digas que eres el amo del universo, en vez de ello, utiliza frases como “soy una persona valiosa”, “las personas me estiman” o “me siento cómodo y relajado”.

La preparación necesaria para que todo marche bien

 
Obviamente, antes de realizar la técnica de detención del pensamiento tendrás que preparar un poco el terreno. Eso significa que tendrás que analizar cuáles son los pensamientos que quieres eliminar y seleccionar las ideas positivas que los sustituirán. A su vez, es importante que elijas un buen estimulo de detención, un estímulo que puedas utilizar incluso cuando estás rodeado de gente y sin que estas se den cuenta.
Como colofón, vale aclarar que aprender a detener los pensamientos es algo que lleva tiempo, no es una técnica que se domina de la noche a la mañana pero en la medida en que practiques lograrás un mayor control sobre tu mente y eso repercutirá favorablemente en todas las esferas de tu vida.
Escrito por Jennifer Temática:  
Para combatir los pensamientos rumiativos o indeseados existe la “Técnica de detención del pensamiento”, que fue inventada en el lejano 1920 pero que continúa siendo muy útil. Como su nombre lo indica, su finalidad es interrumpir esas ideas que nos molestan, esos pensamientos que son del todo improductivos ya que no sirven para solucionar un problema y no se adaptan a la realidad que nos rodea.
Este tipo de pensamientos es muy común en las personas que padecen de fobias, obsesiones o miedos irracionales pero también aparecen bajo situaciones de estrés o cuando debemos enfrentar un problema que nos resulta significativo.
También hay pensamientos limitantes, como por ejemplo: “no soy bueno” o “nadie me quiere” que sería mejor eliminar. De esta forma no solo te sentirás más libre sino que emprenderás proyectos más ambiciosos y mejorarás mucho en tu vida, tanto profesional como personal.

 

Autoestima: ¿No nos queremos? O ¿No nos conocemos? (artículo web)

  • Marta: José,  ¿Me quieres?
  • José: Llevamos   apenas unos días viéndonos Marta, aún es demasiado pronto para decirte nada.   Te tengo que conocer más para poder quererte.
  • Marta,   decepcionada por no haber obtenido un sí por respuesta, baja la mirada y con   el ceño fruncido piensa… ¿Es necesario conocer para querer?

amorpropioEfectivamente, este planteamiento es el que nos tenemos que hacer a nosotros mismos cuando pensamos en nuestra autoestima, ¿realmente nos conocemos bien?, ¿O hemos pasado tanto tiempo de nuestras vidas viendo lo que nos gusta de otros, que no hemos sido capaces de pensar que es en nosotros dónde está la clave?, ¿acaso nos hemos planteado alguna vez que quizá nuestra autoestima se vea comprometida en determinadas situaciones porque no nos aceptamos? Nos debemos preguntar: ¿no nos queremos? ¿no nos conocemos?

AUTOESTIMA, ¿DE QUÉ DEPENDE?

La autoestima depende de en qué medida nos sentimos valorados, queridos y aceptados por otros y en qué medida nos valoramos, queremos y aceptamos a nosotros mismos. Todos tenemos una voz interior que valora, piensa y crítica nuestras ideas, opiniones, emociones, nuestro aspecto físico  y nuestras cualidades como ser humano. Una voz que nos indica que hay cosas que estamos haciendo mal, y que nos hace sentirnos orgullosos cuando hacemos las cosas bien.

Esa voz interna es la llave hacia una autoestima sana, la manera en la que nos hablamos y tratamos a nosotros mismos así como la actitud que asumamos ante la vida, nos beneficiará o perjudicará en esta tarea.

Una crítica externa negativa de alguien que nos importa puede mermar nuestra autoestima considerablemente, pero con el tiempo, escuchar una voz interna negativa puede dañarla incluso más que si viniese de afuera.

¿QUÉ PODEMOS HACER PARA MEJORAR NUESTRA AUTOESTIMA?

Igual que José no puede querer a Marta sin conocerla, nosotros tampoco. Por lo tanto,  el primer paso para mejorar nuestra autopercepción es  trabajar con el autoconocimiento. Éste se da través de lo que los psicólogos llamamos el “yo integral”, que está formado por tres dimensiones.

Dimensión biológica: Se trata de tu cuerpo, de tu esencia física. Las preguntas que nos podemos hacer son: ¿Qué me gusta comer?, ¿Cómo me gusta vestir?, ¿Qué actividad física hago para sentirme mejor y para fortalecer mi cuerpo?, ¿Qué tan atractiva/o me siento?

Dimensión psicológica: Abarca todo lo que piensas, sientes, racionalizas y fantaseas. Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que nosotros NO somos nuestros pensamientos. Estos pueden definir nuestra realidad, sin embargo, podemos elegirlos, porque somos mucho más que ellos. La tarea de todo ser humano es analizar, evaluar y filtrar información con la que queremos vivir. Podemos elegir qué pensamientos están en nuestra mente.

Dimensión social: Se expresa a través de los roles con los que vivimos; Amigo/a, hijo/a, Padre, compañero/a… Aquí la tarea es que seamos lo más auténticos posible mostrándonos realmente como somos, y preguntándonos que necesitamos. No podemos conocernos a nosotros mismos si no  sabemos lo que nos gusta,  pero sobre todo, qué necesitamos.

Una vez trabajadas esas dimensiones, tendremos mayor autoconocimiento acerca de nosotros mismos, y ya estaremos preparados para modificar nuestros pensamientos, que son los que nos impiden avanzar.

1. Convierte lo negativo en positivo: Debemos acostumbrarnos a observar las características buenas que tenemos. Si estás acostumbrado a centrar la atención en tus defectos, empieza a pensar en aspectos positivos que los contrarrestan.

2. No generalices.  En ocasiones, y a partir de las experiencias negativas que tenemos en ciertos ámbitos, tendemos a generalizar a todos los aspectos de nuestra vida. ¡Ese chico/a ha pasado de mí! , ¿Qué he hecho mal?, Nunca conseguiré a nadie, si es que no valgo para nada… Debemos aceptar que podemos haber tenido fallos; pero esto no quiere decir que todos los                              aspectos de nuestra vida seamos “desastrosos”. Identifica en qué aspectos generalizas y ¡frénalos!

3. No te compares: Todas las personas somos diferentes; todos tenemos cualidades positivas y negativas. Aunque nos veamos “peores” que otros en algunas cuestiones, seguramente seremos “mejores” en otras; por tanto, no tiene sentido que nos comparemos con los demás y que nos califiquemos de un modo u otro cuando son tantas las facetas que forman parte del ser humano. Recuerda que las aptitudes de una persona están en constante desarrollo, y que cada uno sobresale en cosas diferentes.

4Esfuérzate por mejorar. Una buena forma de mejorar la autoestima es tratar de superarnos en aquellos aspectos de nosotros mismos con los que no estemos satisfechos. Para ello es útil que identifiquemos qué es lo que nos gustaría cambiar de nosotros mismos o qué nos gustaría lograr, luego debemos establecer metas a conseguir y esforzarnos por llevar a cabo esos cambios. ¡Fíjate metas realistas! Piensa en qué te gustaría conseguir,  diseña un plan para hacerlo y ve anotando tus progresos.

5. Prueba cosas nuevas. Experimenta con diferentes actividades que te pongan en contacto con tus aptitudes. Vivimos nuestras vidas “posponiendo”, dejando para mañana los sueños y para hoy las preocupaciones, sin embargo no necesitamos mucho esfuerzo para hacer pequeñas cosas  que nos conducen al cambio, todo depende de ti. ¡Empieza hoy!

Sara Beneyto Pérez

Psicóloga clínica e Hipnoterapeuta.

Correo: sbeneytoperez@gmail.com

http://www.psicoactiva.com/blog/autoestima-no-nos-queremos-o-no-nos-conocemos/

La/El profe me tiene manía: “el efecto Pigmalión” en el aula. (artículo web)

Efecto Pigmalión  300x220 La profe me tiene manía: el efecto Pigmalión

-Mamá, he vuelto a suspender. Pero es que la profe me tiene manía. Aunque haga los deberes o me esfuerce mucho siempre me dice que no lo hago bien.

¿Os suena? Quizás hayáis vivido una situación similar en vuestra propia piel. Quizás la estén viviendo vuestros hijos. El caso es que el discurso de “la profe me tiene manía” se ha escuchado en la mayoría de casas donde hay niños en algún momento.

Bien, no es que los profesores sean malas personas y quieran suspender a sus alumnos, ni que los niños pongan eso como excusa para justificar el no haberse esforzado. Puede ser que, los pequeños, tengan razón en parte.

Un ejemplo del efecto pigmalión

No es inusual que en un mismo centro escolar, al inicio del curso, los profesores se interesen por saber quienes van a ser sus nuevos alumnos. Lo más fácil, en este caso, es preguntarle a los profesores que tenían a esos chicos y chicas durante el año anterior.

-Alex es encantador. Un niño que se esfuerza mucho, aunque le gusta ser el centro de atención y hacer payasadas. Pero tiene facilidad para aprender y es un hacha con los números. Sonia, en cambio, es un desastre. No hay manera de que entienda cómo tiene que resolver los problemas de matemáticas, no es capaz de concentrarse y, de hecho, no se esfuerza ni por traer los deberes bien hechos.

Cuando la nueva profesora de Alex y Sonia los ve por primera vez en clase, inicia su interacción con ellos desde el conocimiento que le ha transmitido su antigua profesora. Es decir, lo que le han explicado sobre ellos y que ella no ha comprobado todavía, se convierte en un prejuicio que se sumará a sus propias impresiones iniciales para formarse una primera impresión bastante estable de los dos alumnos.

Así, cuando Alex interrumpa en clase, la profesora, inconscientemente, recordará lo que se le comentó sobre él, y sonreirá ante su payasada, puesto que “se esfuerza mucho” y, por lo tanto, le atenderá.

En cambio, cuando sea Sonia la que interrumpa en clase, la profesora, también de manera inconsciente, dará por hecho de que lo hace porque es “incapaz de concentrarse” y, por lo tanto, hay que eliminar ese comportamiento yregañarla para que no se vuelva a repetir.

Así tenemos a un Alex que cada vez interviene más en clase, puesto que se le anima a hacerlo, y a una Sonia que cada vez intervendrá menos.

De esta manera, Alex cada vez tendrá más facilidad con los números, puesto que se le resolverán las dudas que tenga y no temerá preguntarlas en clase, y Sonia cada vez lo tendrá más complicado, puesto que no se verá capaz de intervenir en clase y finalmente desistirá. Este es el efecto Pigmalión.

Por supuesto, Alex y Sonia son niños de ficción. Pero no es extraño que estas situaciones, quizás no de una forma tan extrema, se den constantemente en el aula.

¿Por qué se produce el efecto Pigmalión?

Cuando esperamos que una persona se comporte de determinada manera, porque “sabemos que es así”, es fácil que nuestra atención se dirija únicamente a las conductas de ésta que apoyan nuestra creencia. Y esto sucedetanto en positivo como en negativo.

Pongamos un ejemplo fuera del aula. La madre sobreprotectora que lleva al niño a jugar al parque y continuamente está avisando: “vigila, que te caes”, “te vas a caer”, “te vas a hacer daño”, “vigila que acabarás llorando”…

¿Que sucede, al final? Efectivamente, el niño cumple con la profecía y acaba llorando en brazos de su madre, que suspirará y exhalará un “ya lo sabía yo”.

Tanto en el caso de Sonia y Alex, como en el de la madre sobreprotectora, lo que ha pasado es que de una forma directa (“te vas a caer”) o indirecta (no respondiendo a las preguntas de Sonia) se ha convencido a los niños de que eran capaces o no de hacer una determinada tarea.

Pero esto no sólo pasa en los niños, en los adultos también se produce este efecto. Podríamos poner muchos ejemplos: “déjame que friegue los platos yo, que tu seguro que rompes alguno”, “no hace falta que lo escribas tú que luego hay que pasarle el corrector”…

Cuando creemos que alguien no va a ser capaz de llevar a cabo una tarea, lo que hacemos es transmitirle nuestra desconfianza. Esto hará que la persona se perciba a sí misma menos capaz de realizar la tarea, por lo que con más probabilidad, finalmente no será capaz de llevarla a cabo y se confirmará nuestra desconfianza.

De forma opuesta, cuando creemos que la persona va a ser capaz de llevar a cabo una tarea, lo que estamos haciendo es aumentar su propia autopercepción haciendo que sea más probable que logre conseguir su objetivo.

¿Se puede controlar el efecto Pigmalión?

Aunque es difícil, porque en gran parte es un proceso inconsciente, tanto para el que emite el juicio como para el que lo recibe, sí se puede controlar o moderar teniendo siempre clara estas premisas:

  • Confía en el otro. Déjalo que experimente, que se equivoque.
  • Anímalo a correr riesgos (sin poner en peligro su vida)
  • Demuéstrale tu apoyo.
  • No te bases en tus prejuicios para determinar qué puede y qué no puede hacer alguien.

fuente:

http://www.siquia.com/2013/09/efecto-pigmalion/

ENFADO PATOLÓGICO (artículo web)

Cada vez es más habitual que lleguen casos a consulta de lo que se conoce como “enfado patológico”.

¿QUÉ ES EL ENFADO?

El enfado es una emoción, y, como hemos comentado en muchas ocasiones, las emociones son adaptativas, están ahí para ayudarnos. En este caso, un enfado me sirve para defender lo que es mio, insistir en una opinión o definir mis límites ante los demás.

Este mecanismo nos sirvió en el pasado para defendernos de una agresión y gracias a él estamos vivos.enfado

¿CUÁNDO SE CONVIERTE EN PROBLEMÁTICO?

Pero entonces, ¿cuándo decímos que el enfado empieza a ser perjudicial?. Sabemos que las emociones vienen precedidas de pensamientos, es decir, dependiendo de como interprete una situación tendré una emoción u otra.

Por ejemplo, María ha quedado con una amiga para tomar algo, pero ésta cambia de planes y decide ir a la playa. Si María piensa “siempre está igual”, “hacemos lo que ella quiere”, “no respeta mis opiniones”, la emoción será de enfado. Si piensa “no pasa nada”, “tomamos algo después”, “otro día elijo yo el plan”, en este caso, la emoción será menos intensa.

Por tanto, si los pensamientos son muy intensos, la emoción también lo será, dificultando su expresión y control.

De este modo, es fácil que en el primer caso del ejemplo anterior, María sienta taquicardia y sudores y su conducta sea enfadarse, hablarle mal a su amiga, reprocharle cosas del pasado, etc.

Los pensamientos de María son tan fuertes que llega un momento en el que el enfado se apodera de ella y no puede ejercer control. Además, cuándo logre ver las cosas con más calma, vendrá la culpa y el arrepentimiento.

En resumen, el enfado deja de ser adaptativo cuándo se presenta en situaciones en las que no es necesario, ya que no existe un peligro del cual defenderme.

¿CÓMO PUEDO SABER SI MI ENFADO ES PATOLÓGICO?

Como hemos comentado, un enfado deja de beneficiarnos cuándo es demasiado intenso, frecuente o duradero. Siempre hablaremos de estos tres términos, es decir, si yo me enfado muchas veces, si cuando me enfado lo hago durante días, o si mis enfados son tan intensos que en ocasiones no los puedo controlar.

Además de estos indicadores, el más importante es que a ti te haga daño, no te gusten sus consecuencias o afecten demasiado a tu relación con los demás.

¿CÓMO PUEDO CONTROLAR UN ENFADO?

Durante las sesiones de terapia aprenderás a identificar las situaciones de enfado y ver que, efectivamente, los pensamientos juegan un gran papel y modulan tu emoción y conducta. Una vez identificados estos pensamientos, los trabajaremos de forma sistemática mediante la terapia cognitiva.reconciliacion

Gracias a ella, bajaremos la intensidad y frecuencia de los pensamientos y, así, ejerceremos mucho más control sobre la manera que reaccionamos ante ciertas situaciones.

