“ENSEÑAR Y APRENDER”. (fragmento, libro). Primitivo Sanchez Delgado

Enseñar y aprender: Amazon.es: Sanchez Delgado, Primitivo: Libros

Madrid, 13 de agosto de 2004

  • Tema 1 Didáctica y del Currículum

Primitivo SÁNCHEZ DELGADO

Profesor Titular de Didáctica y Organización Escolar

1.    Introducción

En muchas ocasiones los profesores y los aspirantes a profesores suelen tener una cierta alergia a la teoría didáctica y dicen que lo que quieren son cosas prácticas, pero debemos ser conscientes de que si bien la teoría sin práctica es estéril, la práctica sin teoría es ciega, no sabe a donde va y suele terminar dando vueltas a la noria de la rutina. Y como decía León Felipe (1974: 30): “No cansa / una vuelta sola. / Cansa el estar todo un día, / hora tras hora, / y día tras día un año / y año tras año una vida / dando vueltas a la noria”.

Entre la multitud de posibles utilidades para todos los estudiantes y profesionales de la educación del conocimiento y reflexión sobre las diversas racionalidades didácticas y curriculares, podríamos resaltar las siguientes:

  • Comprender la existencia de planteamientos y modelos diversos y alter-nativos.
  • Identificar en qué racionalidad se alinea un autor o un profesor paracomprender mejor lo que dice oralmente o por escrito.
  • Estimular el pensamiento divergente, lo que tiene especial valor dada latendencia habitual de la escuela a desarrollar sólo el pensamiento convergente. Tiene también especial utilidad en los momentos actuales en que el neoliberalismo y la globalización tienden a imponer el pensamiento único.
  • Desarrollar la capacidad de pensamiento propio seleccionando entre lasdiversas opciones de pensamiento y de acción, para ir construyendo un modelo teórico propio hacia el que avanzar constantemente, perfeccionando la acción práctica diaria.
  • Desarrollar la capacidad crítica al poder comparar distintas opciones yanalizar sus posibles ventajas e inconvenientes.
  • Destruir la idea de que “hay que hacer esto porque es la única opción”.La aplicación a situaciones concretas del pensamiento sobre las distintas racionalidades nos ofrece distintas opciones entre las que elegir racionalmente.
  • Facilitar la comunicación entre compañeros al comprender lo que signi-fican realmente sus palabras teniendo en cuenta la racionalidad desde la que habla.

2. Contenidos

2.1. Didáctica y otras ciencias de la educación

La Didáctica es la disciplina que tiene como objeto básico de estudio y acción los procesos de enseñanza y aprendizaje con la intención de conocerlos para transformarlos en una dinámica de mejora constante dirigida por la interacción dialéctica constante entre la teoría y la práctica en ámbitos formales y no formales.

La Filosofía de la Educación se ocupa del análisis puramente teórico para la comprensión de la experiencia educativa como fenómeno universal. La Pedagogía se ocupa de la explicación y mejora de la educación. La Didáctica se ocupa de una parte de la educación que son los procesos de enseñanza y aprendizaje.

La Didáctica mantiene también relaciones con la Psicología educativa, pero mientras que la Psicología centra su atención especialmente en el diagnóstico y el estudio de las capacidades de los individuos, aisladas de los procesos concretos de aprendizaje, la Didáctica se interesa especialmente por los procesos de intervención y el desarrollo de las capacidades de los sujetos en procesos concretos de enseñanza y aprendizaje. A la Psicología le preocupa, por ejemplo, qué son capaces de aprender los sujetos de determinada edad, a la Didáctica le preocupa cómo conseguir que un grupo concreto de alumnos aprenda determinados contenidos, por qué seleccionar esos contenidos, etc.

Las aportaciones de la Sociología de la Educación son muy importantes para la toma de decisiones didácticas, pero la Sociología por sí misma  no puede establecer ni determinar los procesos de intervención en las aulas. La Sociología Educativa se preocupa del contexto en el que se desarrollan los procesos de enseñanza y aprendizaje, contexto en el que se seleccionan y organizan los contenidos atendiendo a diversos criterios que la sociología crítica ha mostrado como no neutrales, y contexto para el cual se distribuye el conocimiento, que la misma sociología ha mostrado que se hace de modo desigual, atendiendo a las características sociales, culturales y económicas de los sujetos implicados.

2.2. Didáctica y Currículum

El campo de la Didáctica y, en consecuencia, su conceptualización se ha complejificado en los últimos años. El elemento clave de este proceso ha sido la incorporación del campo del Currículum que, a pesar de ser un término latino, nos ha llegado curiosamente desde el mundo anglosajón. Etimológicamente currículum significa carrera, y especialmente carrera de carros. Pero los diccionarios recogen la expresión “currícula mentis” con la acepción de “ejercicios de la inteligencia” que tendría que ver más con la acepción actual. Según Bolívar (1999a: 34):

Su uso pedagógico, como ha documentado Hamilton (1991), tiene lugar a comienzos del XVII en las universidades protestantes (calvinistas) holandesas y escocesas, entendiéndolo como el curso completo multianual que seguía cada estudiante: designaba, así, la ordenación sistemática de disciplinas durante los años que durase la “carrera”.

Didáctica y currículum no son conceptos idénticos ni sinónimos, aunque sí tienden a la equivalencia y a la, cada vez más estrecha, proximidad complementaria. Son dos conceptos que hacen referencia a procesos históricos diferentes en el tiempo, en el espacio, en la tradición y en el ámbito de acción: la didáctica se desarrolló en la Europa continental y centró su atención en el método, en cómo enseñar; el currículum se desarrolló en el mundo anglosajón y centró su atención en el contenido, en qué enseñar.

No es casualidad que el currículum llegue a nuestro país en los años 80 del siglo XX, ligado al proceso de reforma de la LOGSE. En los sistemas educativos centralizados se establece lo que hoy llamamos un currículum cerrado que prescribe qué y cuándo se ha de enseñar y evaluar, y la única decisión que queda a los implicados directamente en los procesos de enseñanza y aprendizaje (profesores y alumnos) es el cómo, objeto tradicional de la didáctica.

La LOGSE plantea un currículum abierto en cierta medida, como lo demuestra el hecho de que existan diversos niveles de concreción curricular. La ley establece un currículum básico, pero debe concretarse por parte de los implicados en los procesos de enseñanza y aprendizaje el qué, y debe establecerse el cómo y el cuándo enseñar y evaluar. Para tomar estas decisiones resulta útil acudir a la tradición que venía trabajando sobre estos aspectos: el campo del currículum. Según Gimeno (1992: 142):

Si la didáctica se ocupa de los problemas relacionados con el contenido de dicho proyecto, considerando lo que ocurre en torno a su decisión, selección, ordenación y desarrollo práctico, superando una mera acepción instrumental metodológica y si, por otro lado, los estudios sobre el curriculum se extienden hacia la práctica (superando el dualismo que comentábamos anteriormente entre currículum e instrucción o enseñanza) estamos ante dos campos solapados, pero que arrancan de tradiciones distintas, procedentes de ámbitos culturales y académicos diferenciados, pero coincidentes en su objeto.

ALGUNAS DIFERENCIAS ENTRE DIDÁCTICA Y CURRÍCULUM.
DIDÁCTICA CURRÍCULUM
Focalización en el proceso de enseñanza y aprendizaje en el  aula. Ampliación al horizonte más amplio de la cultura.
(Pre)ocupación por los problemas metodológicos de la enseñanza. (Pre)ocupación por los problemas de selección y organización del conocimiento escolar y de la

distribución desigual del mismo

Se centraba en la acción práctico normativa. Se centraba en la dimensión teórico explicativa.
Estrecha relación con la Psicología Estrecha relación con la Sociología

La convergencia de ambos campos supone un enriquecimiento para ambos, pues sus preocupaciones, problemas, estrategias de investigación… son complementarios y la integración de ambos viene a mostrar que las decisiones sobre el cómo enseñar y aprender, sobre la metodología, no pueden o no deben ser tomadas independientemente del qué enseñar y aprender, de los procesos de selección y organización del conocimiento, y de las dimensiones sociales, políticas, económicas, de mentalidades, etc. que los condicionan.