Espero haberte ayudado a identificar este problema y, de ese modo, poder ponerle remedio.

http://laurafuster.psicologaenvalencia.es/enfado/109/enfado-patologico/

Psicologia Prenatal (artículo web)

Los nueve meses de gestación constituyen una etapa crucial en la vida de cada ser humano. El tipo de relación con la madre y con el exterior determinarán las actitudes que nos acompañan toda la vida. La bella tarea de ser padres comienza con la concepción.
Hasta hace poco, los científicos suponían que la conciencia e inteligencia de los bebés eran muy limitadas. Los sistemas nerviosos del feto y del bebé parecían incompletos. Los sistemas neuronales no están desarrollados. La envoltura de mielina de las células nerviosas sólo está parcialmente formada. Los neurólogos dedujeron que el feto no era capaz de sufrir, experimentar placer, aprender, recordar o pensar. Los movimientos y expresiones del feto y del bebé eran considerados reflejos.
Pero los avances realizados a lo largo de las dos últimas décadas a través de los estudios embriológicos y fetales –utilizando la fotografía intrauterina, las imágenes ultrasónicas, el escáner con microscopio electrónico y otras tecnologías– ofrecen una nueva comprensión del mundo del ser humano aún por nacer.Decenas de experimentos demuestran que a las pocas semanas de la concepción ya posee los sentidos del oído, el tacto y el gusto bien desarrollados. Le afectan los estímulos que llegan desde el interior del cuerpo de la madre y desde el exterior. Y aun más, responde a las emociones y las expresa. Es decir, el ser humano no nacido posee vida emocinal y se comunica con la madre y con el exterior. Dentro del mundo uterino ya reímos, lloramos y se forma nuestra personalidad.
UN ENTORNO ACOGEDOR
El obstetra Rene Van de Carr señala que el desarrollo de las vías neuronales relacionadas con las habilidades intelectuales y motoras depende de las informaciones obtenidas a través de los sentidos. Por tanto, los padres tienen la posibilidad de crear, ya incluso durante el embarazo, un entorno físico y emocional que promueva la salud y el bienestar de sus hijos.
La calidad de la atmósfera psíquica y emocional que acoge al niño es decisiva. Según un estudio dirigido por la doctora Bea Bergh, el nivel de estrés de las madres durante el embarazo puede producir un impacto significativo en sus hijos: las que sufren ansiedad prolongada entre las semanas 12 y 22 de gestación tienen más probabilidades de tener hijos nerviosos o con déficit de atención. La sociedad moderna apenas muestra preocupación por esta realidad. Las madres trabajan hasta el último momento y muy pocas saben que su estado mental y anímico puede tener una influencia decisiva sobre el bienestar futuro de sus hijos.
OTRAS CULTURAS
Sin embargo, muchas culturas antiguas parecen haberlo sabido. De hecho, poseen costumbres en torno al momento del nacimiento y el cuidado del embarazo que son totalmente coherentes con los descubrimientos que está realizando la ciencia contemporánea y que se hallan a años luz de las erróneas prácticas seguidas en los hospitales modernos.
La psicóloga Ann Maiden ha estudiado cómo se prepara el recibimiento del niño en 80 culturas tradicionales. Por ejemplo, en un libro de medicina tibetana del siglo XVIII ha podido ver cómo se describen detalles de la evolución del feto a lo largo de cada semana del embarazo. En concreto, en la semana 26, el texto tibetano afirma que la conciencia del niño ya es muy clara y puede ver sus vidas pasadas, puede reconocer si fue un ser puro u ordinario y saber cómo fue su nacimiento anterior. En Bali, lo primero que hacen las mujeres al saber que están embarazadas es hablar con el dukun, el sanador del pueblo, que les ayuda a iniciar el diálogo con el niño, a fin de descubrir su identidad y su propósito en la vida. Estos dos asuntos –la identidad y el propósito– se mantienen como temas importantes a lo largo de la educación y la formación espiritual balinesas. Las mujeres aborígenes australianas consideran que su papel en el nacimiento es proporcionar un refugio temporal para un ser con su propia identidad espiritual preexistente. Por cierto, creen que el espíritu entra completamente en el feto cuando ha alcanzado una determinada etapa de desarrollo que se sitúa en torno a la décima semana de la gestación.
La psicóloga Jean Liedloff, autora de El concepto del continuum, observó que los yequana de la jungla de Venezuela hacían que los niños se sintiesen una parte valiosa de su entorno natural y social desde el mismo momento de la concepción, y que esta atención era la principal responsable de la impresionante salud psicológica, la ecuanimidad y el buen humor característicos de los nativos. Actitudes similares en torno al nacimiento se dan entre las naciones indígenas norteamericanas. El cheroki Dhyani Ywahoo afirma, en su libro Voces de nuestros ancestros: enseñanzas cherokis de la Sabiduría del Fuego, que “elegimos una familia donde nuestros talentos puedan desarrollarse para completar un ciclo de aprendizaje. Incluso cuando nos encontramos dentro de nuestras madres escuchamos y sentimos la familia que nos rodea. Dentro del útero, el niño está percibiendo las cualidades de las mentes de sus padres y responde a los pensamientos que otras personas dirigen a la madre. Por esta razón, es muy importante que las mujeres embarazadas cuenten con una red de personas que las apoyen amorosamente y que su entorno esté libre de ira en la medida de lo posible”.
NACE LA PSICOLOGÍA PRENATAL
La sociedad moderna occidental ha olvidado o se ha mantenido ajena a toda esta sabiduría. Pero una nueva disciplina, la psicología prenatal y perinatal, está llamando la atención sobre las dimensiones emocionales y mentales del ser humano durante su propia gestación y nacimiento.
A lo largo de los últimos 30 años, los psicólogos han comprobado que sus pacientes remontan los orígenes de sus actitudes vitales disfuncionales a sus experiencias negativas durante la etapa fetal o el nacimiento. En la literatura psicológica clásica se encontraban muy pocas referencias al tema, por lo que los psicólogos han debido compartir sus hallazgos sobre las experiencias psíquicas más tempranas.
A partir de Sigmund Freud, se comenzó a tomar conciencia de que las experiencias infantiles condicionaban la personalidad adulta. Este reconocimiento implicó cambios culturales revolucionarios. Los niños adquirieron el derecho a no ser traumatizados, y en vez de integrarnos ciegamente en un orden religioso o social determinado, intentamos descubrir quiénes somos y satisfacer nuestras necesidades personales.
Ahora nos encontramos ante el reto de remontar nuestra historia vital hasta el mismo momento de la concepción. El descubrimiento del mundo interior uterino profundiza la revolución del psicoanálisis y cambia la manera en que nos vemos a nosotros mismos como individuos, así como la forma en que nos relacionamos con las personas que nos rodean. La sociedad entera está concernida sobre la consideración y el trato que recibe cada ser humano desde su concepción. De hecho, estamos hablando sobre una nueva definición de la condición humana.
El desafío es descubrir las auténticas necesidades del ser humano desde el primer segundo de su verdadera existencia. Distintos autores aseguran que las necesidades fetales continúan, transformadas, durante la vida adulta, y todo lo que el ser humano construye va a encaminado a sustituirlas o compensarlas, con más o menos éxito.
De alguna manera, las emociones prenatales dominan la organización social, la vida cotidiana, los deseos y las frustraciones, la política internacional, la guerra y la paz. Cada cultura sobre la Tierra es un intento de la especie humana de recrear en el exterior el mundo uterino. El ser humano construye entornos donde le resulte posible sobrevivir. No le importa si hace calor o frío, puede vivir en el trópico o en los polos, o desplazándose de un lugar a otro, pero necesita reencontrarse con la situación uterina original. Es la causa de la creatividad humana, explica Ludwig Janus, autor de El nacimiento del alma.
El origen de la creatividad La paternidad prenatal El programa de Morimoto
Para el ser humano, un árbol no es sólo un árbol, sino un objeto que hace las veces de placenta, es decir, de fuente de alimentación segura. El árbol se convierte en símbolo y objeto sagrado. Todas las culturas humanas colocan en su centro un árbol, un manantial o cualquier otra cosa que pueda remitirle simbólicamente a la placenta. El latido del corazón de la madre y los sonidos que percibe el feto se transforman en música y lenguaje. La pared del útero, en la pared de la casa, la muralla de la ciudad y la frontera internacional. El cariño de la madre, en solidaridad social.
Así podríamos seguir asociando cada una de las experiencias del feto, incluidas las negativas, con comportamientos sociales: la indiferencia de los padres puede transformarse en egoísmo, y el miedo, en armas y guerras.
De los hallazgos de la psicología prenatal se deduce que los padres no sólo pueden influir de manera decisiva en el bienestar futuro de sus hijos, sino en el espíritu de la cultura, los valores y las relaciones sociales. Y pueden hacerlo a través de los actos cotidianos.
El doctor Thomas Verny, autor de La vida secreta del niño antes de nacer y de El vínculo afecto con el niño que va a nacer, fue el primero en hablar, ya en la década de 1970, de la “educación prenatal” a través de la comunicación física, emocional y mental entre la madre y el feto. Esta educación consistía en ejercicios y prácticas de relajación, armonización, visualización y comunicación pensados para cada semana del embarazo.
Muchos otros investigadores continuaron los trabajos de Verny. David Chamberlain, Rene Van de Carr, Gabriella Ferrari o Gino Soldera desarrollaron metodologías que incorporaban los nuevos descubrimientos científicos (se ha ido comprobando que los sentidos del feto funcionan como mucha agudeza y desde muy pronto). Chamberlain enumera los tres aspectos esenciales de la paternidad prenatal:
• Alimentar un cuerpo físico sano. Los padres que esperan al nacimiento para cuidar la salud física de su hijo pueden llegar tarde. Los cimientos fisiológicos ya están construidos. La calidad de la alimentación de la madre o la presencia de sustancias tóxicas y contaminantes en el útero –desde medicamentos a drogas pasando por plaguicidas y moléculas artificiales– pueden ser decisivas para la salud física y mental del niño. Una dieta nutritiva y un estilo natural de vida garantizan que el niño no se verá expuesto a agentes peligrosos. Las dietas hipocalóricas, ya sea por razones puramente estéticas o por consejo médico, son en muchos casos una amenaza para los niños.
• Crear cimientos emocionales. Una de las grandes sorpresas sobre la vida en el útero es que el feto siente emociones y las expresa. A las diez semanas de embarazo se pueden observar gestos que revelan autocontrol, intereses y necesidades. Entre la 13 y 16 la semanas es capaz de oír las voces de los padres. A las 15 semanas reacciona a la risa de la madre. La vida uterina no tiene nada que ver con la paz oceánica que los autores clásicos imaginaban. Es un mundo en comunicación intensa con la madre y el exterior. El sistema emocional del niño se va organizando en función de estas experiencias tempranas. Si se siente rodeado de ira y miedo, se prepara para un mundo exterior dominado por esas emociones. En cambio, la creación de un vínculo afectivo positivo con la madre es una condición para que el hijo llegue a establecerlo con las demás personas, con la sociedad y con la naturaleza. El obstetra Michel Odent ha escrito sobre la conveniencia de que el hogar del futuro niño esté embargado de alegría y emociones positivas.
• Establecer una conexión rica con el niño. Antes de nacer ya puede escuchar conversaciones –cuyo tono emocional capta– y músicas que luego recuerda. Reconoce con agrado las voces de los padres y los ritmos musicales familiares, lo que le sirve para establecer los primeros vínculos emocionales con otras personas. También adquiere las bases de la lengua hablada en su idioma materno.
El doctor Yoshiharu Morimoto ha creado un programa de cuidado prenatal que ya ha demostrado su éxito con más 7.000 niños en Osaka (Japón). El objetivo principal es favorecer la creación de un vínculo con el feto que le conectará de una manera positiva con su familia y con el mundo exterior. Las madres que lo han realizado aseguran que los niños son independientes, seguros de sí mismos y equilibrados anímicamente.
• Entrenamiento autógeno. Morimoto enseña la técnica creada por Johannes Schultz. Una vez aprendida, la madre puede alcanzar un estado de relajación profunda, física y mental, muy rápidamente y siempre que lo desee. En este estado de conciencia pueden hablar con sus hijos en el útero. Luego, durante el parto, pueden utilizarla para facilitar el paso por el canal vaginal.
• Trabajo con imágenes. A través del juego con arena –o sandplay, terapia para acceder al inconsciente a través del modelado de figuras, que se utiliza especialmente con niños–, la madre crea una casa para el bebé. El ejercicio hace que la madre reviva sentimientos infantiles y provoca una empatía natural con el hijo. De manera similar, las madres pueden modelar en papel maché la cara del hijo que esperan. En muchos casos, la máscara presenta un parecido increíble con la carita que tendrá el futuro recién nacido.
• El juego de la patada. Es fascinante, sencillo y simpático. Cuando el niño da una patada espontánea, la madre palmea en el lugar donde la ha sentido, al tiempo que dice “¡dame otra patadita, cariño!”. Es un juego que divierte al niño y le vincula a la madre y al padre, que también puede participar.
• Charla con el niño. Puede realizarse en cualquier momento y lugar, siempre que haya silencio y el niño dé muestras de estar despierto. Antes de comenzar a hablar, la madre tiene que relajarse y concentrarse en el amor que siente hacia su hijo. Desde esa emoción, le habla con voz alta y clara. Por otra parte, en todos los momentos del día, las madres pueden poner especial atención en las impresiones que reciben a través de sus sentidos: lo que huelen, lo que ven, lo que tocan y lo que escuchan. Su hijo disfruta de todo ello de alguna manera.
 
• Escuchar música. El objetivo no debe ser sólo cultivar su inteligencia y creatividad, sino ofrecerle un mensaje de bienestar y acogimiento. Una buena idea es cantarle una canción, si es posible, creada por la madre para su niño.
Más allá de todos los ejercicios que proponen los expertos, las madres tienen un instinto para dar la bienvenida al mundo a sus hijos. Sólo deben dejar que salga a la luz. El resultado serán generaciones de seres humanos mejor preparados para una vida plena.

Para comprender la adolescencia problemática (artículo web / pdf)

adolescente

No hay adolescentes problemáticos, sino niños sufrientes que crecieron. Esta frase podría ser un gran resumen de lo queCarlos Lamas, terapeuta en el Centro de Terapia Relacional-Familiar de Tarragona, presenta en su artículo Para comprender la adolescencia problemática.

Los que tenemos alguna noción sobre lasterapias familiares o sistémicas sabemos que la particularidad de esta corriente es la premisa de que la enfermedad de un sujeto debe ser analizada en su contexto familiar y/o social para poder llegar a entenderla y curarla. Es decir, la enfermedad de una persona que está enmarcada en un sistema de relaciones familiar es sólo el síntoma de la enfermedad de dicho sistema. Así pues, lasentrevistas grupales y las conversaciones con todos los elementos que intervienen directa o indirectamente con el paciente son comunes en este tipo de terapia.

Partiendo de esta premisa Carlos Lamas desarrolla su artículo partiendo de una idea: un caso clínico, al igual que una mesa, se compone de muchas piezas; todas ellas tienen una función y todas ellas son responsables de que la mesa (en este caso, nuestro adolescente) tenga el aspecto que tiene. Es por ello que, durante 23 páginas, el autor desarrolla los 6 elementos que intervienen en la génesis del problema del menor:

  1. La historia: Es aquello que contextualiza lo que le pasa al adolescente, un mapa que nos permite saber por dónde ha pasado antes de llegar donde está ahora.
  2. La estructura familiar: En qué tipo de familia ha ido a caer el adolescente. ¿Se pueden comunicar las cosas? ¿Tiene cabida el amor?
  3. Conyugalidad y parentalidad: Cómo se llevaban papá y mamá cuando nuestro adolescente era un niño, y cómo se le quiso durante ese tiempo.
  4. El individuo: Cómo era el niño, y qué estrategias aprendió para acabar siendo tal y como es ahora.
  5. Entorno sociocultural: ¿Creció nuestro adolescente en una casa de 200 metros cuadrados o sólo de 30? ¿Tenían en casa para comer cada día?
  6. La biología: Los trastornos biológicos también marcan la relación padres-niño: inseguridades, miedos, …

Este artículo puede servirnos como toque de atención a las personas que trabajamos conadolescentes, obsesionadas en muchas ocasiones en el problema y no tanto en la persona. Sigamos la corriente relacional-familiar o no, el hecho es que muchos factores están influyendo en que la persona que tenemos sentada delante sea como es ahora. Además, como recoge el autor, cada terapeuta verá la realidad desde una perspectiva muy particular, por lo que hará hincapié en algunos elementos y obviará otros en base a su experiencia.

En definitiva, Carlos Lamas desarrolla su idea de cómo entender al adolescente en consulta, y sobre todo cómo interpretar lo que le pasa. Además, recoge multitud deejemplos prácticos que ilustran perfectamente cada elemento descrito anteriormente, además de usar un lenguaje muy pedagógico y fácil de seguir.

Ahora puedes descargar este interesante documento teórico-práctico en formato PDF:

http://www.revistaredes.es/imagenes/pdf/Para%20comprender%20la%20adolescencia%20problem%C3%A1tica.%20C.%20Lamas.pdf

 

Prejuicio (entrevista a Susan Fiske) (artículo web)

Escribe:  |  Actualidad en PortadaCiencia |  08 junio 2009

Prejuzgamos con pasmosa naturalidad, las más de las veces de forma inconsciente. Nuestras capacidades de raciocinio y comprensión, asociadas al lenguaje y a la consciencia, son un producto reciente de la evolución biológica. En general los seres vivos animados pasan su existencia muy atentos al peligro y a las oportunidades que se dan en un medio complejo, respondiendo deprisa a indicios conspicuos. Para ello el juicio instantáneo, que toma de toda la información entrante solamente unos pocos elementos característicos, es útil, pues puede ser la diferencia entre la vida y la muerte. Ante una figura oscura que se mueve entre el follaje conviene reaccionar deprisa. Del mismo modo no podemos demorarnos en tomar un fruto colorido y carnoso de la rama.

El medio humano es tanto natural como social. En este contexto en el que hay, además de las fuerzas de la naturaleza y otros agentes y pacientes biológicamente distintos, seres conscientes y autoconscientes de nuestra especie, que o bien colaboran o bien compiten con nosotros en el enmarañado juego social que hemos creado (según la circunstancia y los intereses respectivos “en juego”), el prejuicio sigue siendo una poderosa herramienta para juzgar rápidamente e impedir que se concreten peligros y se pierdan oportunidades. Pero no es un mecanismo perfecto, ni mucho menos. Como las ilusiones visuales, los prejuicios pueden ofrecer una imagen poco fiel de la realidad observada.

La realidad que más nos interesa es por lo general la que constituyen los organismos hechos “a nuestra imagen y semejanza”, siendo por tanto a la que más atención prestamos. Vivimos en un mundo de seres humanos, y aplicamos a ellos el mecanismo de juicio sumario: a partir de una serie de rasgos, gestos, sonidos, indumentaria, frases y otros detalles corporales, físicos, psicológicos y culturales elaboramos un bosquejo de la mente, circunstancia y valía de las demás personas en nuestros primeros encuentros, que en muchos casos, en esta sociedad multitudinaria, son los últimos. Prejuzgamos sobre los otros, y en ocasiones menospreciamos o sobrevaloramos a alguien por ser bajito o alto, oscuro o claro de piel, ir vestido elegantemente o con ropa informal o mono de trabajo, mirar tímida o desafiantemente o de forma neutral o con amable seguridad, decir una frase vulgar o ingeniosa…etc etc.

Al prejuzgar podemos dejar pasar oportunidades y correr peligros, de hecho. Pero aunque de manera bastante tosca, nuestros prejuicios se acoplan a la realidad y hacen que los aciertos sean en general mayores que los errores, o al menos la proporción de aciertos haya sido mayor en las cuestiones más relevantes y menor en otras de menor importancia. De otra forma el prejuicio habría sido progresivamente eliminado en la evolución de nuestro cerebro social, por supervivencia diferencial de los menos prejuzgadores.

Susan Fiske, Profesora de Psicología de la Universidad de Princeton, ha centrado su investigación en los prejuicios, los estereotipos, la discriminación y también en cómo competimos, colaboramos y buscamos el poder en nuestras sociedades. No sólo ha observado el comportamiento de las personas, sino también su cerebro. Gracias a las técnicas de neuroimagen ha podido observar qué zonas del cerebro se activan cuando alguien prejuzga a otro. Y con ello ha podido demostrar algo que en psicología ya se suponía desde hace tiempo: que consideramos y tratamos a ciertas personas, bajo determinadas circunstancias, como animales o como objetos. Quien sea el paria dependerá en parte de la cultura, pero cómo lo percibimos, lo juzgamos implícitamente y como nos relacionamos con él lo hará en gran parte nuestra naturaleza prejuzgadora, esa que nos ayudó a sobrevivir durante cientos de miles de años en un entorno de seres humanos potencialmente amigables u hostiles.

La Profesora Fiske, en medio de un viaje y un frenético trabajo ha sacado unos momentos para respondernos unas preguntas, lo cual le agradecemos. Agradezco también a Marzo, mi ángel de la guarda en estas entrevistas que aquí les presentamos, su esmerada traducción.

En ingles:

1.-What do you think is the evolutionary reason for prejudices and stereotypes? What role do you think they play?

People have always had to make rapid judgments of other people as individuals and as group members. The two critical decisions are (a) warmth: whether the other intends help or harm, and (b) competence: the capability to enact those intentions. People judge an individual face on these dimensions in less than half a second. People also judge social groups (e.g., immigrants) on these dimensions, assessing threat.

2.-What neural networks activate when we prejudge?

Amygdala activates to individual face perception, indicating emotional importance, especially negative, and triggering vigilance to untrustworthy faces, for example. In stereotyping social groups, the mPFC activates to the ingroup and to the moderate outgroups (e.g., old people, disabled people, who are warm but not competent; and rich people, professionals, who are not warm but are competent). However, the most extreme outgroups (homeless people, drug addicts), who are neither warm not competent, do not activate mPFC. This matters because mPFC activates when people think about other people’s minds: thoughts and feelings. So in effect the lowest of the low are dehumanized. People report that they cannot imagine the minds of homeless people, would not interact with them, etc. Because people also report disgust to these outcasts, they are viewing them as if they are garbage or rodents.

A different kind of dehumanization may occur for a group that may not be dehumanized as animals but instead as objects. Hostile sexist men (who view the genders as competing) deactivate the mPFC when they see bikini-clad women. These pictures activate tool-use areas of men’s brains as well as thoughts associated with acting on those pictures, rather than those pictured women as themselves initiating action. In other words, they are viewed more like objects than agents.

3.-How do we compete among us? How do males and females compete? Is there any possibility to canalize competition to make it softer?

Some people and social groups share our goals but others compete with us for resources . People compete for tangible resources but also symbolic resources such as social recognition . Men and women can cooperate or compete in three primary areas, each with a subjectively benevolent and hostile type:
· heterosexual intimacy (mutual pleasure vs. men dominating women for their own pleasure, which women might use to exploit men);
· social status (men should take care of women, who are helpless versus men should dominate women, who may challenge men’s status), and
· gender roles (men and women have separate roles, which makes everyone happy, versus women are competing to get into men’s roles).
Changes in these hostile and benevolent relationships happen when societies become more equal, according to cross-cultural comparisons in UN gender development measures (e.g., women’s education, jobs, health).

4.- Is man a political animal who looks for power, as Aristotle suggests?

People seek both liking and respect. Liking relates to social belonging, and respect relates to power and status. People want both social connection (liking) and control over their own outcomes (power).

5.-Are our reason and our morality only a thin shell over our irrational and egoist nature?

If I understand your question, both are important. I do not believe that human nature is fundamentally self-interested. People have evolved to survive as group members . Social isolation risks death. People strive to get along with other people. The simplistic view of evolution that people strive only for narrow self interest does not reflect the importance of people’s social niche.

6.-What are you working on now? What is your highest intellectual challenge? What mystery would you dream to unveil?

We are interested in what divides people from each other, envy toward those of higher status and scorn toward those of lower status. Social class is one example. I would like to learn how to bring people together across different levels of status.


En castellano:

1.-¿Cuál cree que es la razón evolutiva de los prejuicios y los estereotipos? ¿Qué función cree que desempeñan?

Las personas han necesitado siempre formar juicio con rapidez sobre otras personas como individuos y como miembros de un grupo. Las dos decisiones críticas son a) calidez: si el otro tiene intención de ayudar o de perjudicar, y b) competencia: su capacidad para llevar a cabo esas intenciones. Las personas juzgamos un rostro individual en estas dimensiones en menos de medio segundo. También juzgamos en estas dimensiones a grupos sociales (por ejemplo, inmigrantes), evaluando la amenaza.

2.-¿Qué redes neurales se activan cuando prejuzgamos?

La amígdala se activa durante la percepción de rostros individuales, lo que indica importancia emocional, especialmente negativa, y desencadena vigilancia ante rostros poco fiables, por ejemplo. Al estereotipar grupos sociales el córtex prefrontal medial (CPFm) se activa para endogrupos y exogrupos moderados (por ejemplo ancianos o discapacitados, que son cálidos pero no competentes, y personas ricas o profesionales, que no son cálidos pero sí competentes). Sin embargo, los exogrupos más extremos (personas sin hogar, drogadictos), que no son ni cálidos ni competentes, no activan el córtex prefrontal medial. Esto importa porque el CPFm se activa cuando las personas piensan sobre las mentes de otras personas: sus pensamientos y sentimientos. Así que en la práctica los ínfimos de entre los humildes quedan deshumanizados. La gente declara que no puede imaginarse las mentes de personas sin hogar, no trataría con ellos, etcétera. Dado que declara también desagrado ante estos marginados, los están viendo como si fueran basura o roedores.

Puede ocurrir otra clase de deshumanización: que se vea a un grupo no como a animales, sino como a objetos. Los varones sexistas hostiles (que ven a los géneros como mutuos competidores) desactivan el CPFm cuando ven mujeres en bikini. Estas imágenes activan áreas de uso de herramientas en los cerebros de los varones, además de pensamientos asociados con actuar sobre esas imágenes, más bien que con que las mujeres representadas inicien la acción. En otras palabras, se las ve más como objetos que como agentes.

3.-¿Cómo competimos entre nosotros? ¿Cómo compiten varones y mujeres? ¿Existe alguna posibilidad de canalizar la competencia para hacerla más suave?

Algunas personas y grupos sociales comparten nuestros objetivos pero otros compiten por recursos con nosotros. La gente compite por recursos tangibles pero también por recursos simbólicos como el reconocimiento social. Varones y mujeres pueden cooperar o competir en tres áreas principales, cada una con un tipo subjetivamente benevolente y uno hostil:

—intimidad heterosexual (placer recíproco, contra: los varones dominan a las mujeres para su propio placer, que las mujeres podrían usar para explotar a los varones);

—estatus social (los varones deberían proteger a las mujeres, que están indefensas, contra: los varones deberían dominar a las mujeres, que pueden amenazar el estatus de los varones), y

—papeles de género (varones y mujeres tienen papeles distintos, lo que hace felices a todos, contra: las mujeres están compitiendo para asumir los papeles de los varones).

Ocurren cambios en estas relaciones hostiles y benevolentes cuando las sociedades se hacen más igualitarias, según comparaciones interculturales de las medidas de desarrollo de género de la ONU (por ejemplo educación de las mujeres, trabajo, salud)

5.-¿Es el hombre un animal político que busca el poder, tal como sugirió Aristóteles?

Las personas buscan tanto gustar como ser respetadas. El gustar está relacionado con la integración social, y el respeto con el poder y el estatus. Las personas quieren tanto conexión social (gustar) como control sobre el desenlace de sus propias acciones (poder).

6. ¿Son nuestra razón y nuestra moralidad solamente una delgada capa por sobre nuestra irracional y egoísta naturaleza?

Si entiendo su pregunta, ambas son importantes. Yo no creo que la naturaleza humana sea fundamentalmente interesada. Las personas hemos evolucionado para sobrevivir como miembros de grupos. El aislamiento social supone un riesgo mortal. Las personas se esfuerzan en llevarse bien con otras personas. La visión simplista de la evolución de que las personas se esfuerzan sólo en pos de su propio estricto interés no refleja la importancia del nicho social de las personas.

7.-¿En qué esta trabajando ahora? ¿Cuál es su mayor reto intelectual? ¿Cuál el misterio que sueña con desvelar?

Nos interesa lo que separa a las personas entre sí, la envidia hacia los de un estatus más alto y el desdén hacia los de un estatus más bajo. La clase social es un ejemplo. Me gustaría aprender cómo unir a la gente entre diferentes niveles de estatus.

http://www.desdeelexilio.com/2009/06/08/prejuicio-entrevista-a-susan-fiske/

El cannabis se asociaría con la falta de motivación, pero no con la inducción de síntomas psicóticos (artículo web)

Según muestra un estudio con imagenes obtenidas por tomografía computarizada por emisión de positrones (PET), el consumo prolongado de cannabis reduciría el nivel de motivación. La investigación halló niveles de dopamina más bajos en los usuarios crónicos.

Los autores evaluaron la producción de dopamina en el cerebro de 19 consumidores regulares de marihuana y 19 personas que no consumían (grupo control), pareados por sexo y edad. Las imágenes mostraron que los consumidores regulares tendían a producir menos dopamina. Estas personas con los niveles más bajos de dopamina eran las que cumplían los criterios para el diagnóstico de abuso o dependencia de la marihuana. Los usuarios de cannabis cosumieron por primera vez la sustancia entre los 12 y los 18 años, y se apreció que quienes empezaron a consumirla antes, mostraban niveles de dopamina inferiores (r = 0,51; p = 0,027).

Esto sugiere que medir los niveles de dopamina podría ofrecer un marcador del nivel de adicción acannabis. Esta hipótesis concuerda con una investigación previa sobre la adicción, que encontró que las personas que abusan de sustancias (cocaína, anfetamina) tienen alterado el sistema de síntesis de la dopamina. La investigación cuestiona que el consumo de cannabis incremente el riesgo de trastornos psicóticos aunque induzca alteraciones dopaminérgicas similares observadas en la esquizofrenia

[Biol Psychiatry 2013]
Bloomfield MA, Morgan CJ, Egerton A, Kapur S, Curran HV, Howes OD

http://www.neurologia.com/sec/RSS/noticias.php?idNoticia=4211

http://www.biologicalpsychiatryjournal.com/article/S0006-3223(13)00502-7/abstract

1346090773_0

 

El espacio peripersonal que necesita un individuo crece por efecto de la ansiedad (artículo web)

Una investigación ha determinado las barreras físicas que delimitan el espacio peripersonal según el nivel de ansiedad. El espacio peripersonal es la zona que establece el margen de seguridad entre nuestro cuerpo y el resto del mundo. Según los resultados de un reciente experimento, la mayoría de las personas necesitan que se respete un entorno de 20 cm alrededor de su cara, pero quienes sufren síntomas de ansiedad precisarían más distancia.

Los autores experimentaron con un grupo de 15 voluntarios de 20-37 años; los expusieron a ‘amenazas’ a diferentes distancias de la cara y grabaron sus reflejos mediante el parpadeo. Monitorizaron el reflejo de cada voluntario mientras sujetaba su propia mano a 4, 20, 40 y 60 cm del rostro. La magnitud del reflejo sirvió para determinar la sensación de peligro percibida y deducir el tamaño del espacio peripersonal defensivo.

Además, los individuos debían completar un test de autoevaluación para clasificarlos según su nivel de ansiedad. Los resultados de este test se cruzaron con los del experimento. Quienes obtuvieron un nivel alto en el test de ansiedad reaccionaron más intensamente a los estímulos a 20 cm de su cara, y su respuesta se mantenía a distancias más largas que en el caso de los ‘relajados’. Es decir, los ansiosos percibían los estímulos como más peligrosos y su espacio defensivo era mayor.

[J Neurosci 2013]
Sambo CF, Iannetti GD

 

http://www.neurologia.com/sec/RSS/noticias.php?idNoticia=4240

 

“Hombres” (documental/video)

http://www.rtve.es/alacarta/videos/documentos-tv/documentos-tv-hombres/1929808/

aborda la búsqueda de respuestas a la pregunta ¿qué es el hombre? A través de varios testimonios,  el documental emitido en 2006 intenta establecer elementos comunes en cuanto a las características, valores y estilos del hombre en la sociedad

¿Son importantes las caricias? (artículo web)


Las caricias son indispensables para la subsistencia y el bienestar psicológico, son algo así como el alimento que nutre nuestra vida emocional y afectiva.Cuando faltan en grados extremos al comienzo de la vida, aparece un fenómeno fatal denominado marasmo, que lleva a la muerte del sujeto provocada por la carencia afectiva.

La necesidad de reconocimiento persiste durante toda la vida, si bien hay un punto que marca una diferencia fundamental entre niños y adultos. Los niños sólo pueden recibirlo de su medio, en principio el familiar y luego el escolar y el grupo de pares. Los adultos por su parte pueden auto-suministrarse caricias cuando no las obtienen del entorno, pueden -por ejemplo- decirse a sí mismos que son buenas personas. Lo óptimo, más allá de la edad, es poder dar y recibir caricias adecuadas en un intercambio equilibrado con el ambiente.

Hay varios tipos de caricias, que se clasifican según cuatro criterios:

1. Por su influencia en el bienestar: adecuadas o inadecuadas

2. Por la emoción que invitan a sentir: positivas o negativas

3. Por los requerimientos para darlas o recibirlas: condicionales o incondicionales

4. Por el medio de transmisión: físicas, verbales, gestuales o escritas

Estas a su vez pueden combinarse entre sí.

Existen diversos prejuicios negativos en torno a este tema, siendo común encontrar gente que no considera adecuado dar, aceptar y pedir caricias positivas y rechazar las negativas. En realidad estos prejuicios no tienen fundamento que los sustente, siendo lo óptimo para el bienestar psicológico dar, aceptar, pedir y darse caricias positivas y rechazar las negativas.

Las caricias son tan importantes para los seres humanos que cuando no tenemos caricias positivas podemos buscar negativas, ya que esto es preferible a la ausencia de las mismas, lo que sería homologable a la falta de reconocimiento.

Es un ejercicio aconsejable detectar nuestras principales fuentes de caricias. Para esto deberá pensar en las personas más allegadas que suelen suministrarle reconocimiento y afecto.

1. Ubique por orden de importancia a las tres personas que actualmente son su principal fuente de caricias.

2. Piense si la relación es recíproca, es decir, si recibe en una medida similar a la que da

3. Imagine que pierde la primer fuente de caricias (la persona que ocupa el primer lugar en su lista) ¿Cómo la reemplazaría? ¿Y si faltaran también las otras?

Es importante tener varias fuentes de caricias positivas y darlas es el camino más directo y seguro para conseguirlas. Si usted realizó el ejercicio, entonces tiene un motivo para darse una caricia positiva, y felicítese por haber invertido su tiempo en su propio bienestar y crecimiento personal.

http://psicologiayelser.blogspot.com.ar/2012/03/son-importantes-las-caricias.html

¿QUÉ ES UNA REGRESIÓN? (artículo web)

La terapia regresiva ha demostrado ser una herramienta muy rápida y eficaz para cambiar comportamientos o emociones que nos condicionan y no sabemos porque se producen.

regresiones03

Al revivir nuestras memorias inconscientes (sean de la infancia, del estado fetal o de otras existencias) podemos liberarlas, identificando las reacciones corporales, emocionales y desactivando los criterios mentales, creando nuevos enfoques y conductas mas satisfactorias.