Posiblemente el punto de convergencia de didáctica y currículum venga marcado por la concepción de la educación como un proceso en lugar de como un acto. El concepto de proceso conlleva la idea de construcción progresiva que incorpora cambios y transformaciones en los hechos y sus interpretaciones.

La Didáctica en la actualidad puede concebirse como la conjunción, que no la suma, de metodología, epistemología, ética y estética en un contexto real, producto de un proceso sociohistórico determinado de forma que se produzca una constante interacción dialéctica entre teoría y práctica de la enseñanza y el aprendizaje:

  • La metodología se refiere al cómo enseñar. La función de la metodología es encauzar adecuadamente todos los elementos que intervienen en los procesos de enseñanza y aprendizaje. Según Medina (2001: 158): “El sistema metodológico es el conjunto integrado de decisiones que toma el profesorado para comunicar su saber y configurar las situaciones de enseñanza más adecuadas a cada estudiante y ambiente de clase”.
  • La epistemología centra su atención en el qué enseñar. Parece evidente la intensa relación que debe existir ente el qué y el cómo enseñar si queremos mantener la coherencia en el proceso de enseñanza y aprendizaje. De hecho los problemas didácticos de algunas materias no residen tanto en la opción metodológica que se adopta como en la incongruencia entre el enfoque epistemológico y la metodología empleada. En otro lugar (Sánchez Delgado, 1993) tuvimos ocasión de analizar la congruencia existente entre un enfoque epistemológico de historia narrativa, de historia político-diplomático-militar, con planteamientos metodológicos expositivos y estrategias de aprendizaje memorísticas. Durante el período en que esta coherencia se mantuvo, el fracaso escolar en esta disciplina era muy reducido. Sin embargo, el fracaso escolar aumentó muy significativamente con la adopción de un enfoque epistemológico de historia explicativa total, de la historia como problema básicamente económico, social y de mentalidades, mientras se mantenían estrategias metodológicas tradicionales en las aulas. La solución no está en un absurdo regreso al pasado, sino en la transformación de las estrategias metodológicas para facilitar el aprendizaje significativo de aspectos complejos.
  • Ética: la mayoría de las decisiones importantes en educación no son técnicas. Las decisiones técnicas son relativamente simples y sencillas, pero sólo resuelven problemas simples y sencillos y la mayoría de las decisiones importantes en educación se refieren a problemas muy complejos, que sobrepasan los aspectos observables, medibles y cuantificables. La mayoría de las decisiones educativas, son decisiones éticas, decisiones relacionadas con los actos humanos realizados consciente y libremente, y regulados por unas normas, decisiones que no tienen una solución clara preestablecida a la que se puede llegar por medio de un algoritmo. La calificación de un alumno va más allá de la corrección precisa de las pruebas y el cálculo correcto de la nota para extenderse a implicaciones como qué condicionantes sociales, culturales, económicos, familiares, personales, etc. han llevado al alumno a obtener esa calificación, o qué repercusiones sobre su vida académica, personal, social etc. tendrá esa calificación.
  • Estética: la Didáctica tiene una dimensión artística ya que debe desarrollar una actividad creativa constante, pues su acción se produce sobre situaciones en constante cambio que deben enfrentarse con actitudes innovadoras. Para Stenhouse (1991: 138): “Decir que la enseñanza es un arte no implica que los profesores nazcan y no se hagan. Al contrario, los artistas aprenden y se esfuerzan extraordinariamente en esa tarea. Pero aprenden a través de la práctica crítica de su arte”. La estética en la Didáctica es la sensibilidad del sujeto docente hacia el sujeto discente como complementario dialéctico y hacia el objeto de enseñanza. La preocupación estética de la didáctica va desde cosas aparentemente tan simples como la presentación formal de un material o una clase hasta aspectos tan profundos, complejos e intangibles como la creatividad en el pensamiento y acción educativa, pasando por la estética en las relaciones y la interacción en el aula o fuera de ella en los ámbitos educativos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s