El gran potencial de la terapia regresiva reside en la asombrosa rapidez con la que conseguimos conectar con el núcleo principal de la problemática y con estados de conciencia expandida que permiten revisar nuestras experiencias desde la visión del alma. Esto nos permite recuperar la sabiduría interna propia del ser, que nos ayuda a sentir la vida desde una perspectiva más profunda y verdadera.

Está indicada en todas aquellas problemáticas que requieran atención psicoterapéutica, tales como: fobias, depresiones, angustia, rabia, tristeza en tiempos aparentemente felices, sentimientos de culpa, dolores sin causa orgánica, bloqueos, miedos infundados, ansiedad, reacciones exageradas, relaciones conflictivas pero también como método de desarrollo personal y descubrimiento del camino evolutivo del alma.

***Para mas información visitar:

http://www.regresiones.com/index.php/que-es-una-regresion

**video muy interesante y explicativo:

http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=WuMV2PR_Hd4

LA TÉCNICA DE LA REESTRUCTURACIÓN COGNITIVA (pdf)

http://psicopedia.org/wp-content/uploads/2013/06/Reestructuracion-Cognitiva-paso-a-apso.pdf (pinchar aqui, para ver)

 

Clínicaterapia cognitiva

Publicado el junio 18th, 2013 | por Psicopedia.org

La Reestructuración Cognitiva (RC) como técnica básica de la terapia cognitivo-conductual es analizada en este documento de gran valor académico y práctico. Sus autores, Arturo Bados y Eugeni García, hacen un recorrido exhaustivo que comienza con las bases teóricas de la RC y finaliza con la aplicación práctica de esta técnica a una serie de trastornos comunes.

Como técnica cognitiva, la RC es utilizada principalmente para identificar y corregir los patrones de pensamiento negativo. La técnica consiste en la discusión de los pensamientos automáticos negativos que se producen en situaciones que provocan ansiedad o cualquier otro tipo de perturbación emocional (por ejemplo, “Creen que soy aburrido”) y su sustitución por creencias o pensamientos más racionales (como “No puedo leer la mente de otras personas, probablemente están cansados ahora”). A medida que los pensamientos son enfrentados y puestos en duda, su capacidad para provocar estrés o ansiedad se debilita.

La Reestructuración Cognitiva (RC) es una de las técnicas más habituales en consulta, aunque su aplicación no es nada fácil. Es necesario un buen conocimiento del trastorno a tratar y se necesita agilidad mental y creatividad para mantener una interacción fluida y satisfactoria con el paciente.

Ahora puedes descargar íntegro este excelente documento en formato PDF.

Fuente:

http://psicopedia.org/877/la-reestructuracion-cognitiva-paso-a-paso-pdf/

LA IMPORTANCIA DEL JUEGO DESDE EL NACIMIENTO HASTA LA VEJEZ (artículo web)

 

jolasa_umeakEl juego es para el niñ@ una actividad espontánea que le permite situarse en otras situaciones, roles, personajes, con una libertad que la vida real no le permite. Está lleno de fantasía e imaginación y no tiene objetivos, pero en la mente del niñ@ es algo muy valioso ya que es una fuente de aprendizaje. Y es que los niñ@s aprenden y descubren el espacio, los objetos, a los otr@s y a ell@s mism@s mediante la exploración y el juego ya que se convierten en protagonistas de su propio aprendizaje.

Al ir creciendo y llegar a la edad adulta se nos va limitando y guiando cada vez más y el juego se convierte en reglado, serio, casi sin fantasía ni libertad… “cosa de niñ@s”. Es por ello que veo tan necesario cambiar esta visión del juego y volver a darle la importancia que tiene, pudiendo así volver a disfrutar de él y abrir la mente para entender mejor a los niñ@s, a nuestros iguales y a nosotr@s mism@s.
Desde la vida intrauterina el bebé explora y juega para ir madurando y creciendo y ya con 14 semanascomienzan los movimientos voluntarios y con ellos la exploración. Con el desarrollo de los sentidos a partir del tercer mes el bebé sentirá todas las vibraciones mediante el oído, por lo que experimentará todo lo que escuche la madre; explorará con el gusto y el olfato el líquido amniótico, que son parecidos a los de la leche materna y es por eso que al nacer sabe dónde tiene que ir a alimentarse. También experimentará el tacto con las paredes uterinas, el cordón umbilical y el líquido amniótico ya que le tocan en todo momento.

Todo ello lo podrá revivir a lo largo de la vida, pero sobre todo antes de los 6 años que es cuando todavía puede tener recuerdos y nos lo puede contar. Estos recuerdos surgirán a través del juego y la exploración con diferentes materiales como cuerdas (cordón umbilical), telas (sentirse protegido como en la tripa), gestos con la boca (beber el líquido amniótico).
Después, cuando el bebé nace y durante todo su proceso de crecimiento y maduración es importante tener claro que cada niñ@ tiene su propio ritmo y que cada etapa, cada momento, está ahí por alguna razón natural y es necesario respetarlo y favorecerlo desde los movimientos y juego libres y espontáneos.

Desgraciadamente, en la sociedad de hoy en día, nos meten mucha prisa por crecer y por conseguir todo bien y ahora. Es por ello, que tenemos que intentar ir más despacio, ser más pacientes con los niñ@s y disfrutar con ell@s para poder hacerlo con nosotr@s mismos también.

Para conseguir favorecer el juego libre hay que tener cuidado también con no confundirlo con el juego dirigido. Y es que, estamos tan acostumbrados a seguir normas y a esperar a que nos digan lo que tenemos que hacer que se nos olvida la esencia del juego: creatividad, exploración y fantasía. Es por ello que la función del adulto es la de acompañar al bebé, al niñ@, en su aventura de juego, dejar que sea él/ella quien descubra, sin dirigirle.

jolasa_aitona_bilobaObservar, estar siempre atento a sus señales para poder conocer sus necesidades y deseos en cada momento y transmitirle mensajes como: Yo confío en tus capacidades y te respeto; me gusta observarte; te acompaño en tu crecimiento… Así, ofreciéndole un ambiente adecuado y seguro el bebé crecerá aprendiendo de sus errores, con autonomía y buena autoestima, explorando primero desde la boca, pasando por las manos, los pies y el resto del cuerpo progresivamente, coordinando cada vez más sus movimientos. Poco a poco, cuando esté preparado para ello, irá plasmando lo que vive en el papel, primero desde el dibujo hasta llegar a la escritura. Pero para que sea un aprendizaje significativo para el niñ@ tiene que ser el él/ella quien decida dar el paso de dibujar, sin forzarle, al igual que con cada etapa y paso que da durante su proceso de crecimiento y maduración.

Durante la primera infancia, de los 0 a 6 años, se desarrollan el juego sensoriomotor y simbólico, aunque se siguen trabajando durante toda la vida:

SENSORIOMOTOR: Placer de movimiento en sí mismo, con o sin objetos.

• Descarga y liberación de energía y tensiones normalmente creadas por los adultos.

• Representación de lo que siente y vive.

• Conocimiento y control del cuerpo.

• Conocimiento y exploración de sus límites, emociones, sensaciones y capacidades.

• Conocimiento del cuerpo y de las capacidades de los demás.

• Exploración de los objetos y sus capacidades.

Dentro del juego sensoriomotor se encuentran varios tipos de juegos, entre ellos: juegos sonoros (hacer sonidos vocales, corporales, con objetos…como descarga y poco a poco explorar los ritmos, el control…); juego de destruir (descarga, quitar miedos… siempre que no se le culpabilice al niñ@ por destruir); juego de perseguirse (cuando es perseguido trabaja la superación de miedos y cuando persigue favorece la confianza en sí mism@).

Sobre el año y poco y los dos años, cuando el sensoriomotor está desarrollado, el juego va pasando a simbólico pero sin desaparecer el sensoriomotor.

SIMBÓLICO: El/la niñ@ deforma la realidad para vivir lo que quiere vivir y explorarlo. Siempre con sentimientos y emociones por medio.

• Trabaja el pensamiento abstracto.

• Sirve para representar.

• Para vivir la vida del adulto.

• Para expresar su desarrollo.

Entre los juegos simbólicos encontramos: la casita (la construyen para establecer relaciones con los otr@s y conseguir seguridad. Trabajan los límites en el espacio y aprenden que lo que se construye se puede tirar y volver a construir. La cama es la primera simbolización de la envoltura, les transmite seguridad.); jugar a hacer como si… (Entran en el rol de otra persona o personaje para explorar como se sienten, hacer cosas que no pueden hacer en la vida real.); mamás y papás (Representan lo que viven en casa, es interesante que los padres entren en el juego para observar qué siente el niñ@ en casa.); envolverse (Deseo de ser protegido. Aparece durante toda la vida.); y esconderse (Para sentirse buscados, reconocidos, queridos…).

Tanto desde el sensoriomotor como desde el simbólico se trabaja también la agresividad ya que aprenden a conocer herramientas para canalizarla y llegar a un acuerdo con los otr@s, desarrollando su autonomía y una base adecuada para la comunicación asertiva.

Desde los 6 a los 9 años el juego sensoriomotor vuelve a tomar importancia, el niñ@ tiene muchos cambios corporales y necesita tomar conciencia de su cuerpo, comprobar su fuerza, sus limitaciones, su control… Por lo que se desarrollarán juegos de lucha, perseguirse, juegos de reglas… Aparece el también el juego cognitivo en el que no hay implicación emocional, son juegos de construcción, de pensar…

En la adolescencia (9 a 21 años) hay muchos cambios físicos, mentales, emocionales y cognitivos. Se da una lucha constante por llegar a la maduración que suele expresarse mediante la rabia y la rebeldía, por ello, es imprescindible el acompañamiento por parte del adulto, la comprensión, el respeto, favoreciendo esos momentos de juego de descarga de tensiones desde los juegos de fuerza cuerpo con cuerpo o mediante objetos, terminando con un tiempo de relajación, masaje… para que se sientan comprendidos y queridos.

jolasa_aiton_amonekinAl pasar a la edad adulta (22 a 60 años) nos convertimos en buscadores de calidad de vida con fuertes exigencias por lo que pasamos muchos duelos (amigos, pareja, trabajo…). Y al llegar a mayores cada vez nos enfrentamos a duelos más duros(enfermedades, jubilación, muerte…). Por lo que, el simple hecho de tener un tiempo de juego libre en el que disfrutar plenamente con hij@s, niet@s, sobrin@s… nos ayudará a desfogar, desconectar, descubrir capacidades que creíamos perdidas, superar duelos de manera constructiva, y a vivir el día a día de manera diferente.

Laura Rodriguez Puertas

http://www.ttiklik.com/es/blog/2012/12/25/jolasaren-garrantzia-jaiotzen-garenetik-zahartzaroraino/

 

 

 

 

¿Cuándo terminar una relación de pareja? Tres preguntas clave (artículo web)

Casi todos, en algún que otro momento de la vida, nos hemos tenido que enfrentar a una ruptura amorosa. Casi siempre se trata de una situación dolorosa cuya decisión hemos ido postergando con la secreta esperanza de que todo se arreglase. Obviamente, mientras más tiempo se ha pasado con la pareja, más difícil es la decisión. Por eso muchos se preguntan: ¿cuándo terminar una relación de pareja?, ¿cómo saber si ya no quedan esperanzas?

Las tres preguntas que siempre te debes plantear

 
En realidad, cada pareja es un mundo por lo que realizar generalizaciones es complicado pero existen algunas preguntas que te podrán ayudar a tomar la decisión:
1. ¿El problema (o los problemas) que los han llevado hasta ese punto tiene solución? Vale aclarar que la mayoría de los problemas de pareja tienen solución pero en muchos casos uno de los miembros no está dispuesto a dar su brazo a torcer o a pasar por encima de sus principios y valores. Lo cual nos conduce a la segunda pregunta:
2. ¿Los dos miembros de la pareja están dispuestos a comprometerse y cambiar en aras de que la relación pueda superar ese bache? El término “pareja” ya indica que ambas personas deben esforzarse por hacer que la relación continúe, si tan solo una de ellas se esfuerza por cambiar, es muy difícil poder resolver el problema. Cuando en una relación una de las personas da y la otra simplemente recibe, tarde o temprano, este desequilibrio saldrá a la luz y provocará problemas.
3. Dentro de cinco o diez años, ¿quisieras tener a esa persona a tu lado? Viaja al futuro y piensa si tu pareja actual es la persona que quieres tener a tu lado. ¿Te apetecería envejecer a su lado? Si no es así, lo mejor es cortar por lo sano.

Evita el autoengaño: Todo no volverá a ser como antes

 
A menudo las personas se aferran a una relación que en verdad ha terminado. Lo hacen porque aún están enamorados, porque no quieren reconocer su fracaso, porque tienen miedo al cambio… las razones son múltiples pero todas conllevan al autoengaño. Es decir, a pensar que cuando se resuelva el problema todo volverá a ser como antes.
Cuando en una pareja ocurre un problema de tal envergadura que uno de los dos miembros valora la posibilidad de terminar la relación, es porque se ha producido una herida emocional bastante profunda. Las heridas emocionales son difíciles de curar y a menudo quedan abiertas por lo que supuran ante el menor estímulo.
El ejemplo más emblemático es cuando ocurre una infidelidad. La persona que resultó herida probablemente se mostrará desconfiada y, aunque aparentemente haya perdonado al adúltero/a, aprovecha la más mínima oportunidad para sacarle en cara su error haciendo que la vida cotidiana se convierta en una verdadera pesadilla de celos e inseguridades.
Obviamente, en estos casos continuar con la relación de pareja solo sirve para echarle más sal a la herida, para provocarse dolor mutuamente. Por eso, antes de decidir que la relación debe continuar, deberás estar preparado para saber que nada va a volver a ser igual. Algo habrá cambiado, se habrá roto, incluso si no se muestra externamente.
Todo esto no significa que dos personas no tienen la más remota posibilidad de ser felices juntos por el mero hecho de haber cometido un error sino tan solo que deberán trabajar muy duro para volver a recuperar la confianza mutua. Cada persona deberá valorar si prefiere empeñarse o si es mejor poner punto final a la relación y mirar al futuro. Obviamente, la comunicación siempre es esencial.

Escrito por Jennifer Temática: 

http://www.rinconpsicologia.com/2013/09/cuando-terminar-una-relacion-de-pareja.html

 

La resistencia a la presión social se desarrolla en la adolescencia (artículo web)

La resistencia a la presión social se desarrolla en la adolescencia

Los adolescentes presentan una mayor susceptibilidad a la influencia de sus iguales pero, precisamente, es en la adolescencia cuando el cerebro humano desarrolla una mayor resistencia a la presión social. Esto es lo que ha revelado un estudio realizado por científicos estadounidenses, en el que se tomaron imágenes del cerebro de niños de 10 años y, posteriormente, cuando estos mismos niños tenían 13 años. Las imágenes registraron las respuestas emocionales de los participantes ante retratos de caras con expresiones emocionales diversas.

presion-socialSólo cuando los niños se enfrentan a una presión social intensificada que les exige un mal comportamiento, se desarrolla en sus cerebros la capacidad de resistirse a este tipo de comportamientos, revela un estudio.

Esta constatación, que proporciona un conocimiento acerca de la configuración del cerebro a estas edades, pero que por ahora no tiene una relevancia clínica directa según los investigadores, puede suponer un alivio para los padres cuyos hijos están a punto de entrar en la adolescencia, etapa de la vida en la que se presta una mayor atención a los amigos.

Aumento de la resistencia

En la presente investigación participaron un total de 24 niñas y 14 niños, de entornos étnicos y socioeconómicos diversos. Los participantes fueron sometidos a escáneres de resonancia magnética funcional (IRMf) en dos ocasiones: en primer lugar a la edad de 10 años, y después cuando los participantes tenían 13, es decir, en el inicio de su adolescencia.

En ambas ocasiones, a los niños y niñas se les mostraron fotos de rostros con diversas expresiones emocionales: expresiones neutras, de enfado, de miedo, de felicidad o de tristeza, mientras se registraba su actividad neuronal (como respuesta a dichas imágenes) con la tecnología IRMf.

Los escáneres de IRMf permiten observar los cambios en el flujo sanguíneo del cerebro, a través de un campo magnético potente y de pulsaciones de radiofrecuencia. La IRMf genera imágenes detalladas sobre la actividad cerebral.

Los investigadores compararon los resultados de la IRMf tomada a los 10 años, con la tomada a los 13 años. Así, descubrieron que la actividad neuronal se había incrementado significativamente en estos tres años, en un área del cerebro conocida como estriado ventral, así como en la región ventral media de la corteza prefrontal.

La respuesta neuronal más elevada fue la del estriado ventral, una región del cerebro asociada frecuentemente con la recompensa. El aumento de la actividad cerebral en esta área fue relacionado por los científicos con un aumento progresivo de la resistencia de los niños a la influencia de sus iguales.

Susceptibilidad a las influencias

Dicho aumento fue contrastado con los testimonios de los participantes acerca de su propia capacidad de resistencia a las influencias de sus amigos, y acerca de sus implicaciones en comportamientos de riesgo o delictivos, informa la Universidad de Oregón (Estados Unidos), en la que se realizó el estudio, en un comunicado.

Según explica una de las autoras del estudio, la psicólogo de dicha Universidad, Jennifer H. Pfeifer, este descubrimiento matiza la creencia general de que es en la adolescencia cuando los jóvenes son más susceptibles a las presiones sociales.

Además de la existencia de esta susceptibilidad incrementada, los jóvenes mejoran en esta etapa su capacidad de resistir a dichas presiones, que aumentan en estas edades porque es cuando los niños empiezan a pasar más tiempo con gente de su edad y menos tiempo con su familia.

Los investigadores creen que éste es el primer estudio que analiza con tecnología IMRf los cambios del procesamiento cerebral de las emociones en una época crítica del desarrollo del cerebro.

Sus hallazgos se suman a un grupo cada vez mayor de evidencias científicas que señalan que el desarrollo del estriado ventral durante la adolescencia temprana es clave en la regulación emocional del ser humano.

Posible causa de la depresión

Pero, según Pfeifer, “aún queda mucho por aprender sobre cómo el cerebro responde realmente a los estímulos emocionales durante su desarrollo”.

El estudio de Pfeifer y sus colaboradores reveló otra información inesperada: la actividad neuronal de la amígdala, un área del cerebro que se encarga del procesamiento y almacenamiento de reacciones emocionales, también mostraron un incremento significativo durante este periodo, pero sólo ante las imágenes que mostraban rostros de expresión triste.

Es posible, señala Pfeifer, que la respuesta a las caras tristes esté relacionada de alguna manera con la aparición de la depresión, especialmente en las niñas adolescentes.

La identificación de una respuesta específica a la “tristeza” en la amígdala a estas edades hace pensar a los científicos que los cambios en la reactividad emocional en la pubertad podrían ser la causa del incremento de la depresión, constatado en niños al inicio de la pubertad. Los detalles de esta investigación han aparecido publicados en la revista Neuron.

Otras investigaciones

Estudios anteriores ya habían analizado el desarrollo del cerebro en la adolescencia, y sus consecuencias en el comportamiento de los jóvenes. Por ejemplo, una investigación de 2010 realizada por científicos de la Universidad de Texas en Austin, constató que existen mecanismos cerebrales que provocan la urgencia desmesurada de la gente joven, y que llevan a comportamientos peligrosos, como el consumo de drogas o la práctica insegura del sexo.

Estos mecanismos consisten, básicamente, en una actividad excesiva en el llamado sistema mesolímbico de la hormona neurotransmisora dopamina, que propiciaría la necesidad de buscar una recompensa.

Por otro lado, otro estudio, también del año pasado, realizado por especialistas del University College London del Reino Unido reveló que a los adolescentes les cuesta concentrarse más que a personas de otras edades porque sus cerebros trabajan de manera menos eficiente que los de los adultos, debido a que la parte del cerebro necesaria para resolver ciertos problemas o tareas se encuentra aún en desarrollo a estas edades.

Fuente y autora: Yaiza Martínez – tendencias21.net

http://desqbre.wordpress.com/2013/09/02/la-resistencia-a-la-presion-social-se-desarrolla-en-la-adolescencia/

Documental: “Los secretos del lenguaje corporal”

http://www.youtube.com/watch?v=VpIJtkZmuF0

lenguaje-corporal

¿Qué es la Hipnosis? (artículo web)

Nuestro cerebro está dividido en 2 partes, Hemisferio izquierdo y Hemisferio derecho.

El hemisferio izquierdo es muy práctico y muy racional, en cambio, el hemisferio derecho es muy creativo y sentimental.

Cuando queremos trabajar solo con el hemisferio derecho, debemos de dormir al hemisferio izquierdo  y  la hipnosis es la herramienta perfecta,  para ello.

421924_160155820834436_1891096860_n

 

Una vez que dormimos al hemisferio izquierdo, trabajamos con la parte creativa del hemisferio derecho y accedemos al subconsciente para desprogramar y reprogramar toda nuestra vida, eliminando enfermedades sicosomáticas, falsas creencias, odios, rencores, resentimientos, obesidad, vicios etc.

Podemos transformarnos,  en el hombre o mujer,  que siempre quisimos ser.

El subconsciente filtra toda la información, pero una vez en hipnosis, entramos como en nuestra casa, organizando y eliminando lo que no nos sirve.

Generalmente cuando anochece, segregamos Melatonina (hormona del sueño),  producida por la glándula pineal, que hace que el cuerpo se adormezca y nos vayamos a dormir…

El hemisferio Izquierdo «se desconecta» y omite razonar, dando pie a la parte creativa del hemisferio derecho.

El cerebro manda la orden a la espina dorsal para que inhiba los movimientos del cuerpo, así que, si soñamos que corremos, que peleamos etc.,  el cuerpo, por lo general, se mantiene inmóvil.

A diario entramos en este estado alterado de la conciencia,  llamado también auto-hipnosis.

Podemos, con los pasos adecuados, simular este sueño en forma «artificial» por decirlo así, (ya que la auto-hipnosis es 100% natural)  y acceder al subconsciente, para lograr cambios increíbles.

Se le denomina también Auto-hipnosis,  porque es la persona  hipnotizada,  la que lleva a cabo todo el proceso.

Cuando estamos enfocados, abstraídos o aislados en algo estamos en hipnosis. Por ejemplo: Viendo televisión, orando, viendo una película, contemplando un paisaje, oyendo música, bailando, danzando, manejando, imaginando, recordando etc.

En nuestra vida,  cuando realizamos cosas que requieren alta concentración, entramos en un estado alterado de conciencia, llamado también,  HIPNOSIS.

Nota. Hipnosis es una palabra que proviene de la raíz griega “Hipnos”,  que significa sueño.

 

Autor y fuente: Isidro Pérez – nuevodinamo.com

http://desqbre.wordpress.com/2013/09/03/que-es-la-hipnosis/

Eres como las 6 personas con las que más te relacionas (artículo web)

LA TEORÍA DE LAS 6 PERSONAS

teoría-seis-personas-influencia-entornoSe trata de la teoría de las seis personas. Su propuesta en sí es sencilla, se basa en el fenómeno del modelado, uno de losfactores del aprendizaje y del que nos habla la psicología social. El modeladonos enseña que aquellas personas que tenemos cerca y que ejercen como referencias para nosotros van a ser aquellas de las que aprendamos más conformando así nuestra manera de pensar, sentir y actuar. Si por ejemplo en nuestra familia se ha utilizado el agradecimiento de manera habitual será muy probable que nosotros también lo utilicemos. Si en nuestro entorno hemos visto que el empezar a hablar con desconocid@s es algo censurable y digno de burla, mofa y escarnio… no tenderemos a hacerlo. Hablamos de probabilidades, no de algo grabado en piedra.

APLICACIÓN DE LA TEORÍA DE LAS 6 PERSONAS

Esta teoría nos sugiere que pensemos en aquellas personas con las que nos relacionamos más. Te propongo a que lo hagas tú también ahora mismo. Selecciona seis y piensa un momento en cada una de ellas:

  1. ¿Qué características psicológicas tiene cada una de esas personas?
  2. ¿Qué te aportan?
  3. ¿Qué les aportas tú a ellas?

 

Así, estas seis personas serán las que más te influyan en tu vida, las que más van a “modelarte”, quieras o no. En realidad tendemos a copiar aquello que vemos más. ¿Te has dado cuenta de que hablamos bastante parecido a nuestros amigos? Esto engloba la gestualidad, expresiones que utilizamos, tipo de humor que elegimos. Lo mismo pasa entre miembros de una familia. Y esto tanto de manera consciente como inconsciente.

ELIGE BIEN CON QUIEN TE RELACIONAS

Estoy más que de acuerdo con todo esto y podemos utilizarlo de manera que nos convenga. Por ello la conclusión clara es que más vale que elijamos bien con quien nos relacionamos de manera habitual:teoría-seis-personas-amigos-influyen

¿Quién tengo al lado me hace crecer, me estimula, me motiva, es brillante, buena persona, optimista… o todo lo contrario?

Consecuencias clave que tiene esto sobre uno mismo: podemos elegir quien nos influye. No se trata tanto de dejar de relacionarnos con unos u otros o de lanzarnos a la búsqueda de gente molona y luminosa, más nerviosos que un pulpo en un garaje, sino de ir eligiendo y potenciando. Puede que esas personas del club al que asistimos regularmente, pensemos que pudieran ser una aún mayor influencia positiva en nosotros, o puede que esa amiga a la que tenemos mucho cariño pero que de alguna manera siempre nos hace ser demasiado cautos con nuestras decisiones, queramos reducir su influencia en nuestra vida.

Tenemos opciones de elección, y además de las seis personas, no descuidemos tampoco nuestro círculo amplio. Dentro del modelo PERMA de la Psicología Positiva, sus promotores defienden que el factor R (“Relationships” – relaciones personales) es el que más peso tiene en nuestro bienestar ¡A por ello pues!

 

http://www.egolandseduccion.com/eres-como-las-6-personas-con-las-que-mas-te-relacionas/

“Manual para dejar de fumar”.(archivo PDF)

http://psicopedia.org/wp-content/uploads/2013/09/Programa-Dejar-de-Fumar-Manual-Autoayuda.pdf

Manual de autoayuda para dejar de fumar, elaborado por Elisardo Becoña.

dejar-de-fumar

Psicoterapia de parejas: Mi pareja ha metido la pata (artículo web)

¿Qué hacer cuando nuestra pareja cambia de opinión o actúa de forma diferente a como hemos acordado ambos de antemano?¿Conviene pensar que ha sido, simplemente, una reacción desafortunada o tomar medidas?
“Siento que ya no conozco”

3 CLAVES PARA SALVAR ESTOS CONFLICTOS DE LA PAREJA

  1. Si siempre tenemos las mismas discusio­nes, que no nos llevan a ningún sitio pero afectan al clima del hogar, no entremos al trapo. A veces repetimos las quejas para llamar la atención inconscientemente.
  2. Todos tenemos derecho a manifestar enfado, disconformidad, o a expresar nuestros puntos de vista particulares, pero, inmediatamente después, lo recomendable es volver a un comportamiento afectuoso en lugar de insta­larse en el resentimiento inútil.
  3. En lugar de esperar a que solucione el con­flicto el otro, “porque ha sido el culpable y es quien tiene que pedir perdón”, podemos adelantarnos. Puede que a la persona ofen­dida le sea más fácil romper el hielo y com­portarse con generosidad e inteligencia.

 

“El miedo nos confunde”

Su reacción fue sorprendente pero, si es un hombre atento y cariñoso, puede interpre­tarse como una respuesta momentánea ante el propio miedo y el cansancio. La tirantez contigo seguramente se debe a que conti­núas enfadada y a que se sienta culpable y avergonzado por haber manifestado su “incom­prensible” deseo de huir. Lo más probable es que se pregunte continuamente qué estarás pensado tú de él, y cómo ha podido decepcionarte. También has de considerar su sentimiento de poca utilidad respecto a los cuidados que requiere el bebé, lo que puede hacer que se sienta sobrepasado incapaz. Te recomiendo lo siguiente:
  • MANEJA EL CONFLICTO. Puede que a una mujer que acaba de dar a luz, con la apabullante responsabilidad que supone y soportando los cambios hormonales, pedirle comprensión con su marido parezca injusto, pero si pones empeño tal vez logres que un conflicto serio sirva para sentar las bases de vuestra nueva relación como padres.
  • CÉNTRATE EN EL PRESENTE. Es lógica tu re­acción, pero abandona tu enfado y habla con él con sinceridad. Cambia la primera persona del singular (yo) por la primera del plural (nosotros), para facilitar que se comprometa y se implique en todos los cui­dados que requiere el bebé. Implícale para que no piense que no pinta nada a vuestro lado.
  • REFUERZA SUS CONDUCTAS POSITIVAS. Tendrás que hacerle sentir bien consigo mismo, expresando con gestos o palabras tu aprobación ante sus conductas positivas para que vaya ganando confianza.

 

http://psicologia-terapias.blogspot.com.es/2013/09/psicoterapia-de-parejas-mi-pareja-ha.html?utm_source=feedburner&utm_medium=twitter&utm_campaign=Feed:+blogspot/aoDvQ+(Psicologia+y+Terapias)&utm_content=FaceBook#.UjBQm9K-2So

Vencer la ansiedad social: Cambia tus pensamientos anticipatorios (artículo Web)

La ansiedad es una sensación de angustia difusa que a menudo puede provocar numerosos síntomas a nivel físico, como la taquicardia, la falta de aire o la sudoración excesiva. En muchas ocasiones las personas no son capaces de determinar con exactitud qué situaciones desatan la ansiedad pero otras veces sí pueden hacerlo, se dan cuenta de que estos síntomas aparecen exclusivamente cuando tienen que enfrentarse a situaciones sociales. Padecen lo que se conoce como ansiedad social.

El círculo vicioso de la ansiedad social

La ansiedad social a menudo viene precedida por una angustia mental, o sea, por una serie de pensamientos negativos que disparan una reacción en cadena. Estas personas anticipan la situación y comienzan a preguntarse si se ven bien, si están vestidos adecuadamente, si lograrán hablar sin tropiezos, si los demás pensarán que es demasiado aburrido o si luce nervioso… En fin, se genera una gran expectativa sobre la idea que los otros se formarán de ellos.
Estos pensamientos disparan una serie de reacciones a nivel fisiológico, como las dificultades para respirar, la sensación de dolor en el pecho, las palpitaciones, las náuseas, los mareos, la sudoración y el enrojecimiento. A estos síntomas le suele acompañar la aceleración del pensamiento o la sensación de que la mente se nubla.
Obviamente, estos síntomas no son agradables por lo que muchas personas optan por la salida más fácil: evitarlos. ¿Cómo lo hacen? Evitando en la medida de lo posible todas las situaciones sociales que provocan la ansiedad. Poco a poco, se recluyen cada vez más en su mundo y evitan un mayor número de situaciones. En los casos más extremos, se llega a un aislamiento casi total ya que la persona mantiene relación con unos pocos conocidos que normalmente le asisten en las tareas que demandan una relación interpersonal.
Vale aclarar que evitar las situaciones sociales es una respuesta perfectamente normal porque todos tendemos a evitar el sufrimiento pero eso no significa que sea la solución ideal, sino más bien lo contrario porque la calidad de vida se verá reducida drásticamente. Evitar las situaciones sociales es un arma de doble filo que no hace sino echarle leña al fuego de la ansiedad social. La buena noticia es que con las armas adecuadas, es posible vencer la ansiedad social.
La clave está en cambiar tus pensamientos anticipatorios:
Como te habrás dado cuenta, la ansiedad social se dispara a partir de tus propios pensamientos, por tanto, no es algo que sucede al azar sino que eres tú quien la alimenta. Eso significa que también puedes controlarla.
 Por supuesto, vencer la ansiedad social intentando controlar estos pensamientos es difícil, por eso el primer paso no es trabajar directamente sobre ellos sino en las creencias que tienes de base, en las ideas que sostienen esos pensamientos. Por ejemplo, aunque el mayor deseo de muchas de las personas que padecen de ansiedad social es pasar totalmente desapercibidos, lo cierto es que en el fondo son muy egocéntricos.
 ¿Cómo es posible? Muy sencillo: porque piensan que todos los ojos están puestos en ellos, que todo el mundo se vuelve a mirarlos pero en realidad no es así. Por eso la primera idea que debes olvidar es que todos te miran para evaluarte. En realidad las personas están demasiado ocupadas pensando en sus asuntos como para estar pendientes de todas tus palabras y movimientos. Darse cuenta de que no somos el centro del universo sino tan solo una minúscula partícula tiene un enorme poder liberador.
 Otra creencia que debes cambiar es la idea de que todos dejarán de estimarte o se formarán una imagen negativa de ti si cometes un error. Lo que tú ves como algo negativo, para la mayoría de las personas es normal e incluso bromean al respecto. Equivocarse al hablar, ser un poco tímido o no estar perfectamente peinados o maquillados es algo normal, nadie se formará un juicio negativo de ti por esas nimiedades y, en el improbable caso de que lo haga, entonces significa que esa persona es tan superficial que su juicio no te debería siquiera importar.
Ansiedad social
 Una vez que hayas cambiado estas creencias, cuando surjan esos pensamientos que denotan inseguridad, te bastará recordar que no eres el centro del universo y que no ocurrirá un desastre mundial si tartamudeas un poco o no estás vestido perfectamente.

 

Conceptos y Modelos en Psicopatología.

+Resumen de Aspectos Fundamentales:

El primer problema que se plantea en la psicopatología como ciencia es la definición de su propio campo de estudio. En términos generales se asume que es el estudio de la conducta anormal. Por ello, el paso previo es definir lo que se entiende por anormal. Sobre este aspecto aún no existe un acuerdo unitario, ya que siguen coexistiendo múltiples “criterios de anormalidad“, tales como el estadístico, el social, el subjetivo y el biológico. Entre las razones que justifican tal diversidad de criterios se encuentran la propia indeterminación histórico-conceptual de la psicopatología y la creatividad de los propios criterios (según el momento histórico y el contexto sociocultural).  

Si bien sería deseable un único criterio de anormalidad, lo cierto es que analizando los anteriormente mencionados, parece desprenderse la necesidad de todos ellos. Ninguno por separado resulta suficiente para tomarlo como punto de referencia para la determinación del objeto de la psicopatología. Así, por ejemplo, el criterio subjetivo puede ser apropiado para delimitar un trastorno de ansiedad, pero desde luego inadecuado para el diagnóstico de un cuadro de esquizofrénia. Un aspecto adicional de suma relevancia futura en psicopatología es la necesidad de considerar no solo lo negativo, es decir, la normalidad o enfermedad, sino también la faceta positiva, la salud, la cual no es únicamente ausencia del trastorno, sino también presencia de bienestar. 

Los diversos criterios de anormalidad se han venido plasmando de forma mas o menos consistente en modelos generales que tratan de dar cuenta sobre los diferentes problemas que plantea la psicopatología. No todos los modelos revisten el mismo grado de cientificidad, coherencia y poder predictivo y explicativo sobre la conducta anormal. Hemos hecho hincapie en tres de estos modelos por su particular relevancia actual: El Biomédico (biológico), El Conductual y el Cognitivo

Los defensores del Modelo Biológico entienden el comportamiento anormal como una enfermedad producida por el funcionamiento patológico de alguna parte del organismo. Se presupone que la alteración del cerebro (orgánica o funcional), o en última instancia del SNC, es la causa primaria de la conducta anormal. Los clínicos han distinguido tradicionalmente los “trastornos mentales órgánicos” de los “transtornos mentales funcionales”, que son patrones de conducta anormales sin claros indicios de alteraciones organicas cerebrales. Se ha puesto de relieve la frecuencia en una familia en relación a la población general, quizá es porque algunos de los miembros de esa familia ha heredado una “predisposición genética” a padecerlo.

No obstante el “modelo Biológico“, adolece de diversos problemas y limitaciones. En su ambición explicativa mas extrema parece hipotetizar que toda la conducta humana se explica en términos biológicos y por tanto puede ser tratado con técnicas biológicas. Este reduccionismo puede limitar mas que potenciar nuestro conocimiento del comportamiento anormal. Aunque es cierto que los procesos biológicos afectan a nuestros pensamiento y emociones, también lo es que ellos mismos también están influenciados por variables psicológicas y sociales. Nuestra vida mental es una interacción de factores biológicos y no biológicos (psicológicos, sociales, culturales, ambientales, etc), por lo que es mas relevante explicar esa interacción que centrarse exclusivamente en las variables biológicas.

El Modelo Conductual surgió a comienzos de la década de los sesenta como una reacción a las inadecuaciones del modelo médico, a los planteamientos especulativos, subjetivos e intuitivos de la época, y como intento de aplicar los principios de la psicología experimental al campo del comportamiento normal. EL modelo conductual se formula de forma prioritaria en relación con los trastornos neuróticos, y sus prinicípios fundamentales son la objetividad y el aprendizaje de los trastornos del comportamiento ( principios del condicionamiento clásico y operante). Entiende los problemas psicopatológicos como conductas desadaptativas aprendidas a través de la historia del individuo ( importancia del ambiente), Rechaza el concreto de enfermedad por considerar que, aunque puede ser apropiado para las enfermedades físicas, no se ajusta a los problemas de conductas.

El modelo ha sido criticado por se excesivamente reduccionista ( militarse a relaciones entre estímulos y respuestas) y ser excesivamente ambientalistas. Estas críticas no obstante, solo son válidas en relación con la versiones radicales del modelo ( orientación skinneriana), ya que el conductismo metodológico asume diversas formas de variables subjetivas y no observables directamente ( cogniciones, atención imaginación imitación, etc) En particular los enfoques modernos, tales como los basados en el condicionamiento pavloviano, permiten un acercamiento más complejo y realista sobre la conducta anormal, que entienden el aprendizaje en términos del procesamiento más complejo y realista sobre la conducta anormal, ya que entienden el aprendizaje en términos del procesamiento de la información y no únicamente en términos de relaciones de contigüidad entre los estímulos y las respuestas. Así mismo, las asociaciones según esta forma de aprendizaje son asociaciones del tipo E-E y no únicamente del tipo E-R. Se incluyen, por tanto, las variables cognitivas como elementos metodológicos y conceptuales del aprendizaje implicado en el desarrollo de la conducta anormal.

El modelo conductal cumple los requisitos de una teoría científica. Sus hipótesis han sido probadas experimentalmente, y como tal el modelo ha servido para explicar y predecir eficazmente la conducta desadaptada, La aplicación de los principios del modelo conductual, mediante la denominada terapia de conducta, ha resultado ser superior a otros procedimientos de intervención terapéutica conocidos. En la actualidad, el modelo evoluciona hacia una mayor consideración de los componentes cognitivos relacionados con la conducta anormal.

Otros de los grandes modelos o perspectivas de la psicopatología, cuyo desarrollo se ha producido en épocas mas recientes que los dos anteriores, es “el Modelo Cognitivo”. La perspectiva cognitiva de la psicopatología se basa en el desarrollo de la propia psicología cognitiva. Las fuentes de la psicología cognitiva son mas dispersa y hetereogéneas que las correspondientes a la psicología conductial. Al menos debemos tener en cuentas los siguientes antecedentes recientes de la psicología cognitiva:

  1. Teoría del procesamiento de la informacion; desde esta linea ha influido de forma decisiva el desarrollo de las ciencias de la computación y, a su vez, la simulación del procesamiento de la información del cerebro humano a partir del funcionamiento del ordenador (se trata de estudiar los fenomenos mentales a partir de procedimientos externos de simulación).
  2. Psicología de la Gestalt y psicología social cognitiva; concepto esenciales como los de expectativa, atribución, valores, creencias, etc, se desarrollan a parir de estos movimientos teóricos.
  3. Psicología de la Personalidad (ejemplo, teoria sobre los constructos personales de Kelly)
  4. Psicología de las Emociones (Shachter y otros).

Todas esas fuentes cada una a su modo, han influido y están influyendo de forma semejante en la psicopatología cognitiva. Así mientras que la teoría del procesamiento de la información se ha aplicado más a los procesos y estructuras mentales, la influencia de la psicología social ha sido en general mas patente sobre los contenidos mentales.

La psicología cognitiva ha delimitado algunos conceptos básicos relacionados principalmente con “el procesamiento de la Información”. La consideración teórica, así como su operativización experimental, de muchos de estos principios ha resultado ser de enorme interés en la investigación de los problemas psicopatológicos. Así, por ejemplo, es precisa y útil la delimitación del procesamiento automatico en cotraposición al controlado, o la separación entre procesamiento secuencial o procesamiento en paralelo, amen de la consideración de otros conceptos como las jerarquías de control o las contingencias en el procesamiento.

La psicopatología cognitiva o perspectiva cognitiva de la psciopatologia, al igual que la propia psicología cognitiva, es algo hetereogéneo que se caracteriza por una multiplicidad de contenidos y opciones, lo cual hace dificil su consideración como un paradigma o modelo unitario. No obstante el enfoque cognitivo de la psicopatologia maneja ciertos conceptos que lo identifican. En principio, su objeto de estudio, mas que centrarse en las conductas lo hace en los fenómenos mentales. Es, en cierto modo, una vuelta a la introspección y a la conciencia ( aunque también se interesa por el procesamiento automático), si bien con una metodología  y unos marcos teóricos de referencia notablemente mejorados.

A parte del análisis de los “diferentes modelos” de la psicopatología se podría concliar la importancia que reviste un acercamiento metodológico multidisciplinar. Cada uno de los tres modelos ( biológico, conductual y cognitivo) tiende a enfatizar un aspecto de la problemática psicopatologica ( mecanismos fisioloógicos, conducta y procesos mentales, respectivamente). A veces se han sugerido la necesidad de contemplar las aportaciones de los diferentes enfoque teóricos, en lugar de encerrarse en una sola orientación, en orden a poder abordar la distintas facetas que implican la psicopatologia. Por otra parte, se ha indicado también la posibilidad de que ciertos modelos sean mas apropiados para determinados trastornos; por ejemplo, el modelo conductial para la conducta neurótica, el modelo cognitivo para los fenómenos mentales ( alucinaciones, obsesiones, etc) y el biológico para los trastornos neuropsicológicos (demencias, esquizofrenia, etc). El futuro decidirá, no obstante, sobre la validez y utilidad de estas u otras formas de eclecticismo, asiícomo de su coherencia epistemológica.

 

 

**Manual de Pimagessicopatología. Edt. McGHill. Volumen 1. Uned

EL CANNABIS PODRÍA CAUSAR UNA ESPECIE DE «CAOS COGNITIVO» EN EL CEREBRO (artículo Web)

El consumo de cannabis, hasta ahora asociado a alteraciones en la concentración y la memoria, también podría generar una especie de «caos cognitivo» en el cerebro de quienes lo consumen, generándoles una pérdida de coordinación y alteraciones neurofisiológicas y de comportamiento similares a las de la esquizofrenia.

El consumo de cannabis, hasta ahora asociado a alteraciones en la concentración y la memoria, también podría generar una especie de «caos cognitivo» en el cerebro de quienes lo consumen, generándoles una pérdida de coordinación y alteraciones neurofisiológicas y de comportamiento similares a las de la esquizofrenia.

Ahora, nuevas investigaciones realizadas por neurocientíficos de la Universidad de Bristol, publicadas en Journal of Neuroscience, señalan que la actividad cerebral pierde coordinación y se vuelve imprecisa durante estos estados alterados de la mente, dando lugar a alteraciones neurofisiológicas y de comportamiento que recuerdan a las observadas en la esquizofrenia.

El estudio colaborativo, dirigido por Matt Jones, analizó si los efectos perjudiciales del cannabis sobre la memoria y la cognición podrían ser el resultado de las redes cerebrales ‘desorquestadas’. La actividad cerebral se puede comparar con una orquesta filarmónica en la que las secciones de cuerda, metal, madera y percusión se acoplan entre sí al ritmo dictado por el conductor.

Del mismo modo, las estructuras específicas en el cerebro se sintonizan en frecuencias definidas: su actividad rítmica da lugar a las ondas cerebrales, y la afinación de estas ondas cerebrales permite el procesamiento de la información para guiar nuestro comportamiento.

Mediante el uso de la tecnología más avanzada, los investigadores midieron la actividad eléctrica de cientos de neuronas de ratas que recibieron un fármaco que imita al ingrediente psicoactivo de la marihuana. Si bien los efectos de la droga en las regiones cerebrales individuales fueron sutiles, la droga interrumpió la coordinación de las ondas cerebrales del hipocampo y la corteza prefrontal -ambas estructuras cerebrales son esenciales para la memoria y la toma de decisiones, y están fuertemente implicadas en la patología de la esquizofrenia.

Decisiones
Los resultados del estudio muestran que, como consecuencia de esta desvinculación del hipocampo y la corteza prefrontal, las ratas fueron incapaces de tomar decisiones acertadas cuando se movían por un laberinto. Jones afirma que «el abuso de la marihuana es común entre los enfermos de esquizofrenia, además, estudios recientes han demostrado que el ingrediente psicoactivo de la marihuana puede inducir síntomas de esquizofrenia en personas sanas. Estos hallazgos son importantes para nuestra comprensión de las enfermedades psiquiátricas, que pueden surgir como consecuencia de la descoordinación de las ondas del cerebro».

Michal Kucewicz, coautor del estudio, añade que «los resultados son un importante paso adelante en nuestra comprensión sobre cómo la actividad rítmica en el cerebro subyace a los procesos cognitivos en la salud y la enfermedad».

http://www.abc.es/salud/noticias/cannabis-podria-causar-especie-caos-10479.html

http://www.soyborderline.com/index.php/ultimas-noticias/10910-el-cannabis-podria-causar-una-especie-de-lcaos-cognitivor-en-el-cerebro.html

6 tips o trucos poderosos para aumentar tu confianza (artículo web)

Fomentar la confianza es una parte importante de la vida y lleva a aumentar la autoestima para tener una mejor calidad de vida. Dado que los estudios indican que dos de cada tres personas sufren de baja autoestima, es importante identificar y aceptar algunos consejos importantes para mejorar nuestra autoestima y tener una vida mejor. A pesar de que la baja autoestima no siempre es evidente, a menudo se incrusta en los pensamientos y la mente de la persona y sus efectos negativos aparecen en la forma en que viven, trabaja y sociabiliza.

La autoestima comienza con tener una buena imagen de uno mismo y un fuerte sentimiento de confianza. Los padres comienzan a enseñar a los niños la autoestima a una edad muy temprana, animándoles y reconociendo sus logros. Pero, por desgracia, muchos padres no reconocen la importancia de las interacciones con los niños y se pierden oportunidades para aumentar la autoestima a medida que crecen y se desarrollan. Los niños a menudo tienen una falta de confianza en sus capacidades que continua durante la edad adulta.

6 Poderos Consejos para el Éxito

Si piensas que tu autoestima no es la que deberías tener, echa un vistazo a estos 6 tips poderosos sobre la autoestima para ayudarte a conseguir la vida que te mereces:

1. Reconoce que eres valioso.
Todas las personas tienen algo que ofrecer al mundo. Reconoce que tienes algo que ofrecer y puedes agregar valor a otras personas. Eres valioso como individuo y lo que tienes que ofrecer ayudará, de alguna forma, a otras personas a aprender y avanzar también. Esta es una excelente estrategia para fomentar la confianza.

2. Examina tu “Yo Interno“.
Echa un vistazo de cerca a tu “Yo interior”. Reconoce lo que es importante para ti y organiza tus valores personales. Cuando sabes lo que es importante para ti, es más fácil superar la falta de confianza, centrándote en lo que quieres de la vida. Centrarte en las metas y objetivos que te dan la motivación para seguir adelante y aumentar la confianza. Es una poderosa herramienta para impulsar la autoestima.

3. Cuídate.
Uno de los pasos más importantes para aumentar la autoestima comienza con ser consciente de uno mismo. Tómate algún tiempo para cuidar tu cuerpo y tu mente. Vivir un estilo de vida activo y tener tiempo para meditar y pensar. Ser más conscientes de sí mismo es un gran impulso para la autoconfianza y la autoestima.

¿Qué mejor acción para fomentar la confianza que cuidar de ti mismo?

4. Centrarse en otras personas.
Más que siempre centrarte en ti mismo y en tus defectos, céntrate en otras personas. Obsérvalos e intenta aprender de ellos. Escuche lo que tienen que decir. Incluso más importante, anímalos también. Alentar a otros te hace sentir más fuerte y aumenta tu confianza.

5. Se observador.
Una parte de la confianza puede venir de ser consciente de lo que te rodea. Mire a tu alrededor y observa a la gente y las cosas que te rodean. Examina lo que está pasando y escuchar lo que se dice. Encontrarás que puedes ser consciente de maneras de ayudar a otros de las que antes no te diste cuenta. En lugar de preocuparte por tu conciencia de ti mismo, puedes hacer algo bueno observando y ayudando a los demás.

6. Camina con confianza.
La gente demuestra tener confianza en sí mismo y autoestima de diferentes maneras. La forma de caminar y tu apariencia física dice mucho acerca de tu confianza en ti mismo – o la falta de ella. Presta atención a tu postura y a tus gestos. Ponte derecho, se más asertivo. Habla lo más clara y concisamente posible. Cuando tomas el control y caminas con confianza, aumentas tu autoconfianza y tu autoestima.

No permitas que la falta de confianza te impida disfrutar de la vida.

Estos 6 poderosos tips de autoestima te ayudarán a recorrer el camino hacia la construcción de la confianza y te ayudarán a superar los miedos y ansiedades de la vida. Ellos le darán la base para impulsar tu autoestima para que puedas vivir una vida llena de aventuras y emociones. La mejor manera de seguir adelante en la vida es seguir adelante con confianza.

http://www.ansiedadtratamiento.es/6-tips-autoestima/#comment-331

 

Nueve ideas para hacerle la vida agradable a tu pareja (artículo web)

Nueve ideas para hacer la vida bonita a tu pareja
Una relación de pareja feliz es una suma de fortaleza, apoyo y cariño en tu vida. La verdadera felicidad surge de darte al otro de corazón. ¿Cómo hacerle la vida bonita a tu pareja?

1. En primer lugar, puedes dejarle notas con pensamientos positivos en lugares estratégicos. También puedes dedicarle poemas de amor o mandarle un sms en horario de trabajo para decirle: te quiero.

2. Innova en los planes de ocio y no te quedes estancado.
3. Ten juegos de mesa en casa para amenizar las celebraciones familiares, las reuniones con amigos, las fiestas de cumpleaños…
4. Apaga la televisión y pon música en casa con más frecuencia de tu cantante favorito y del cantante favorito de tu pareja. ¿Cuál es la banda sonora de vuestra historia de amor?
5. Da las gracias a tu pareja con más frecuencia por hacerte feliz. No des por hecho que ya lo sabe: el amor se renueva todos los días.
6. Planifica una sesión de cine semanal en casa.
7. Muestra ilusión por visitar a su familia y compartir más tiempo con sus padres. Es normal que tengas cierta preferencia por tu familia pero ponte en su lugar. Seguro que agradece el detalle.
8. No te lleves trabajo de la oficina a casa. Apoya a tu pareja en sus proyectos profesionales y muestra tu admiración. Muestra también esta admiración en caso de que tu pareja esté en desempleo ya que en un caso así necesita todavía más de tu confianza.
9. Trata a tu pareja del mismo modo que te gustaría que te trate a ti.
Si todavía no has encontrado a una persona con la que compartir tu vida y quieres tener una relación de pareja, entonces, anímate a conocer gente!!!

Gritar a adolescentes es tan perjudicial como pegarles (artículo web)

Gritar a los adolescentes o utilizar un lenguaje agresivo para recriminarles su actitud puede ser tan perjudicial como pegarles. Es la conclusión de un estudio de investigadores de las universidades de Pittsburgh y de Michigan (ambas de EEUU) que se ha publicado en la revista Child Development. El estudio sostiene que “los gritos no van a reducir o corregir los problemas de comportamiento” sino que, al contrario, pueden agravarlos.

Mayor agresividad y depresión son algunas de las posibles consecuencias de los gritos o recriminaciones verbales –como “vago” o “estúpido”– de los padres a sus hijos, apunta Ming-Te Wang, profesor de Educación y Psicología de la Universidad de Pittsburgh.

El estudio ha analizado a 976 familias con hijos de 13 y 14 años de edad. Los chicos contestaron preguntas relacionadas con sus problemas de comportamiento, la relación con sus padres y posibles síntomas de depresión mientras que los padres rellenaron formularios para medir su nivel de uso de lenguaje agresivo.

El 45% de las madres y el 42% de los padres de niños de 13 años admitieron haber chillado a sus hijos en el último año. El estudio ha detectado que esos adolescentes a quienes sus padres gritaban sufrieron un incremento de sus problemas de comportamiento al año siguiente que incluían peleas con compañeros, problemas en el colegio, mentiras a los padres y síntomas de depresión.

Estos incrementos son similares, apunta el estudio, que los registrados en adolescentes que sufren violencia física por parte de sus progenitores. El agravamiento del comportamiento de los jóvenes daba pie a una espiral en la que los padres incrementaban aún más el uso de lenguaje agresivo contra sus hijos.

Edición en PDF
Version en PDF de la noticia, página 64Esta noticia pertenece a la edición en papel de El Periódico Mediterraneo.

Para acceder a los contenidos de la hemeroteca debe ser usuario registrado de El Periódico Mediterraneo y tener una suscripción.

Pulsa aquí para ver archivo (pdf)

Cortisol y más estrés (artículo web)

 

Con todo lo que eso conlleva, desde desórdenes respiratorios hasta taquicardias.

En el mismo sentido se desarrolló un trabajo llevado a cabo por expertos de la universidad de concordia en Canadá que concluyó que, en un contexto de enfrentamiento entre alumno y Profesor o con otro alumno, el cerebro infantil segrega menos cortisol si hay cerca algún amigo. Otra investigación similar, llevará a cabo en una universidad de Holanda, alió que aquellos alumnos que eran excluidos por el resto o con las o sociales más débiles segrega van más cortisol.

Una constante en las conclusiones de los distintos trabajos es que la huella de la amistad no sabe de edades ni de status. Y aunque muchas de las investigaciones están centradas sobre los poderes de la amistad en los mayores, segmento de población que, a priori, podría sufrir más la soledad, hay otras, como las anteriores, que revelan los efectos inmediatos de tener cerca a alguien en quien confiar en un momento difícil.

Pero esto no es todo. En las mujeres sucede algo incluso más sorprendente.

Un estudio de la universidad de California en los Ángeles sugiere que el tiempo que las amigas pasan juntas tiene el poder de contrarrestar el efecto nocivo del estrés cotidiano. Según el estudio, como respuesta a las tensiones las mujeres liberar una cascada de químicos cerebrales que la predisponen a cuidar de niñas y niños y a reunirse con otras mujeres. ¿Qué es lo que hace que el sexo femenino no reaccione frente al estrés con las dos respuestas típicas de luchar o huida, ancestral mecanismo de supervivencia?. La liberación de oxitocina, hormona del bienestar que reduce la tensión y produce un efecto calmante.

Este beneficio no ocurre en los hombres.

Entre ellos la tensión liberar testosterona en elevadas cantidades, lo que precisamente parece reducir el efecto de la oxitocina mientras que el estrógeno, hormona femenina, podría aumentarla.

El hecho de que las mujeres respondan a las tensiones de manera diferente que los hombres tiene consecuencias significativas para su salud. De hecho la noción de cuidar de otros y entablar amistades desarrollada por un lado investigación podría explicar por qué el sexo femenino tiene una mayor expectativa de vida.

Libros de “neuropsicología”

http://www.psicoactiva.com/libreria/libros_neuropsicologia.htm#8432312207

Atlas visual del cerebro

http://www.psicoactiva.com/atlas/cerebro.htm

¿A QUÉ LLAMAMOS “NORMALIDAD” EN PSICOPATOLOGÍA? (artículo web)

¿A QUÉ LLAMAMOS “NORMALIDAD” EN PSICOPATOLOGÍA? MODELOS Y CONCEPTOS (1P)

INTRODUCCIÓN: PRECISIONES CONCEPTUALES
La psicopatología es una ciencia, en tanto, conjunto de conocimientos ordenados y sistematizados, cuyo objeto propio de estudio son los fenómenos mentales patológicos, los cuales son abordados de acuerdo al método científico. Sin embargo, esto no significa, que este mismo grupo de fenómenos, no puedan ser estudiados, ni sean objeto de otras ciencias distintas,como la Neurología, Psicofarmacología, Psicometría y Filosofía ntre muchas otras. Como ciencia, tiene un carácter objetivo, no es el fruto de la voluntad y creación de un hombre en particular, es el producto de la necesidad histórica de la humanidad, para poder enfrentar uno de sus grandes problemas, esto es, su salud mental. En términos generales, es un reflejo del conocimiento logrado a través de múltiples esfuerzos, de todo aquello que se ha logrado establecer, como por ejemplo: los vínculos, relaciones, causas y factores implicados en los fenómenos psicopatológicos. Es el fundamento esencial de la Psiquiatría Clínica, en tanto, rama de la medicina encargada del diagnostico, investigación y tratamiento de las enfermedades mentales.
El concepto de anormalidad, es complicado , como veremos más adelante . De ahí la proliferación de modelos y conceptos.
Pero antes, ¿Qué entendemos por criterio y por modelo?
Tres niveles de análisis en la ciencia que interactúan:
-Nivel teórico o actividad intelectual (los criterios y modelos esgrimidos en una ciencia serían ejemplos de este nivel)
los estrictamente conceptuales (razonamiento / ideas)
los medios materiales y/o tecnológicos
-Nivel experimental (de ejecución)
-Nivel técnico o de trabajo
CRITERIO: “Norma, regla o propiedad que guía el conocimiento respecto de un objeto concreto”.
MODELO CIENTÍFICO: Según Kazdin: “Forma global de ordenar o conceptualizar el área de estudio. Representa una orientación para explicar la conducta anormal, llevar a cabo la investigación e interpretar los hallazgos experimentales….Un modelo es una orientación mucho más amplia que la teoría (más específica), que refleja una posición básica para conceptualizar problemas”.
De las cosas más importantes y a tener en cuenta siempre es que los criterios son relativos dependiendo del momento histórico y cultural y/o contexto cultural en que se dan las respuestas (alguien es considerado anormal si representa una inversión de la ética dominante).
Las “imágenes de hombre” que una sociedad posee van a ser determinantes a la hora de construir las imágenes de lo psicopatológico .Esas imágenes cristalizan en los “modelos” y “criterios” de psicopatología.
Magaro: “La mayor parte del contenido de los modelos y criterios, intentan crear un puente
entre nuestras creencias sobre la anormalidad psicológica y unos pocos hechos”.
Lo normal es que el cambio de criterios se produzca por la construcción de explicaciones que sean más compatibles con el momento político, económico y cultural.Una de las constantes en la historia de las ideas sobre psicopatológico y normalidad, ha sido la alternancia entre 2 modos de concebir la naturaleza humana
a) Creencias que enfatizan aspectos de racionalidad, control, poder.
b) Creencias que enfatizan la irracionalidad, la ausencia de control de los instintos.
Sean cuales sean las creencias sobre la naturaleza normal o anormal, no se suelen aplicar por igual a todos los miembros de una misma sociedad: Los grupos dominantes(intelectuales, políticos), asignan a sus “contrarios”, una naturaleza distinta de la suya. Existen diferencias según la clase social, la historia anterior, el nivel cultural, etc. Esto repercute en aspectos como el pronóstico y el tratamiento.
Las escuelas y modelos pueden ser concebidos como el puente que une las
creencias implícitas y tácitas de una sociedad, con el comportamiento concreto de sus actores y agentes, su nacimiento responde a la necesidad de implementar unsistema de creencias.
A medida que el sistema cambia, cambian también los criterios, escuelas, modelos e instituciones.
2. CONCEPTOS Y CRITERIOS EN PSICOPATOLOGÍA
2.1 Criterio estadístico
Cuando la psicología y la psicopatología se homologaron a las ciencias naturales, se recurrió a la cuantificación de los datos psicológicos a través de la estadística.
En Psicopatología, la estadística se transmutó en criterio definitorio del objeto y adquirió rango de concepto “Criterio estadístico de la Psicopatología”.
-Primer postulado: SUPUESTO DE FRECUENCIAS: Las variables que definen
psicológicamente a una persona, poseen una distribución normal en la población general
La Psicopatología es todo aquello que se desvía de la normalidad, es decir, lo que resulta poco frecuente, no entra en los límites de la distribución normal de la población.
-Según este criterio se habla de hiper o hipoactividad para catalogar un comportamiento motor alterado o de alta vs baja inteligencia para designar la capacidad mental de las personas, etc.
-Segundo postulado: SUPUESTO DE LA CONTINUIDAD: “Los elementos constitutivos de las psicopatologías, se hallan presentes en la normalidad pero constituyen una exacerbación, por exceso o defecto, de esa normalidad”.
2.2 Criterios sociales e interpersonales
Uno de ellos, el Criterio consensual (Sullivan): La definición de las psicopatologías es una cuestión de normativa social, es decir, del consenso social que se alcance en un momento y lugar determinados.
Es también un criterio para la ausencia o presencia de psicopatologías, la adaptación a los modos de comportamiento esperables, habituales y considerados correctos por el grupo social. De hecho, se encuentra en la base del criterio legal de normalidad mental vs psicopatológico. Sin embargo, suponer que la adaptación es sinónimo de salud mental es erróneo (para un joven de un barrio marginal de una gran ciudad, puede resultar adaptativo socialmente asumir la violencia y la agresión como forma de comportamiento habitual).
La adaptación no puede erigirse como el criterio por excelencia para la delimitación de los psicopatológico y de lo normal .
Un modo de solucionar la indeterminación del criterio sería postular la existencia se condicionantes situacionales que serían los responsables de las psicopatologías. El individuo sería como una marioneta sometida a contingencias ambientales y que representa el papel que la sociedad le adjudica. El riesgo: Sustraer de la naturaleza humana la autodeterminación y la racionalidad.
En definitiva: Es preciso examinar el contexto social y las contingencias ambientales que modulan el comportamiento y la actividad mental, para comprender la génesis y mantenimiento de comportamientos anormales, sin embargo, no hay que poner un énfasis exclusivo y excluyente en esos condicionantes.
2.3 Criterios subjetivos o intrapsíquicos
Es el propio individuo el que dictamina sobre su estado o situación: se suele traducir en manifestaciones verbales o comportamentales (quejas sobre la propia infelicidad, sobre la incapacidad para afrontar un problema, retraimiento social, malestar físico, etc.).
Variante del criterio: el alguedónico (Schneider): hace referencia al sufrimiento personal,propio o ajeno, como elemento definitorio de la presencia de una psicopatología.
Principal problema de éste criterio: Las personas son conscientes de sus problemas, aunque, hay casos en los que no lo son (demencias, estados psicóticos).
No todas las personas que manifiestan infelicidad o angustia son catalogables de psicopatológicas.
El criterio subjetivo no tiene en cuenta los efectos que un comportamiento anormal produce en el contexto social inmediato de la persona que lo exhibe (sí lo tiene en cuenta el alguedónico).
Ninguno de los dos criterios permite distinguir entre psicopatologías y reacciones normales de adaptación el estrés .Este tipo de criterios resulta insuficiente, aunque en la práctica hay que tenerlos en cuenta (la información que una persona nos proporciona sobre sí mismo, es una fuente de datos irrenunciable e imprescindible para el psicopatólogo).
2.4 Criterios biológicos
Son criterios de naturaleza no psicótica.
Supuesto básico: “Las distintas psicopatologías, son la expresión de alteraciones y/o
disfunciones en el modo normal de funcionamiento, bien de la estructura, bien del proceso biológico que las sustenta”.
Las alteraciones pueden estar causadas por:
– Acción de agentes patógenos externos: prefijo “dis”.
– Carencia de determinados elementos constituyentes: prefijo “a”.
– Ruptura del equilibrio normal de los procesos o estructuras involucradas: prefijo “hiper o hipo”.
Asumir una etiología orgánica como explicación última o exclusiva de las psicopatologías, conlleva adoptar el término de enfermedad metal.Supuso:
– Ruptura radical con las perspectivas mágico-religiosas.
– Adopción de planteamientos científicos.
El hecho de que se descubra una etiología orgánica no significa descartar la intervención de otros factores psicológicos o sociales.
El reduccionismo de la psicología a lo biológico, significa la imposibilidad de la psicología y la psicopatología como actividades científicas.
Los planos biológico y psicológico no son incompatibles, sino complementarios y necesarios para la comprensión de las psicopatologías Un modelo biopsicosocial.
2.5 Criterios de anormalidad: Algunas conclusiones
I. No hay ningún criterio que por sí mismo o aisladamente sea suficiente para definir un
comportamiento, sentimiento o actividad mental, como desviada, anormal o patológica.
II. Ningún comportamiento, sentimiento o actividad mental son por sí mismos
patológicos (posible utilidad adaptativa y estratégica).
III. La presencia de psicopatologías, representa un obstáculo para el desarrollo individual de
la persona que las mantiene o para su grupo cercano.
IV. Las personas con psicopatologías, no alcanzan niveles óptimos de desarrollo social,
afectivo, intelectual o físico, y, esas dificultades, están producidas por anomalías en sus
actividades, procesos, funciones y estructuras.
V. Los elementos que definen un comportamiento o actividad mental como psicopatológica, no
difieren de los que definen la normalidad, más que en términos de grado, extensión y
repercusiones (es más correcto adoptar criterios dimensionales que categoriales o
discontinuos).
VI. La presencia de psicopatologías no conlleva necesariamente la ausencia de salud
mental: lapsus linguae, anomalías que se producen en el curso de una actividad mental normal,etc.
VII. Salud no es sólo ausencia de enfermedad sino también presencia de bienestar.
FMSM definió la salud como: “Estado que permite el desarrollo óptimo físico, intelectual y
afectivo del sujeto en la medida en que no perturbe el desarrollo de sus semejantes”.
EJEMPLOS DE TRASTORNOS:
A continuación unos ejemplos , a grosso modo
Bibliografía:
– Canguilhem, G. (1971) . Lo normal y lo patológico. Buenos Aires: Siglo XXI.( Publicación original: 1966) – Reed, G. (1988). La psicología de la experiencia anómala. Valencia. Promolibro.
– Thompson, C. (1991). Orígenes de la psiquiatría moderna. Barcelona: Ancora
-Belloch, A, Sandín B (2008). Manual de psicopatología . Madrid. Mc Graw Hill

¿A QUÉ LLAMAMOS “NORMALIDAD” EN PSICOPATOLOGÍA? MODELOS Y CONCEPTOS (2P)

1. LOS MODELOS EN PSICOPATOLOGÍA

Las diferentes perspectivas teóricas sobre la conducta anormal, se basan en los criterios y se diferencian entre sí en el mayor o menor énfasis que pongan en cada uno de ellos. Los modelos en psicopatología también son múltiples.
Existen 3 grandes orientaciones teóricas:

1. Biomédica
2. Conductual
3. Cognitiva

EL MODELO BIOLÓGICO

Se producen por anormalidades biológicas subyacentes que habrá que corregir: Fundamentalmente con fármacos (también con TC).

Se supone que la alteración del cerebro es la causa primaria de la conducta anormal (estructurales o funcionales).

Algunos trastornos mentales tienen claras causa orgánicas (E. Alzheimer) y se les denomina TRASTORNOS MENTALES ORGANICOS (CIE-10).

También se ha puesto de relieve la PREDISPOSICIÓN O VULNERABILUDAD BIOLOGICA O GENETICA A PADECER UN TRASTORNO MENTAL (riesgo).

Trastornos mentales orgánicos: Trastornos mentales que tienen causas físicas claras: Corea de Huntington (pérdida de neuronas en los ganglios basales), enfermedad de Alzheimer.
Trastornos mentales funcionales: patrones de conducta anormales sin claros indicios de alteraciones orgánicas cerebrales (trastornos de ansiedad, depresión y esquizofrenia).

Las alteraciones en la actividad de neurotransmisores pueden asociarse a diferentes trastornos mentales:

Trastornos de ansiedad: actividad insuficiente de GABA.
Esquizofrenia: Excesiva actividad dopaminérgica.
Depresión: déficit de actividad de serotonina y catecolaminas.

Problemas y limitaciones:

1. El reduccionismo. Nuestra vida mental es una interacción de factores biológicos y no biológicos (psicológicos, sociales, culturales) ⇒ Es más relevante explicar esa interacción para conseguir una comprensión más integrada y holista bajo el paradigma del modelo biopsicosocial.
2. Validez explicativa de sus teorías. Incompletas y poco concluyentes.
– Muchos estudios se realizan con animales: dificultad para generalizar la validez de sus conclusiones a la conducta humana.
– Los estudios genealógicos y genéticos están abiertos a sucesivas interpretaciones en función de los avances de la neurociencia.

3. La aceptación rígida de los postulados, acarrea diversos problemas.
– Tiende a considerar al individuo o enfermo mental como un ser pasivo, por no ser el agente responsable del inicio y posterior curación del trastorno. El médico el activo.
– El trastorno mental es una enfermedad y por eso tiene etiología o causa de tipo orgánico.Pero muchos trastornos psicológicos no obedecen a causas orgánicas.
– El establecimiento de diagnósticos en base a la existencia de una serie de síntomas(criterios de diagnóstico) es contraproducente.
Actualmente, se tiende a evitar la implicación de asunciones teóricas, empleándose criterios puramente descriptivos (sintomáticos).

EL MODELO CONDUCTUAL

A principios de los años 60 y en la medida que empiezan a surgir problemas con el primer modelo asociados al diagnóstico médico ( etiquetas, demasiado categórico..) Problemas relacionados con el tratamiento y la debilidad de la teoría biomédica para explicar adecuadamente los trastornos mentales ( incluso la esquizofrenia ) Surge el “modelo conductual”, paralelo al desarrollo de la modificación de la conducta.

La base del modelo conductual, se encuentra en el desarrollo y aplicación de los principios del aprendizaje llevado a cabo en EEUU:

CARACTERÍSTICAS:
1. Objetividad
2. Los principios del aprendizaje como base teórica
3. Rechazo del concepto de enfermedad
4. Aproximación dimensional
5. Relevancia de los factores ambientales
6. Teoría científica: auténtica teoría científica

CARACTERÍSTICAS DE LA PERSPECTIVA CONDUCTUAL COMUNES A AMBOS ENFOQUES (CLÁSICO VS OPERANTE, INGLATERRA VS EEUU)

1. Objetividad: El modelo conductual se centra en la objetividad y la experimentación en contraste con el médico (introspección, intuición y especulación).
2. Principios del aprendizaje como base teórica: La conducta psicopatológica consiste en hábitos desadaptativos que han llegado a condicionarse a ciertos estímulos. Tales hábitos constituyen los síntomas clínicos y la propia conducta anormal. El tratamiento debe basarse en la aplicación de los propios principios del aprendizaje (terapia conductual) para extinguir las conductas indeseables.

3. Rechazo del concepto de enfermedad: No asume la existencia de causas subyacentes. El concepto médico de enfermedad no es aplicable a los trastornos del comportamiento. Para éste modelo, la enuresis es, en sí misma, el problema, producido por un deficiente condicionamiento del control de esfínteres (el modelo médico considera que es un síntoma producido por problemas psicológicos).

4. Aproximación dimensional: Al rechazar el concepto de enfermedad, rechaza la conceptuación categorial de los trastornos psicológicos. No existen personas mentalmente enfermas. Como alternativa al diagnóstico médico tradicional, propone el “diagnóstico funcional de la conducta”. La clasificación debe hacerse según dimensiones.
La diferencia entre la conducta normal y la anormal es cuantitativa (no cualitativa).

Eysenck: “La anormalidad implica más bien el funcionamiento defectuoso de ciertos estados psicológicos (dimensiones)”.

5. Relevancia de factores ambientales:
-Modelo biológico: causación orgánica.
-Modelo psicodinámico: causación psicológico.

6. Teoría científica: En la teoría conductual, la explicación sobre las causas y el tratamiento de la conducta anormal, sus variables e hipótesis, pueden ser contrastadas empíricamente (verificadas o rechazadas). Las relaciones e hipótesis han sido probadas de forma experimental. Se ha demostrado la eficacia de la terapia conductual

EL MODELO COGNITIVO

Desde los años 20 hasta los 50, la psicología científica marginó e estudio de éstos temas (meras piruetas mentalistas). A ello, contribuyó el auge de la psicología conductista. Con el abandono del positivismo a partir de los años 50, el cognitivismo surgió con fuerza.

El cognitivismo es una corriente de la psicología que se especializa en el estudio de la cognición (los procesos de la mente relacionados con el conocimiento).

El acto de conocimiento supone varias acciones complejas, como almacenar, reconocer, comprender, organizar y utilizar la información que se recibe a través de los sentidos. El cognitivismo busca conocer cómo las personas entienden la realidad en la que viven a partir de la transformación de la información sensorial.

CONCEPTOS BÁSICOS (WILLIAMS)

-Cognición = Conocimiento = Actividad mental humana y sus productos.
-Implica la consideración del hombre como ser autoconsciente y activo ⇒ busca activamente conocimiento y se halla en un proceso constante de autoconstrucción.
-Los procesos de búsqueda y transformación operan sobre representaciones internas de la realidad ⇒ Es posible elaborar modelos que expliquen la configuración estructural y funcional de las distintas fases del procesamiento.
-Se recurre a la utilización de la metodología propia de la psicología experimental, partiendo de datos comportamentales, informes introspectivos, registros psicofisiológicos.

LOS PRINCIPALES POSTULADOS DEL MODELO COGNITIVO EN EL CONTEXTO DE LA PSICOPATOLOGÍA SON:

1. En lugar de hablar de conductas anormales o enfermedades mentales se habla de “experiencias inusuales o anómalas”: actividades mentales que no son las que exhiben la mayoría de las personas en las mismas situaciones.

2. Para afirmar que una persona tienen una experiencia inusual, es preciso referirse a los fenómenos subjetivos (introspección o informes verbales obtenidos en situaciones experimentales o en contextos naturales. Es decir, interesa tanto el cómo se elabora la información (forma) como el qué se elabora (contenido).

3. El objetivo de la investigación psicopatológica es el estudio del funcionamiento de los procesos de conocimiento anómalos (en situaciones naturales y/o artificiales).
Los procesos cognitivos incluyen:
– Los típicamente considerados por la ψ experimental: atención, percepción, memoria,
pensamiento, etc.).
– Los motivos, afectos y sentimientos.

4. La salud mental se puede definir sobre la base de 3 parámetros que deben estar en constante cooperación e interrelación:
a) Habilidad para adaptarse a las demandas externas y/o internas.
b) Que debe estar contrabalanceada por las tendencias de autoactualización (búsqueda constante de novedades y renovación).
c) Sentimientos de autonomía funcional y de autodeterminación (“vivir es tomar decisiones”).

A MODO DE CONCLUSIÓN PODEMOS DECIR:

La realidad clínica no se ajusta bien a los modelos que la respaldan (Ej: aplicación de la terapia de la conducta).
• El enorme distanciamiento entre la teoría y la práctica se debe a lo que Lazarus definía como eclecticismo técnico (“si bien un científico no debe ser un ecléctico, un clínico no debe permitirse no ser ecléctico”).
• Un acercamiento crítico a esta problemática podría ser una aproximación multidisciplinar en lo que concierne a los problemas psicopatológicos.
Willerman y Cohen: “Cada modelo teórico de la psicopatología en realidad es un conjunto de enunciados que explican alg8unos pero no todos los aspectos de la anormalidad”. Simil del cilindro: ningún modelo particular de la psicopatología captura todas las formas de la conducta anormal.

Tal vez, la aproximación multidisciplinar sea más bien metodológica que epistemológica.

Más ejemplos:
https://www.youtube.com/watch?v=SQ7W2dGX2iw
https://www.youtube.com/watch?v=aQhH0nX03Gc

y éste otro, me encantó.
https://www.youtube.com/watch?v=yDhV4a4hPiE&playnext=1&list=PLCE795D286695769C&feature=results_video

Espero que os haya servido para acercaros un poco más a la realidad de la psicopatología , o de la conducta “anormal”.

BIBLIOGRAFÍA:

– Canguilhem, G. (1971) . Lo normal y lo patológico. Buenos Aires: Siglo XXI.( Publicación original: 1966)
– Reed, G. (1988). La psicología de la experiencia anómala. Valencia. Promolibro.
– Thompson, C. (1991). Orígenes de la psiquiatría moderna. Barcelona: Ancora
– Belloch, A, Sandín B (2008). Manual de psicopatología . Madrid. Mc Graw Hill.

El sueño aumenta la producción de células de sustento del cerebro (artículo web)

 El sueño aumenta la reproducción de las células que participan en la formación del material aislante en las proyecciones de las células nerviosas en el cerebro y la médula espinal conocidas como mielina, según un estudio realizado en animales, cuyos resultados publica este miércoles la revista ‘Journal of Neuroscience’. Los hallazgos podrían abrir a la puerta a nuevos puntos de vista sobre el papel del sueño en la reparación y el crecimiento del cerebro.

   Los científicos han sabido durante años que muchos genes se activan durante el sueño y se apagan en los períodos de vigilia. Sin embargo, no estaba claro cómo el sueño afecta a los tipos de células específicas, tales como los oligodendrocitos, que producen la mielina en el cerebro sano y responden a una lesión. Al igual que el aislamiento alrededor de un cable eléctrico, la mielina permite a los impulsos eléctricos moverse rápidamente de una célula a la siguiente.

En el estudio actual, Chiara Cirelli y sus colegas de la Universidad de Wisconsin, en Madison, Estados Unidos, midieron la actividad genética en oligodendrocitos de ratones que durmieron o fueron obligados a permanecer despiertos. El equipo encontró que los genes que promueven la formación de la mielina se activan durante el sueño y, por contra, los implicados en la muerte celular y la respuesta al estrés celular se encendieron cuando los animales permanecieron despiertos.

“Estos resultados apuntan a cómo el sueño o la falta de sueño puede reparar o dañar el cerebro”, afirmó Mehdi Tafti, que estudia el sueño en la Universidad de Lausanne, en Suiza, pero no participó en este estudio.

Un análisis adicional reveló que la reproducción de las células precursoras de oligodendrocitos (OPC), las células que se convierten en los oligodendrocitos, se duplican durante el sueño, especialmente durante el movimiento rápido de los ojos (una fase del sueño denominada REM).

“Durante mucho tiempo, los investigadores del sueño se centraron en cómo la actividad de las células nerviosas es diferente cuando los animales están despiertos frente a cuando están dormidos –subraya Cirelli–. Ahora está claro que la manera en que otras células de apoyo en el sistema nervioso funcionan también cambia dependiendo en gran medida de si el animal está dormido o despierto”.

Además, Cirelli especula con que los resultados sugieren que la pérdida extrema y/o crónica de sueño podría agravar algunos de los síntomas de la esclerosis múltiple (EM), una enfermedad que daña la mielina. De esta forma, señaló que los experimentos futuros pueden examinar si existe o no una relación entre los patrones de sueño y la gravedad de los síntomas de la EM.

 

http://www.europapress.es/salud/noticia-sueno-aumenta-produccion-celulas-sustento-cerebro-20130904092102.html?utm_source=buffer&utm_campaign=Buffer&utm_content=buffere3b7a&utm_medium=facebook

Tras el insomnio hay una mente “errante”, según un estudio hecho sobre imágenes cerebrales (artículo web)

En las personas con dificultades para dormir no se encienden correctamente las regiones cerebrales para una tarea que requiera memoria. Alrededor del 15 % de la población adulta sufre este problema.

Tras el insomnio hay una mente “errante”, según un estudio hecho sobre imágenes cerebrales Recomiendan acostarse a la misma hora y comer dos horas antes de acostarse. (Archivo)

Un nuevo estudio de imágenes cerebrales podría ayudar a explicar por qué las personas con insomnio a menudo se quejan de que tienen dificultades para concentrarse durante el día, incluso cuando se carece de evidencia objetiva de un problema cognitivo. Se trata de la primera investigación en encontrar las diferencias funcionales de imágenes por resonancia magnética (MRI, en sus siglas en inglés) en tareas de concentración a la hora de trabajar en personas con insomnio primario. “Encontramos que en los sujetos con insomnio no se encendieron correctamente las regiones cerebrales críticas para una tarea que necesita memoria y no se apagaron regiones cerebrales irrelevantes para esa labor que quedaron “vagabundeando” por la mente”, explicó el autor principal, Sean Drummond, profesor asociado en el Departamento de Psiquiatría de la Universidad de California en San Diego (Estados Unidos), miembro del Sistema de Salud VA San Diego y secretario-tesorero de la Sociedad de Investigación del Sueño norteramericana. No es de extrañar que las personas con insomnio se sientan como si estuvieran trabajando duro para hacer lo mismo que los que tienen un sueño agradable”Sobre la base de estos resultados, no es de extrañar que las personas con insomnio se sientan como si estuvieran trabajando duro para hacer el mismo trabajo que aquellas que tienen un sueño saludable”, agrega este experto. Drummond dirigió un equipo de investigación, junto al coprincipal investigador Matthew Walker, con el fin de estudiar a 25 personas con insomnio primario y 25 que duermen bien, con una edad promedio de 32 años. Los sujetos del estudio fueron sometidos a un examen de resonancia magnética funcional en el desempeño de una tarea de memoria. Los resultados, publicados en la edición de septiembre de la revista Sleep, muestran que los participantes con insomnio no difieren de los que duermen bien en el rendimiento cognitivo objetivo de la tarea de memoria, pero las imágenes por resonancia magnética revelaron que las personas con insomnio no podían modular la actividad en las regiones del cerebro típicamente utilizadas para llevar a cabo la tarea. Cuando la tarea se volvió más difícil, los que duermen bien utilizaron más recursos dentro de la red de memoria del cerebro, especialmente la corteza prefrontal dorsolateral, mientras que los que sufren insomnio no fueron capaces de reclutar más recursos en estas regiones del cerebro. Por otra parte, cuando se complicó la tarea, los participantes con insomnio no sintonizaron el “modo por defecto” del cerebro que normalmente sólo se activa cuando las mentes están vagando. Funcionamiento errático de día “Los datos nos ayudan a entender que las personas con insomnio no sólo tienen problemas para dormir por la noche, sino que sus cerebros no funcionan tan eficientemente durante el día”, resaltó Drummond. “Algunos aspectos del insomnio son tanto problemas durante el día como por la noche. Estos problemas durante el día se asocian a anomalías orgánicas medibles de la actividad cerebral, que aportan un marcador biológico para el éxito del tratamiento”, añade. Para los autores, el estudio es el más grande en examinar la activación cerebral con resonancia magnética funcional durante el funcionamiento cognitivo en personas con insomnio primario frente a personas con un sueño normal. También es el primero en caracterizar las diferencias funcionales de MRI en la memoria de personas con insomnio primario. Según la Academia Americana de Medicinal del Sueño, entre el 10 y el 15 % de los adultos tiene trastorno de insomnio con angustia o deterioro durante el día. Muy a menudo, el insomnio es un trastorno comórbido que ocurre con otro problema, como depresión o dolor crónico, o que es causado por un medicamento o una sustancia, mientras el insomnio primario se define como una dificultad para conciliar el sueño o mantenerlo sin enfermedad coexistente
Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/1907620/0/estudio/insomnio/mente-errante/#xtor=AD-15&xts=467263

GEMMA PALLÀS

Aconsegueix seguretat i confiança per superar totes les teves pors.

Psicología útil en red…

"Como ves el futuro, determina como vives el presente"

Café La Flauta Mágica

Una actividad diferente para cada día

TODOPODEROSO

Sólo soy un humilde puto amo

Leadership Freak

Empowering Leaders 300 Words at a Time

Psicovalencia

Un blog creado para compartir recursos, herramientas, ideas, opiniones....

Inteligencia emocional y otras habilidades

Un blog para la gente que ha despertado y que desea conocerse a sí misma, así como mejorar cada día en la gestión emocional y afectiva.

Psicoanálisis y Cultura Moderna

Psicoanálisis, Poesía, Cultura, Noticias Grupo Cero

Un lugar en el viento

Un paraje donde pensar y sentir.

The Hardest Science

A psychology blog. Thoughts about the mind, science, society, and whatever else.

espacioparaelsilencio

Un espacio para libre pensadores, un silencio para libre sentidores.

Cuaderno de Cultura Científica

Nueva dirección: culturacientifica.com

La Salamanquesa

Visitanos en www.esasalamanquesa.net

Psicoteca Blog

Blog de psicología científica en castellano - Tercera Etapa

psy'n'thesis

investigación & nuevas ideas en psicología